Pasar al contenido principal

La revista médica 'The Lancet' retira el estudio sobre hidroxicloroquina que hizo que la OMS detuviese sus ensayos con el medicamento

Pastillas de hidroxicloroquina.
Pastillas de hidroxicloroquina. REUTERS/Yves Herman
  • The Lancet retira el estudio que asociaba el tratamiento con hidroxicloroquina a mayores riesgos de muerte en la infección con el nuevo coronavirus. El mismo que hizo que la OMS paralizase sus ensayos con el medicamento. 
  • Este había sido cuestionado en una carta abierta por más de 120 investigadores y sanitarios por sus datos y metodología que determinó que la hidroxicloroquina causaba complicaciones y era ineficaz. 
  • La OMS ha retomado los ensayos con el fármaco ideado contra la malaria, mientras que una reciente investigación ha adelantado que tampoco tiene efectos preventivos al contagio con COVID-19. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

The Lancet ha retirado el estudio que atribuía severos efectos a la hidroxicloroquina, que hizo que la Organización Mundial de la Salud detuviese sus ensayos por la asociación a un mayor riesgo de muerte con COVID-19. 

El mismo concluía que el fármaco ideado contra la malaria no era eficaz contra la enfermedad, y causaba serio efectos secundarios. 

"Hoy, 3 de los autores del artículo, 'Hidroxicloroquina o cloroquina con o sin macrólido para el tratamiento de COVID-19: un análisis de registro multinacional', se han retractado de su estudio. No pudieron completar una auditoría independiente de los datos que sustentan su análisis. Como resultado, han concluido que "ya no pueden responder por la veracidad de las fuentes de datos primarias", recoge el comunicado de la revista.

Leer más: La carrera por encontrar la cura del coronavirus se acelera: las 12 citas más importantes de junio, desde los datos de las nuevas vacunas a las pruebas de los tratamientos de anticuerpos

El medicamento forma parte de la selección de 4 tratamientos en el ensayo global de la OMS Solidarity. "Debemos pecar de precavidos", ha señalado el encargado del estudio, el doctor Soumya Swaminathan, que paralizó el ensayo temporalmente. De hecho, ya se ha vuelto a poner en marcha. 

A su vez, fue cuestionado por más de 120 investigadores y profesionales de la salud, que escribieron una carta abierta a The Lancet, por sus datos y modelos estadísticos que no cumplían los estándares científicos, sosteniendo que no podía servir para fundamentar la paralización de los ensayos y pidiendo más investigación. 

Mientras, Surgisphere, la compañía estadounidense detrás de las bases de datos de los pacientes, emitía un comunicado reivindicando la integridad del estudio frente a una investigación The Guardian que evidenciaba los entresijos del estudio que no hacía público de dónde obtenían los datos

Ahora, la revista ha solicitado urgentemente revisiones institucionales a la empresa de datos. 

The Lancet solicita una revisión urgente y New England Journal of Medicine retracta otro de sus estudios relacionado con la misma empresa

"The Lancet se toma muy en serio los problemas de integridad científica, y hay muchas preguntas pendientes sobre Surgisphere y los datos que supuestamente se incluyeron en este estudio. Siguiendo las pautas del Comité de Ética de Publicaciones (COPE) y el Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas (ICMJE), se necesitan urgentemente revisiones institucionales de las colaboraciones de investigación de Surgisphere", detalla.

Asimismo, este 4 de junio, la revista New England Journal of Medicine ha emitido otro comunicado anunciado que retiraba uno de sus estudios asociado a la misma base de datos: 

"Debido a que a todos los autores no se les otorgó acceso a los datos en bruto y los datos en bruto no se pudieron poner a disposición de un auditor externo, no podemos validar las fuentes de datos principales que subyacen a nuestro artículo: 'Enfermedades cardiovasculares, farmacoterapia y mortalidad en COVID-19'", sostiene el comunicado.

Leer más: Nuevas investigaciones sobre los métodos opacos de Surgisphere añaden presión a la pequeña empresa de Estados Unidos que está detrás de los datos de varios estudios sobre el COVID-19

Hasta el momento, varios estudios apuntan a que no es eficaz contra la enfermedad provocada por el SARS-CoV-2 —ni de forma preventiva. Una reciente publicación, también en New England Journal of Medicine, ha desvelado que no ayuda a la prevención de infección con el nuevo coronavirus a personas expuestas a COVID-19. 

De sus resultados se evidencia que, de los que recibieron el tratamiento de hidroxicloroquina, el 11,8% desarrolló la enfermedad frente al 14,3% de los que recibieron el placebo. Además, aseguran que sí que presentaba frecuentemente más efectos secundarios —el 40% de los pacientes con fármaco frente al 16,8% de los placebos. 

No obstante, también presenta limitaciones, por lo que el director de Epidemiología del Instituto de Salud Global y Enfermedades Infecciosas, el doctor Myron S. Cohen, ha señalado que se trata de un estudio "más provocativo que definitivo". 

Leer más: Una nueva cepa del coronavirus más contagiosa que la original que podría poner en peligro las vacunas que están en desarrollo, según científicos estadounidenses

Esta no ha sido la única polémica reciente en la que la revista médica ha estado envuelta. El pasado 19 de mayo fue citada por Donald Trump, presidente de Estados Unidos, en su carta a la OMS para justificar su detención de fondos a la Organización por dependencia del Gobierno chino. 

A lo que su editor jefe, Richard Horton, contestó: "Estimado presidente Trump, usted cita a The Lancet en su ataque a la OMS. Por favor, permítame corregir su contenido. Los primeros estudios que publicamos fueron de científicos chinos el 24 de enero de 2020".

Quien ahora reconoce a The Guardian que estaba horrorizado con todo lo que estaba sucediendo con las investigaciones sobre la hidroxicloroquina. "Este es un ejemplo impactante de mala conducta de investigación en medio de una emergencia de salud global".

Y además