5 formas de cuidar la expresión corporal que contribuyeron al éxito de Steve Jobs, fundador de Apple

Steve Jobs, fundador de Apple.
Steve Jobs, fundador de Apple.

Reuters

  • No solo son las palabras o el mensaje lo que importa al hablar en público, sino la expresión corporal, que acompaña al discurso. 
  • Según CNBC, el lenguaje no verbal fue uno de los aspectos que contribuyó al éxito de Steve Jobs, fundador de Apple, de quien se pueden aprender 5 buenas prácticas. 
  • Mantener una postura erguida, la cabeza alta o gesticular con las manos, siempre colocando estas por encima de la cadera, están entre ellas. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si tienes que hablar en público para una ocasión importante, debes cuidar algo más que tu discurso. El lenguaje corporal transmite tanto como el verbal y, ambos, deben ir en sincronía. 

Que tu cuerpo acompañe a tus palabras y que tus gestos den sentido a lo que estás diciendo, hará que tu mensaje sea más eficiente. Muchos directivos y altos cargos son conscientes de ello y, por tanto, trabajan su expresión corporal. 

Un claro ejemplo de ello es Steve Jobs, fundador de Apple. Su buena presencia en público y su manera de comunicar contribuyeron, en parte, a su éxito, según CNBC. En él, se pueden reconocer 5 buenas prácticas que distinguen a todo buen orador. 

Cada vez que el directivo comparecía, era capaz de publicitar sus productos con plena convicción y, a la vez, se vendía a sí mismo. La primera clave para causar una buena impresión en los oyentes es elegir un atuendo que te siente bien y que resulte natural. Por ejemplo, el directivo solía llevar una camisa oscura y unas zapatillas blancas, además de sus características gafas. Sin embargo, no necesitaba llevar traje o corbata para ese tipo de eventos corporativos.  

Leer más: Este es el consejo que ofreció Steve Jobs hace más de 20 años para lograr una vida excepcional

Otra cuestión imprescindible es mantener una postura erguida. Cuidado con encorvar la espalda, estés de pie o sentado. Esa colocación debe ir acompañada de la de tu cabeza, que tendrá que mirar al frente y alto. ¿Imaginas hablar en público mientras miras al suelo? El efecto sería horrible. 

Uno de los problemas al enfrentarse a un auditorio es no saber qué hacer con las manos. La mejor forma de comunicar es gesticular con las extremidades, siempre llevándolas por encima de la cadera. Lo que hagas con tus brazos debe acompañar a lo que dices. 

Por el otro lado, vigila también tus pies. Da muy mala imagen arrastrarlos, así que evítalo siempre.

Si no eres de los que suele dirigirse a un público amplio, no te descuides, ya que tu lenguaje corporal también importa. Da igual el tipo de profesión que ejerzas. Deberás cuidar igualmente tus gestos. Por ejemplo, en la oficina, con tus jefes, clientes, socios, etc. 

Leer más: Consejos para hablar en público y superar el miedo escénico, según el campeón mundial de oratoria de 2019

Cuando estés en contacto con alguien y mantengas una conversación en términos profesionales, debes evitar cometer algunos fallos básicos, pero comunes. 

Primero, mira a la persona que tienes enfrente. Evita mirar el reloj o hacia otro lado, restarás atención a tu interlocutor. Haz lo mismo con tus piernas. No dejes que tu torso esté centrado, pero que tus pies estén dirigiéndose a la puerta. Eso hará entender que tienes prisa. 

En ese sentido, nunca hables a nadie sujetando un picaporte, unas llaves o en posición de marcharte. Dos cosas más, inclina tu cuerpo hacia la persona a la que te diriges y relaja la cara. Eso dará sensación de escucha y cercanía. 

LEER TAMBIÉN: Cuánto gana un empleado de Banco Santander en España: mira su sueldo y sus condiciones laborales

LEER TAMBIÉN: Todo lo que se sabe sobre los trastornos neurológicos relacionados con el coronavirus

LEER TAMBIÉN: Esto es lo que tienes que hacer para poder jubilarte a los 50 años (aunque no será fácil), según esta experta en planificación financiera

VER AHORA: Desde personas en paro desesperadas hasta multinacionales del crimen: los perfiles de ciberdelincuente más comunes, según el CEO de Buguroo