La depresión por una amonestación del jefe en el trabajo puede considerarse accidente laboral, declara la Justicia; así influye en la prestación que se recibe

La depresión por una amonestación del jefe en el trabajo puede considerarse accidente laboral, concluye la Justicia; así influye en la prestación que se recibe

Susana Vera/Reuters

  • El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha dado la razón a una trabajadora, que reclamaba que su caso fuera considerado accidente laboral en lugar de enfermedad común.
  • La empleada recibió una carta del Jefe de Recursos Humanos de su empresa, en la que era apercibida por su comportamiento y actitud y advertida de posibles medidas disciplinarias.
  • Poco después, inició una situación de incapacidad temporal por ansiedad y depresión que se prolongó durante un año.
  • Esta es la diferencia en requisitos y cuantía de la prestación entre enfermedad común y accidente de trabajo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si una amonestación de tus superiores te provoca una depresión y ansiedad que te lleva a una baja laboral, esta podría ser considerada accidente de trabajo en lugar de enfermedad común, lo que supone una mayor prestación.

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León ha dado la razón a una trabajadora, que reclamaba que su caso fuera considerado accidente laboral.

Esta, con el cargo de Ayudante de Producción en la empresa Carnes Selectas 2000 SA (ahora Campofrío Frescos) en el momento de los hechos, recibió el 29 de enero de 2018 una carta del Jefe de Recursos Humanos de su empresa en la que se la apercibía por su comportamiento y actitud con sus compañeros de trabajo y se la advertía de posibles medidas disciplinarias si seguía así.

"Entre los hechos que han sido trasladados a esta Dirección constan que usted recrimina habitualmente a sus compañeros cuando cometen un error, se dirige de forma habitual a ellos en un tono de voz elevado, con fuerte gesticulación y uso de términos inapropiados en el ambiente laboral", recoge la carta, que habla también de favoritismos y falta de colaboración.

"Esta actitud es percibida por sus compañeros como soberbia, altiva y, en ocasiones, agresiva, lo que genera en ellos sensación de inferioridad, temor y ansiedad, de tal forma que ven el trabajo como una situación estresante", continúa la empresa, que 3 días antes había recibido un correo electrónico en el que se informaba que algunos trabajadores tenían problemas con esta y otras personas.

La misiva concluye con una advertencia: "Le requerimos para que de manera inmediata cese en su conducta y cumpla con las normas de convivencia existentes en la Empresa, dirigiéndose a sus compañeros con respeto y buen trato, trabajando en equipo, sin incurrir en favoritismos en el ámbito profesional, a fin de evitar en último término la imposición de medidas disciplinarias".

Después de recibir esta carta, explica la sentencia, la empleada trabajó 3 días con normalidad, pero al siguiente inició una "situación de incapacidad temporal por crisis de ansiedad, derivada de enfermedad común", que se extendió durante más de un año, hasta marzo de 2019.

"La actora ha sido tratada por el equipo de salud mental del complejo asistencial universitario de Burgos, por presentar sintomatología compatible con un trastorno de adaptación mixto con ansiedad y estado de ánimo deprimido de forma reactiva conflictiva laboral", recuerda la sentencia, recogida por Cinco Días.

En ella, el TSJ de Castilla y León rechaza el criterio que, en una primera instancia, lo calificó como enfermedad común, y concede que el proceso de incapacidad temporal iniciado por la recurrente "deriva de accidente de trabajo, condenando a las entidades demandadas a estar y pasar por tal declaración".

El tribunal se apoya en el argumento de que la carta de amonestación fue el principal y único motivo de su ansiedad y depresión, y en el apartado e) del artículo 156. 2 de la Ley General de la Seguridad Social.

Este considera accidente de trabajo "las enfermedades, no incluidas en el artículo siguiente, que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución del mismo".

Los jueces afirman que "no existe constancia alguna de antecedentes psiquiátricos de la trabajadora", asistencia por enfermedades mentales ni "factores externos al ámbito laboral que pudieran haber influido en su comportamiento con antelación a la baja médica". 

"Así pues, el único elemento determinante de la enfermedad desarrollada se centra en la realización del trabajo, donde se creó una situación de tensión hábil para generar un episodio de crisis nerviosa y a la que siguió temporalmente el reconocimiento de un proceso incapacitante por ansiedad", concluyen.

Esta resolución se puede recurrir ante el Tribunal Supremo.

Diferencias en la incapacidad temporal por enfermedad común o accidente de trabajo

Tanto la enfermedad común como el accidente de trabajo son motivos para la incapacidad temporal, un "subsidio diario que cubre la pérdida de rentas mientras el trabajador está imposibilitado temporalmente para trabajar y recibe asistencia sanitaria de la Seguridad Social", informa este órgano del Estado.

Sin embargo, los requisitos y la cuantía de la prestación son diferentes en uno y otro caso. En el de enfermedad común y accidente no laboral, la prestación es del 60% de la base reguladora desde el 4º día de la baja hasta el 20º inclusive, y el 75% desde el día 21 en adelante, recoge el portal de la Seguridad Social.

En contraste, la cuantía por enfermedad profesional o accidente de trabajo es del 75% de la base reguladora desde el día siguiente al de la baja laboral.

"Incluso, una gran parte de los convenios colectivos establecen mejoras a las cuantías que abona la Seguridad Social en el caso de que la incapacidad temporal provenga de una enfermedad o accidente de trabajo, cantidades que abonaría la empresa", informan fuentes laboralistas a Business Insider España.

"Igualmente, la distinción entre si la incapacidad temporal es causada o no por el trabajo puede tener implicaciones importantes si de ella se derivara una incapacidad permanente", añaden.

Otros artículos interesantes:

Derechos laborales: ¿qué pasa si te contagias de COVID-19 durante tus vacaciones?

4 derechos laborales que quizás no conoces y con los que puedes beneficiarte en tu trabajo

Menos yoga y más derechos laborales: cómo proteger la salud mental de los empleados en la era del teletrabajo

Te recomendamos

Y además