La ley de 'riders' impulsa las franquicias de esta empresa de repartidores con contrato laboral: "Cada vez tenemos más peticiones de restaurantes por miedo a que las plataformas no respondan"

Imagen de un repartidor de Atajo's

Atajo's

  • La ley rider que obliga a las plataformas a hacer contratos laborales a los repartidores está provocando el crecimiento de nuevos negocios de reparto de última milla.
  • La empresa de repartidores Atajo's ha abierto ya 13 franquicias en diferentes ciudades empleando a repartidores con contrato de media jornada para restaurantes y comercios.
  • Algunos restaurantes y tiendas tienen "miedo a que las plataformas no respondan" conforme las obliguen a laboralizar a sus repartidores, según el CEO de Atajo's, Alejandro Barcia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Real Decreto Ley aprobado en mayo por el Consejo de Ministros por el que se establece que los trabajadores de plataformas digitales son laborales —siguiendo una sentencia del Tribunal Supremo—, conocido como Ley Rider y que afecta especialmente a algunas de las plataformas de envío de comida y compras a domicilio, como Glovo o Deliveroo, está provocando el surgimiento de nuevos negocios que quieren cubrir esos huecos de reparto de última milla para los restaurantes.

Entre ellos, la empresa Atajo's ofrece repartidores propios con contrato laboral a restaurantes y tiendas, un modelo de negocio que han transformado en franquicias por zonas, de las cuales ya tienen 13 vendidas en diferentes ciudades (Madrid, Barcelona, Zaragoza, Valladolid, Málaga, Tenerife, Las Palmas...) y esperan acabar el año con 60, ya que están viendo un gran interés en el modelo de negocio.

"Hay mucha gente interesada en abrir franquicias, tenemos muchos leads. Es un negocio que está en auge, todo el mundo ha visto el delivery como una puerta, pero no saben cómo hacerlo. Nosotros les cedemos la tecnología y aportamos nuestro conocimiento", explica a Business Insider España el consejero delegado de Atajo's, Alejandro Barcia. Las franquicias tienen un canon de entrada que puede rondar los 5.000 euros en localidades o áreas de hasta 150.000 habitantes, y un importe del 2% sobre las ventas para mantener la plataforma tecnológica con la que se coordinan los pedidos con los repartidores. "Apostamos al volumen, si no este negocio no es rentable", asegura.

Esta compañía, con presencia propia en Mollet del Vallés (al norte de Barcelona) y Las Rozas (noroeste de Madrid), cuenta actualmente con casi un centenar de repartidores, 12 propios y 75 de sus franquiciados, y unos 1.200 comercios que son clientes entre grandes cuentas de marcas de restauración (500) y restaurantes y tiendas particulares (700).

Según Barcia, están detectando cada vez más peticiones de restaurantes preocupados por la continuidad del servicio de las plataformas si tienen que absorber a los repartidores que hasta la ley rider eran autónomos. "Nuestra previsión es duplicar plantilla a partir de agosto, porque los servicios se van a ver afectados. Las peticiones son cada vez mayores por miedo a que las plataformas no respondan. Hay plataformas que están cerrando restaurantes porque no tienen repartidores", afirma Barcia.

El Gobierno aprueba la ley de 'riders' que reconoce a los repartidores como asalariados y obliga a las empresas a informar sobre sus algoritmos: "España se pone a la vanguardia internacional"

Bajo su punto de vista, los repartidores que hasta ahora trabajaban como autónomos para Glovo, Deliveroo o Uber Eats acabarán "absorbidos por empresas de reparto", aunque tendrán que "bajarse de la nube" en cuanto a los salarios. "En muchas entrevistas que hacemos dicen que con Glovo o con Uber ganaban 2.000 ó 3.000 euros... Vienen de una burbuja", afirma.

"Todo esto de la ley rider digamos que nos beneficia, pero nosotros ya habíamos tomado la decisión para dignificar a los repartidores con un contrato y condiciones mínimas, porque son la cara del servicio", defiende el responsable de esta compañía, conocedor del sector como propietario de una franquicia de pizzerías con una veintena de locales en Cataluña, Murcia y Madrid.

Repartidores contratados, pero a media jornada

Imagen de un repartidor de Atajo's

Atajo's

Por el momento, los repartidores de Atajo's suelen tener contratos de media jornada, de entre 20 ó 25 horas semanales. Según Barcia su salario base está en torno a los 730 euros mensuales, pero con los pluses —por repartos realizados, uso de dispositivo móvil, kilometraje— pueden alcanzar los 1.200 euros mensuales.

Cristian es uno de los atajeros, como les llama la compañía. Trabaja en la zona de Sant Cugat del Vallés con un contrato de 20 horas semanales, repartidos en dos franjas al día, de 13 a 16 horas y de 19 a 23. Calcula que cobra unos 800 euros mensuales haciendo una media de 400 pedidos al mes, incluyendo los extras. "Otros conocidos me dicen que están saliéndose de Glovo, Deliveroo... que antes ganaban 3.000 euros y ahora están en 1.200. Ellos echan 8 ó 9 horas al día, yo no tengo que echar tanto", explica a Business Insider España.

