La filosofía Mercadona: lecciones que pymes y autónomos deberían aprender de Juan Roig

Mercadona como ejemplo para las pymes
Mercadona
  • La mentalidad y el modelo de negocio de Juan Roig pueden ser de utilidad para pequeñas y medianas empresas y profesionales por cuenta propia.
  • En la cadena de supermercados apuestan por cuidar del producto, del trabajador, del proveedor y, sobre todo, del cliente.
  • Admitir los errores, tener espíritu de mejora y la meritocracia, entre las claves del éxito cosechado por la compañía. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En el resbaladizo mundo de la política, tan dominado por las apariencias, reconocer un error está prohibido. Es poco menos que un crimen.

Los sesudos directores de campañas y expertos en imagen no suelen recomendar a un político que ose admitir que se ha equivocado. Tiende a pensarse que algo así demuestra debilidad o que puede mermar la reputación que, como gestor, pueda tener un responsable público o que aspira a serlo. 

Además del repaso que la bancada de enfrente, sea del color que sea, aprovechará para dar a su contrincante y aprovechar su debilidad. 

Absurda o no, es la tendencia que impera, cuando resulta obvio que los políticos son perfectamente humanos, lo cual les lleva a cometer errores. Sin olvidar que muchos votantes agradecerían la autenticidad. Guste más o menos, la política se mueve en esos parámetros.

Juan Roig: “Nuestra web es una mierda”

En un lugar muy diferente del espectro de sinceridad aparece Juan Roig, presidente de Mercadona, que pone el contrapunto a la esfera política. Una búsqueda en Internet de lo más sencilla lleva a encontrar múltiples declaraciones suyas hechas sin pelos en la lengua.

Así, por ejemplo, hace 2,5 años, Roig dijo con toda tranquilidad sobre la página de Mercadona: “Nuestra web es una mierda”. A lo que añadió, “para 2018, saldremos mejor”. Así fue.

Leer más: De dónde viene el pimiento rojo que compra Mercadona

Sin ningún miramiento, Juan Roig reconoció que el canal online de la cadena de supermercados no funcionaba, que no había cumplido las expectativas, pero avisó de que tenía intención de mejorar. Analizando los resultados que ha ido logrando hasta ahora —por ejemplo, desbancar al todopoderoso El Corte Inglés del primer puesto del sector—, resulta difícil negar la mayor.

Mercadona, ejemplo para pymes y autónomos

Ese episodio es solo una muestra de la llamada filosofía Mercadona, que se basa en la meritocracia, en el buen hacer, en incentivar la productividad, en la transparencia, en la apuesta por la calidad sin perder competitividad y, muy especialmente, en escuchar al cliente. 

Todas ellas cuestiones que, en su escala, pueden ser útiles para pequeñas y medianas empresas y trabajadores por cuenta propia.

Aunque, obviamente, también cometen errores en Mercadona, estas son algunas lecciones que pymes y autónomos pueden aprender de la filosofía instaurada por Juan Roig en la empresa que lidera.

Control total en la cadena de producción

En Mercadona aplican un sistema que denominan modelo de calidad total, que lleva a controlar el proceso desde la obtención de la materia prima hasta la venta al público.

Poder disponer de un producto propio con libertad de maniobra no es fácil de conseguir, obviamente, pero supone una enorme ventaja.

Ejemplo en este ámbito son las mejoras introducidas por Mercadona en la fórmula de sus suavizantes o el helado vegano y sin gluten creado en la cadena.

El trabajador, lo más contento posible

La cadena de supermercados líder en España es un imán para personas en paro o que quieren cambiar de empleo. Cada vez que anuncia la apertura de un nuevo punto de venta recibe tal cantidad de peticiones de trabajo que prácticamente colapsan las páginas de solicitud. Lo cual no deja de ocurrir en tiempos del coronavirus contratando cajeros. 

Leer más: Estos 14 proveedores de Mercadona son los que más facturan en sus supermercados

No es ningún secreto que Mercadona da empleo directo o indirecto a cientos de miles de personas. Sin embargo, no se queda en la cantidad y busca la calidad en su política de recursos humanos. ¿Cómo? Motivando a los trabajadores incentivando la productividad y premiándolos por sus méritos.

Esa política lleva a que se alineen con el modelo de negocio: todos reman en la misma dirección.

Aquí puedes descubrir los sueldos que pagó Mercadona en 2019.

Los proveedores de Mercadona: pequeños pero "espabilados"

A Juan Roig no le importa si los proveedores de Mercadona tienen un tamaño descomunal o modesto, sino la velocidad a la que se mueven. “Es preferible ser ágil que grande”, asevera.

Además, apuesta por probar hasta estar seguro de dar con la tecla antes de lanzarse a fabricar, medida que es aplicable en una pyme. 

El cliente es el verdadero "jefe" en Mercadona

Mención aparte merece el enfoque hacia el cliente que tiene la cadena de supermercados, en la que se piensa y se trabaja por y para él. Por muchas veces que se haya dicho, por muy manido que esté, es una de las claves del éxito de la empresa.

No en vano, en el argot de la compañía cuando se habla de "el jefe" no se refieren a Juan Roig, que es el presidente y máximo accionista, sino al consumidor final

LEER TAMBIÉN: Quién fabrica la miel de marca blanca de Mercadona

LEER TAMBIÉN: Este gráfico muestra por qué Mercadona es líder en distribución

LEER TAMBIÉN: España, a la cola en innovación alimentaria: ¿culpa de Mercadona?

VER AHORA: Todos los interrogantes sobre el coronavirus que siguen sin respuesta

    Más:

  1. Pymes
  2. Autónomos
  3. Empresa
  4. Emprendimiento
  5. Trending