Pasar al contenido principal

Un Kalashnikov contra Tesla: así es el coche eléctrico del fabricante de armas ruso que desafía a Elon Musk

coche eléctrico kalashnikov
El Kalashnikov CV-1 se basa en el VAZ IZh 2125 Kombi. Kalashnikov.
  • El Kalashnikov CV-1 es un solo un prototipo de coche eléctrico, pero muchos lo ven como una amenaza a Tesla desde Rusia.
  • El mítico fabricante de armas, con un estudio de diseño con más de 85 años de historia, quiere entrar en el negocio de la movilidad y también ha mostrado una moto eléctrica. 

  • En la revolución que viven en Kalashnikov, también se ha presentado un enorme robot inspirado por la película Aliens o un coche eléctrico creado para la Policía de Moscú

Quizá, decir que el Kalashnikov CV-1 es la amenaza de Rusia a Tesla sea exagerado, por ahora. Y es que el mítico productor de armas ha presentado un concepto de coche eléctrico que, en principio, poco puede compararse con un Model X o un Model S, ya que las prestaciones anunciadas: de 0 a 100 km/h en 6 segundos y 350 km de autonomía en una sola carga no están a la altura de los coches de la marca Elon Musk. 

Sin embargo, dada revolución creativa que están viviendo el fabricante del mítico AK-47, que la semana pasada ya sorprendió al mundo entero con el Igorek, un gigantesco robot inspirado en la película Aliens, todo podría ser. Lo más curioso del asunto es que, a pesar de que Kalashnikov tiene un prestigioso estudio de diseño con más de 85 años de historia, la forma elegida para el rival ruso de Tesla es más bien vintage

Algunos, de hecho, han comparado al coche eléctrico de Kalashnikov con el Trabant, pero si hay que buscarle un parecido más que razonable, habría que decir que el Tesla ruso es más bien un Lada 2107. De hecho, el propio fabricante de armas que ahora quiere hacer coches eléctricos y motos a pilas —presentó una para la policía hace unos días— afirma que el prototipo que ha presentado se basa en el VAZ IZh 2125 Kombi, una variante familiar del coche de Lada. 

Leer más El genio desconocido de Microsoft que acaba de vender un coche por 48 millones en una subasta

La mezcla de sus formas cuadradas de los 70, las ópticas LED con la nueva parrilla frontal en forma cuadrangular y el acabado azul celeste con llantas blancas llama la atención y es más que sugerente, por qué no reconocerlo. Sin embargo, mi opinión es que al Kalashnikov CV-1 le falta mucho, pero que mucho para poder llegar a rivalizar con Tesla o con cualquier otro productor actual de coches eléctricos. 


A pesar de tener una potente batería de 90 kW/h y un motor de 220 kW (300 CV), las prestaciones tampoco son como para tirar cohetes y los acabados exteriores, con los mismos tiradores de puertas —con pulsador de bombín— que tenía el coche de Lada en los 70 y unas holguras en las que parece que bien cabría la mano de un niño dan la impresión de que el prototipo eléctrico de Kalashnikov se haya terminado deprisa y corriendo. 

Kalashnikov Coche eléctrico
Kalashnikov.

Kalashnikov, ¿una amenaza real para Tesla?

Pero claro, cualquiera sabe si el que está detrás es Kalashnikov, uno de los grupos industriales más antiguos del mundo —su historia se remonta a hace más de 200 años— y cuyo producto más famoso es el fusil que lleva el nombre de su inventor, Mikhail T. Kalashnikov y que acabaría también adquiriendo la propia empresa como denominación comercial tras la caída del telón de acero

Casi al mismo tiempo que el CV-1, Kalashnikov ha revelado una brutal motocicleta eléctrica con fines militares o policiales, denominada SM-1. Por otro lado, el pasado mes de junio, Kalashnikov mostraba el Ovum, un vehículo eléctrico —este un poco más futurista— para servir a las fuerzas de seguridad de Moscú como coche de intervención rápida, que solo pesa 500 kg y tiene 150 km de autonomía. 

Y si detrás está el gobierno de Vladimir Putin, que está dispuesto a casi cualquier cosa para conseguir que su economía se diversifique más allá de la producción de hidrocarburos y la extracción de materias primas, lo más prudente si uno fuera Elon Musk o cualquiera de los 9 fabricantes chinos de coches eléctricos por encima de Tesla, sería empezar a mirar por el retrovisor en esa dirección también… a ver qué es lo siguiente que sale de Moscú.
 

Te puede interesar