Cuando comienza su turno se conecta automáticamente una aplicación que le notifica dónde tiene que recoger el pedido y a dónde debe trasladarlo. Puede esperar desde su casa, con el único requisito de estar a menos de 25 minutos del local. Lleva un datáfono facilitado por la empresa para que el cliente pueda pagar el pedido cuando lo recibe en su casa. La moto con la que se desplaza es suya, aunque le pagan el kilometraje.

'Riders' asalariados, autónomos y falsos autónomos: así son sus condiciones laborales, según los propios repartidores

Conoció el empleo por un anuncio en la plataforma Infojobs, aunque actualmente las vacantes de la empresa están en JobToday, donde se pueden ver ofertas para varias localidades catalanas, Santa Cruz de Tenerife o Móstoles, en Madrid. En todos ellos se indica que se trata de una jornada parcial y se pide vehículo propio.

"Hasta ahora estoy satisfecho. A ver si cuando crezcan más me siguen tratando igual, sería fabuloso", opina Cristian, que espera poder ampliar horas hasta tener la jornada completa. 

Una alternativa para los comercios

Nicolas Johnson es uno de los franquiciados de Atajo's, en Tenerife. Con apenas un mes al frente de su franquicia, asegura que ha superado sus expectativas, con unos 5 nuevos restaurantes cada semana y 4 empleados a media jornada con contratos de 15 horas semanales. Bajo su punto de vista, los comercios ven el atractivo de reducir costes respecto al importe que les cobran las aplicaciones de delivery, aunque en ellas tienen mayor visibilidad.

"Me estoy encontrando que cuando trabajan con marketplaces es cierto que les llegan muchos clientes y volumen de pedidos, pero tiene un coste. Nuestro atractivo es que somos una extensión de ellos", asegura Johnson a Business Insider España.

En su caso está encontrando tanto restaurantes que dejan las plataformas —"aquellos que son suficientemente conocidos para no necesitar un intermediario", matiza—, pero también otros que mantienen su perfil en la plataforma para recibir pedidos pero usan a los atajeros como repartidores (una posibilidad que tienen que pactar con la plataforma para poder hacerla); y los que mantienen ambos servicios.

La ley de 'riders' dibuja una nueva normalidad para Glovo, Deliveroo o Uber Eats: qué puede pasar a partir de ahora según repartidores, sindicatos y empresarios

Uno de los comercios que ha optado por utilizar los mensajeros de Atajo's, en la zona de Sant Cugat, es la cafetería Brunchys, cuya dueña, Carolina Hernández, asegura que prefiere trabajar con sus repartidores para tener mejor margen. "No quería un marketplace porque sé que me quita muchísimo dinero, casi siempre es un 30% del valor del pedido. Tienes que aumentarle muchísimo el precio al producto. Te sirve como publicidad, pero ahora lo estoy promocionando por teléfono y con el boca a boca", explica a Business Insider España la dueña de este establecimiento, que destaca que con esta opción solo paga por la distancia recorrida y no tiene una comisión de permanencia.

Esta cafetería lleva unos 2 meses trabajando con la franquicia de repartidores y calcula que envía unos 20 ó 25 pedidos a la semana. "Suelen ser casi siempre los mismos atajeros y me gusta que sean de plantilla"

El consejero delegado de Atajo's asegura que han recibido peticiones de Glovo para subcontratar su servicio en Canarias. "Estamos en fase de negociación", asegura Barcia, que admite no tener muy claro si quiere asociarse con la plataforma.

"Estas empresas están teniendo muchos problemas con los repartidores, tienen a los trabajadores quemados y saturados. Tememos que ofreciendo el servicio a través de un agregador los repartidores saquen las uñas", opina. De hecho, asegura que varios de sus franquiciados son antiguos repartidores. "El 60% ha trabajado en plataformas", finaliza el responsable de este proyecto que ha crecido a raíz de la laboralización de los riders.

LEER TAMBIÉN: El Gobierno aprueba la ley de 'riders' que reconoce a los repartidores como asalariados y obliga a las empresas a informar sobre sus algoritmos: "España se pone a la vanguardia internacional"

LEER TAMBIÉN: Hacer contrato a los 'riders' costará unos 100 millones de euros en cotizaciones a Glovo, Uber Eats o Deliveroo

LEER TAMBIÉN: La ley de 'riders' dibuja una nueva normalidad para Glovo, Deliveroo o Uber Eats: qué puede pasar a partir de ahora según repartidores, sindicatos y empresarios

VER AHORA: XV Smart Business Meeting: el desafío de la transformación del mercado inmobiliario en la era post COVID