Pasar al contenido principal

SpaceX es un incordio como vecino: la policía de un pueblo de Texas ha avisado a los residentes de que sus ventanas podrían estallar por el lanzamiento de un cohete

Un prototipo de cohete Starhopper despega en la base de SpaceX cercana a Boca Chica, Texas, en julio de 2019.
Un prototipo de cohete Starhopper despega en la base de SpaceX cercana a Boca Chica, Texas, en julio de 2019. SpaceX, Elon Musk/Twitter

SpaceX, Elon Musk/Twitter

  • Este lunes SpaceX lanzará un prototipo de cohete que podría ser el que se use en un futuro para aterrizar en Marte.
  • Debido al lanzamiento del mismo, llamado Starhopper, la policía ha enviado panfletos a un vecindario cercano, advirtiéndoles de que podría ocurrir un "evento de sobrepresión" —en otras palabras, una explosión—.
  • Un vecino de 27 años de la zona, conocida como Boca Chica, dice que ahora se siente como si viviera en una "zona de guerra". Otro vecino dice que está "impresionado, molesto y preocupado" por el riesgo de daños.
  • El último lanzamiento de prueba del Starhopper, en julio, provocó un incendio que quemó cerca de 100 acres junto a un refugio de vida salvaje, aunque un funcionario de la zona ha detallado que SpaceX ha mejorado sus planes de seguridad y prevención.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Una pequeña comunidad de vecinos junto en el extremo sur de Texas han recibido lo que califican de un aviso "impactante" y "preocupante" sobre el próximo despegue de un cohete de SpaceX. Se trata de una prueba para la nave con la que Elon Musk pretende llegar a Marte.

Los residentes de la zona han explicado a Business Insider que un sheriff del condado fue puerta a puerta el sábado por la noche entregando a las familias panfletos fotocopiados a mano. Lo hizo en unas 20 casas de Boca Chica, una aldea que se ha visto flanqueada en los últimos años por una base de desarrollo y despegue de cohetes espaciales.

Una nota de seguridad pública enviada a los vecinos de Boca Chica, en Texas, el pasado 24 de agosto.
Una nota de seguridad pública enviada a los vecinos de Boca Chica, en Texas, el pasado 24 de agosto. Cortesía de Cheryl Stevens

El lanzamiento del Starhopper está planeado para este lunes, y la compañía fundada por Elon Musk dice que se trata del prototipo para el vuelo final. El pasado julio, el vehículo despegó, llegó a 18 metros de altura y aterrizó en su propia base de despegue. El plan de esta semana es que el vehículo alcance los 200 metros y regrese.

La nota de seguridad que han recibido los vecinos ha sido redactada por la policía y advierte que los cuerpos de seguridad harán sonar sirenas en la zona 10 minutos antes del despegue. Según la nota, habrá un vuelo de 15 minutos a partir de las 17.00 hora local —las 23.00 en España—.

La nota dice lo siguiente:

"Existe el riesgo de que un fallo durante ell vuelo del vehículo de SpaceX provoque un evento de sobrepresión que pueda romper ventanas. Por ello, y para proteger la seguridad y la salud públicas, se recomienda que usted, otros ocupantes y sus mascotas abandonen temporalmente sus viviendas y el área durante las actividades de vuelo espacial. Como mínimo, deberán salir de su casa o estructura y estar fuera de cualquier edificio de su propiedad cuando escuche la sirena de la policía, que será activada durante el tiempo de vuelo espacial para minimizar o evitar cualquier riesgo de daños".

Leer más: Estos son algunos grandes problemas de los planes de Elon Musk y Jeff Bezos para conquistar el espacio

Un evento de "sobrepresión" es una onda expansiva causada generalmente por una rápida explosión.

"Me siento como si estuviéramos en una zona de guerra"

Un vistazo aéreo al área de Boca Chica, al sur de Texas, en 2017.
Un vistazo aéreo al área de Boca Chica, al sur de Texas, en 2017. Google Earth

A dos millas de las viviendas de Boca Chica está la base de despegue del cohete de SpaceX, que está justo junto a la playa. Esto implica que si el Starhopper explota —lo cual es poco probable pero también posible debido a su diseño experimental—, la onda expansiva será lo suficientemente poderosa como para dañar los edificios residenciales desde esa distancia.

Aunque la nota no incluye ninguna información de contacto, los vecinos han explicado que el policía que se las entregó les planteó que contactasen con el juez del condado de Cameron, Eddie Treviño, si tenían alguna duda. Treviño también es el responsable de haber cerrado la Autopista 4, la única que conecta la aldea y la playa con la ciudad de Brownsville —y ahora, también, la zona de despegue de SpaceX—.

