Pasar al contenido principal

Latinoamérica quiere convertirse en el pulmón verde del mundo mientras Asia continúa dependiendo del carbón

José Domínguez Abascal, secretario de estado de Energía en funciones de España.
José Domínguez Abascal, secretario de estado de Energía en funciones de España. COP25
  • Latinoamerica se dispone a liderar la transición hacia las energías limpias para convertirse en el pulmón verde del mundo.
  • 10 países de la región firmaron un acuerdo para aumentar la participación de energías renovables hasta el 70% en 2030, en el marco de la vigésimo quinta Cumbre del Clima.
  • Dado que Asia cuenta con plantas de producción de energía a base de carbón muy jóvenes o en pleno desarrollo, las tecnologías de captura de carbono jugarán un papel crucial para ser neutrales en carbono en 2050.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El planeta no puede esperar más y las renovables tampoco. Y como no hay tiempo que perder Latinoamerica se dispone a liderar la transición hacia las energías limpias. Chile y Colombia lanzaron la meta regional América Latina y Caribe. El objetivo de este acuerdo, firmado por diez países, es aumentar la participación de las energías renovables hasta un 70% en la región hasta 2030.

"Latinoamérica quiere convertirse en el pulmón verde del mundo", dijo el ministro de Energía de Chile, Juan Carlos Jobet en la reunión de este martes de ministros de Energía de la Cumbre del Clima. “Somos una de las regiones más ricas y diversas en recursos naturales”, apuntó, “sin embargo, la abundancia de estos recursos es precisamente lo que nos hace vulnerables a los efectos del cambio climático”.

Así es que la región pretende alcanzar los 512 GW de energía renovable en 2030, de los cuales 78 Gw provendrán de capacidad adicional, tal y como señaló la ministra de Minas y Energía de Colombia, María Fernanda Suárez.

El sector energético juega un rol crucial para limitar los efectos del cambio climático. Algo que quedó claro en la Cumbre del Clima que, por primera vez, acogió un día de la energía. Era un llamamiento a una apuesta conjunta por las renovables, al cierre de las plantas de carbón y, en definitiva, a la descarbonización de la economía.

La meta es que las renovables y la eficiencia energética guíen la toma de decisiones para mitigar los efectos del cambio climático. Así lo dijo José Domínguez Abascal, secretario de estado de Energía en funciones de España. Todo ello, cumpliendo con los objetivos de rentabilidad. Para ello, es importante que los gobiernos establezcan un marco regulatorio estable que promueva las inversiones y les confiera estabilidad, aseguró. 

Leer más: 3 paradigmas en la transición hacia unas finanzas verdes: por qué Francia es un ejemplo a seguir

En cualquier caso, se trata de “darles señales a los stakeholders para que inviertan en negocios de bajas emisiones y desarrollo sostenible”, apuntó Domínguez Abascal. Jugarán un papel crucial en la transición energética los sistemas de almacenamiento energético, teniendo en cuenta el reto que todavía supone, precisamente, el almacenamiento de energías renovables como la solar o la eólica. 

El papel de las tecnologías de captura de carbono frente a las plantas de carbón de Asia

Intervino también el director de la Agencia Internacional de la Energía, Fatih Birol, que aportó los datos de contexto con los resultados de los informes publicados por la organización: el 80% de las emisiones de carbono del mundo proceden del sector energético.

Y pese a los objetivos marcados por el Acuerdo de París de la COP21, las emisiones de gases de efecto invernadero aumentaron 1 GT en los últimos cuatro años, marcando un nuevo máximo histórico. 

Así es que uno de los problemas a los que se refirió Birol fueron las centrales de carbón de Asia, que son "extremadamente jóvenes". Actualmente, la capacidad de las plantas de carbón existentes y en construcción suman 2.250 GW. El grueso de esta capacidad se encuentra en las economías en desarrollo ubicadas en Asia, con casi tres cuartas partes del pastel. 

Se trata de plantas que ya están operativas, pero también de plantas que todavía están en pleno proceso de construcción. Si el objetivo es ser neutrales en emisiones de carbono en 2050, teniendo en cuenta que la vida útil de una planta de carbón es de 40 o 50 años, las plantas de carbón asiáticas continuarán operativas aún en 2050, expuso Birol.

Leer más: Jóvenes activistas denuncian la inacción de los políticos en la lucha contra el cambio climático: "Los políticos se están comportando como niños"

Dicho de otra forma, con Asia instalando plantas energéticas que utilizan combustibles fósiles, no se alcanzarán los objetivos marcados por el Acuerdo de París. “Estas plantas serán la primera fuente de CO2, causarán más problemas en las zonas más pobres de los países en vías de desarrollo”, dijo el director de la Agencia Internacional de la Energía.

La receta de este experto es invertir en tecnología de captura, uso y almacenamiento de carbono, o CCUS. Una estrategia que será “crítica para las plantas de carbón más jóvenes”, pronosticó Birol. Tiene potencial para reducir las emisiones de CO2 y ayudará a integrar las renovables. 

En este camino será crucial el rol de todas las tecnologías renovables. Lo dijo Birol poniendo por delante que no sólo se trata de la eólica y la solar sino que es necesario poner en marcha todas las tecnologías renovables complementarias que sea posible. Además, los desarrollos en eficiencia energética se han ralentizado en 2018 a su nivel más bajo, según este experto.

Todo lo que debes saber sobre la Cumbre del Clima 2019: COP25 en Madrid

Y además