El Pleno del Congreso votará la ley de startups a principios de noviembre: la norma vive un acelerón parlamentario para entrar en vigor este año

Nadia Calviño

Reuters

La ley de startups ha vivido este mes de octubre un auténtico acelerón parlamentario. Que la esperada norma entre en vigor este mismo año es ya una posibilidad cercana.

Según fuentes del Gobierno, el texto, que ya vio cómo se aprobaba el dictamen de su ponencia en la Comisión de Asuntos Económicos a mediados de este mismo mes, podría votarse en el Pleno del Congreso de los Diputados en la primera semana de noviembre. No da el salto al Senado porque en febrero de este año el Congreso aprobó su avocación.

Que haya que esperar al Pleno de la Cámara Baja, en realidad, no dilata demasiado los plazos. El dictamen de la ponencia de la norma resultó favorable después de que el Gobierno aceptase decenas de enmiendas y varias transaccionales, en especial de los grupos Unidas Podemos y Ciudadanos. Solo los naranjas lamentaron que no se pudiese debatir más sobre sus aspectos fiscales.

Algunas de esas enmiendas permitirán que también cooperativas se acojan a la definición de startup, reconocimiento que concederá Enisa, o que la Agencia Tributaria tenga capacidad para comprobar si se mantienen las condiciones que estas empresas emergentes deben reunir para beneficiarse de las exenciones fiscales que contemplaba ya el proyecto de ley aprobado por el Consejo de Ministros.

Otras enmiendas permitirán que estudiantes extranjeros de educación superior disfruten de un permiso de hasta 2 años para encontrar empleo o emprender, atendiendo a la necesidad que se ha determinado desde la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial por retener, pero también captar todo el talento posible.

 

Inicialmente prevista para mediados de este año, aprobada a finales del pasado, ha sido la intensa actividad legislativa de este curso lo que ha provocado que la norma tan esperada para los emprendedores haya acabado esperando unos meses en un cajón de las Cortes.

Dado que se han aprobado enmiendas de diversos grupos parlamentarios y la ponencia fue apoyada por todos los votos de los presentes —salvo 5 abstenciones— en Comisión, es esperable que la norma acabe contando con un respaldo mayoritario por todo el espectro del Hemiciclo. La votación en el Congreso será un mero trámite antes de dar el salto al Senado.

Todo este acelerón que se puede apreciar en el historial parlamentario de la ley hace que la norma ya solo dependa de la próxima convocatoria de Pleno, que en el Congreso podría fijarse para los días 3, 4 y 5 de noviembre, su primera semana. Con todo, siempre depende del calendario de la Cámara, pero la votación será no mucho más tarde que mediados del mes que viene.

Su paso por la Cámara Alta, de cumplirse el calendario previsto, no se dilataría mucho más de un mes, con lo que la ley de startups podría estar en vigor este mismo año, como siempre defendieron diversos miembros del Gobierno, en especial la secretaria de Estado de Digitalización, Carme Artigas.

Esto será posible gracias a que una vez que la norma se publique en el Boletín Oficial del Estado, su entrada en vigor será inmediatamente un día después.

Otros artículos interesantes:

Últimos días para contribuir ante 3 proyectos clave para la futura ley de startups, que el Gobierno espera ver en vigor este mismo año

Menos control para los peces gordos: una startup quiere cambiar la forma en la se pone precio a las salidas a bolsa

El mapa de las startups en España: en qué comunidades autónomas hay más startups activas

Te recomendamos