Durante lanzamientos anteriores de Starhopper, la carretera había sido cerrada con varios puntos de control levantados por las autoridades. Uno que advertía de que la carretera estaba cerrada a varios kilómetros de la zona de despegue, y uno mucho más severo localizado a más de 2,4 kilómetros del lugar.

La nota del sábado es un procedimiento de aviso poco habitual, y para algunos vecinos —muchos de los cuales son jubilados que llevan viviendo en la zona desde hace décadas, mucho antes de la llegada de SpaceX— supone una nueva fase sobre su preocupación y su relación con la compañía y las autoridades locales y estatales, así como su relación con las agencias federales.

"Estoy muy enfadada. Me siento como si estuviésemos en una zona de guerra, huyendo de nuestras casas para que no se nos caigan encima". Habla Celia Johnson, residente en la zona solo unos meses al año desde 1992, quien se marchará de su casa durante el lanzamiento, detalló a Business Insider. "Siento como si me hubieran atado las manos y nadie nos ayudara. Nuestros derechos han sido pisoteados por el dinero, la avaricia y la política".

Cheryl Stevens, quien alquila habitualmente su casa en Boca Chica pero estaba en su domicilio cuando recibió la noticia, expresó su preocupación de una forma similar.

Leer más: Este es el plan de Jeff Bezos para conquistar la Luna e iniciar la colonización del espacio

"Estoy impresionada, enfadada y preocupada sobre el posible daño que nos podrían provocar", indicó a Business Insider. "No sé qué haré ese día. No sé cómo me prepararé para esto. Llamaré a la Administración Federal de Aviación el lunes para discutir esta violación de mis derechos civiles, entre otras cosas".

SpaceX obtuvo permiso para construir una zona de lanzamiento en la zona después de un proceso que se extendió durante años, y en el que estuvo implicada esta Administración Federal de la Aviación así como otros tantos reguladores. Establecer zonas seguras después de que un cohete despega es una práctica habitual en esta industria.

Sin embargo, lo que es inusual en el caso de esta zona de lanzamiento del sur de Texas de SpaceX es que gente —y la mayoría de ellos, sin elección— viven en esta zona crítica.

La Administración Federal de Aviación y el juez Treviño no han contestado inmediatamente a las peticiones de Business Insider de que diesen más detalles acerca de la nota y su origen. SpaceX tampoco hizo ningún comentario antes de la publicación de este artículo.

SpaceX tiene planes de lanzar incluso cohetes más grandes desde el sur de Texas

Un incendio forestal cerca del refugio silvestre Las Palomas, cerca de Boca Chica, después del despegue de un cohete de SpaceX similar.
Un incendio forestal cerca del refugio silvestre Las Palomas, cerca de Boca Chica, después del despegue de un cohete de SpaceX similar. Maria Pointer

Maria Pointer

La nota relacionada con la salud y la seguridad públicas llega un mes después del último lanzamiento de un Starhopper por parte de SpaceX. El vuelo incendió inadvertidamente una gran superficie de césped cerca de un refugio costero de vida salvaje, así como toda la zona que rodeaba la base de despegue.

SpaceX respondió al incidente mejorando su plan de respuesta y antiincendios, según Bryan Winton, gerente del refugio nacional del Lower Rio Grande Valley. SpaceX ahora está más coordinado con las autoridades locales en sus planes de lanzamiento y ha instalado cinco cañones de agua que funcionan por control remoto —antes solo había uno—.

Pero SpaceX está trabajando ahora en un prototipo aun mayor, llamado Starship MMk1, que usará tres motores Raptor y será capaz de despegar desde la base de Texas, volar alrededor de la zona y aterrizar de nuevo en el mismo sitio. La compañía está construyendo una nave similar en Florida llamada Starship Mk2.

Antes de que SpaceX pueda lanzar naves espaciales más rudimentarias o a más larga escala, la compañía necesitará de la firma de la Administración Federal de la Aviación.

"Trabajando en la aprobación de los reguladores de Boca Chica, en Texas, y Cabo Kennedy, en Florida", tuiteó Musk en marzo. "También construiremos Starship y Super Heavy —otro modelo de nave— en ambas localizaciones".

Por ahora, SpaceX tiene que conseguir los permisos necesarios antes de despegar vehículos de tipo orbital.

Y además