Pasar al contenido principal

La ketamina era una droga para fiestas. Ahora emerge como tratamiento para la depresión

Ketamina
Daiana Lorenz/Youtube
  • La ketamina emerge como potencial droga para la depresión, la primera de su tipo en 35 años.
  • Johnson & Johnson planea solicitar la aprobación de la FDA de una fórmula en aerosol nasal llamada esketamina este año.
  • El sábado presentaron una nueva investigación que sugiere que el medicamento funcionó bien junto a un antidepresivo tradicional durante un mes.
  • Sin embargo, como cualquier otro medicamento, también tuvo efectos secundarios desagradables.
  • Otras compañías también buscan antidepresivos inspirados en la ketamina.

La ketamina, que ha sido denominada como "el descubrimiento más importante en medio siglo", está un paso más cerca de convertirse en el primer nuevo medicamento para la depresión en 35 años.

Johnson & Johnson, una de las compañías farmacéuticas que persigue las cualidades antidepresivas del medicamento, presentó el sábado una nueva y prometedora investigación que podría elevar el perfil del medicamento como tratamiento potencial para la afección.

Es un cambio dramático para un compuesto que la mayoría de la gente conoce como anestésico quirúrgico o droga para fiestas. Y es bienvenido, según médicos y psiquiatras cansados de dar a los pacientes los mismos medicamentos mediocres durante las últimas cuatro décadas.

Johnson & Johnson no es el único fabricante de drogas que mira hacia la ketamina. Allergan está en la última fase de ensayos clínicos con un fármaco que actúa en el mismo receptor que la ketamina. El fabricante de fármacos VistaGen de San Francisco está estudiando un fármaco similar inspirado en la ketamina.

Lee más: Así afecta la cafeína a tu cuerpo y a tu mente

La versión de J&J de la ketamina es un aerosol nasal hecho con un compuesto llamado esketamina, la imagen química espejo de la ketamina. En su último ensayo clínico, el socio de neurociencia de la compañía, Janssen Research, quería demostrar que el aerosol era seguro, bien tolerado y superior tanto al placebo como al antidepresivo tradicional.

Para hacerlo, los investigadores seleccionaron a 236 adultos con depresión resistente al tratamiento, una de las más difíciles de tratar, que tomaron un antidepresivo tradicional durante cuatro semanas junto con un aerosol nasal. Sólo la mitad de ellos recibió un spray con el medicamento de J&J; la otra mitad recibió un placebo.

Sus resultados fueron prometedores: las personas que recibieron el aerosol real observaron mejoras significantes en sus síntomas depresivos que las que recibieron el placebo, en el transcurso de 28 días. Y, lo que es más importante, también es la primera vez que un tratamiento novedoso sale adelante, incluso cuando se compara con un medicamento antidepresivo tradicional.

Los hallazgos llegan aproximadamente un mes después de que J&J publicara los resultados de una pequeña versión preliminar de este estudio que sugería que en el transcurso de un solo día, el aerosol y la combinación de antidepresivos tradicionales eran mejores que un placebo y una combinación de antidepresivos tradicionales. Sin embargo, ese estudio sugirió que los resultados disminuyeron en el transcurso de cuatro semanas, mientras que el estudio más largo y más grande sugiere que podrían no hacerlo.

La ciencia emergente de la ketamina

La depresión es una de las principales causas de muerte en el mundo. Los tratamientos actuales para la depresión,qu requieren aproximadamente cinco semanas para comenzar a hacer efecto, podrían no funcionar bien en hasta el 80% de las personas que los padecen.

La mayoría de los antidepresivos existentes, desde Abilify hasta Zoloft, funcionan tapando los lugares donde nuestro cerebro absorbe serotonina, un mensajero químico que juega un papel clave en el estado de ánimo. El resultado es más serotonina flotante y, en algunas personas, alivio de síntomas depresivos.

La ketamina no funciona así. Aprovecha un mecanismo diferente en el cerebro y afecta a los interruptores clave llamados receptores NMDA.

Al igual que los receptores de serotonina, los de NMDA juegan un papel importante en nuestro estado de ánimo y ayudan a mantener nuestras emociones bajo control. Pero los receptores NMDA también mantienen las sinapsis de nuestro cerebro - las delicadas ramas que sirven como ecosistema para nuestros pensamientos - flexibles y resistentes.

Potencialmente, debido a los efectos dañinos de la depresión en estos interruptores cerebrales, parece que nuestras ramas sinápticas se marchitan y en algunos casos mueren. Los científicos creen que los antidepresivos existentes envían ayuda a esas ramas indirectamente con el tiempo por medio de la serotonina. La ketamina, por el contrario, entrega su ayuda directamente a la fuente, taponando los receptores NMDA como un corcho en una botella y cortando los síntomas depresivos en cuestión de horas.

Un estudio de 2012 publicado en la revista Science analizó la rápida capacidad de la ketamina para reducir los síntomas depresivos en personas que no habían respondido a otros medicamentos. Los autores llamaron a la ketamina "el descubrimiento más importante en medio siglo". Cinco años después, los investigadores concluyeron en un estudio en el American Journal of Psychiatry que los efectos antidepresivos del medicamento parecían durar al menos un mes.

Aún así, como cualquier droga, la ketamina tiene un rango de efectos secundarios desagradables, el más problemático de los cuales parece ser su tendencia a producir lo que se conoce como experiencias disociativas o "fuera del cuerpo".

Los expertos temen que esos efectos puedan llevar a los pacientes a reaccionar negativamente a la experiencia y no querer repetirla, o a reaccionar positivamente y querer consumirla repetidamente, lo que podría conducir a un trastorno por consumo de drogas.

En el estudio más reciente de J&J, los pacientes también reportaron otros efectos secundarios, incluyendo mareos, dolor de cabeza, visión borrosa y náuseas.

La mayor pregunta sin respuesta: efectos a largo plazo

Además de sus efectos secundarios inmediatos, algunos investigadores abordan la ketamina con cautela por otra razón.

Sin un buen número de estudios a largo plazo sobre la ketamina para la depresión, es difícil saber cuáles podrían ser los efectos del medicamento en el transcurso de varios meses o años. Sus efectos beneficiosos, por ejemplo, podrían desaparecer; también podrían surgir otros efectos secundarios negativos.

Allergan y VistaGen están actualmente haciendo estudios a largo plazo de sus nuevos fármacos candidatos, que actúan en la misma vía que la ketamina, pero parecen tener sustancialmente menos efectos secundarios. Se esperan los resultados de estos ensayos en los próximos dos años.

J&J también está investigando más sobre su fórmula de ketamina en aerosol nasal, algunas de las cuales incluirán ensayos más largos. Los representantes de la compañía afirman a Business Insider que además de la investigación que han presentado hasta ahora, tienen planes para estudiar la fórmula en aerosol nasal en adolescentes con depresión mayor que están en riesgo inminente de suicidio.

La compañía espera solicitar la aprobación de su medicamento a la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos a finales de este año.

Te puede interesar