Pasar al contenido principal

El presidente de Microsoft confiesa que los líderes de las tecnológicas se reúnen habitualmente para tratar los desafíos de Silicon Valley

Microsoft President and Chief Legal Officer Brad Smith
Brad Smith, Presidente de Microsoft. Pedro Fiúza/NurPhoto via Getty Images
  • El presidente de Microsoft, Brad Smith, ha asegurado a una sala llena de periodistas que tiene "simpatía" por los ejecutivos de las empresas tecnológicas, que estos días se encuentran bajo la lupa regulatoria.
  • Smith ya trabajaba en Microsoft en los años 90 cuando el gobierno estadounidense decidió demandar a la compañía por sus prácticas comerciales; Microsoft fue sometida a toda una década de supervisión gubernamental.
  • Smith cuenta que tras el veto migratorio de la Administración Trump, impuesto hace 23 meses, la industria tecnológica se ha unido.
  • Desde entonces, Smith ha mantenido reuniones con los principales ejecutivos de la industria para "compartir notas" sobre los grandes desafíos del momento. 

El abogado más importante de Microsoft ha confesado que se reúne habitualmente con los ejecutivos más importantes de las compañías de tecnología más destacadas para debatir sobre cómo podría afectar la entrada de una nueva regulación a la industria y qué pueden hacer al respecto.

Así lo ha explicado este lunes Brad Smith, abogado de formación, director jurídico y presidente de Microsoft, en una sala repleta de periodistas en Seattle (Washington, Estados Unidos) como parte de una jornada de puertas abiertas con los medios de comunicación. 

Sin citar nombres, Smith ha hablado de estas reuniones. Afirma que estos encuentros comenzaron en torno al "tema de la inmigración" surgido hace 23 meses. En concreto, se refiere a la orden ejecutiva firmada por Donald Trump que prohíbe viajar a Estados Unidos desde varios países de mayoría musulmana.

"Nos reunimos regularmente. Nos reunimos con los más altos ejecutivos. Participo en estas conversaciones. Comparamos notas", ha declarado.

Cuando Business Insider le pidió más información sobre qué ejecutivos estaban involucrados en esas reuniones y específicamente, si incluían las principales directivas de Facebook —marcada este año por los escándalos—, Smith desvió la pregunta. 

"Definitivamente tenemos reuniones con personas muy importantes de compañías muy exitosas para hablar sobre lo que está sucediendo en el mundo. ¿Cuáles son los problemas que las personas perciben? ¿Qué posiciones tienen las personas y cómo podemos dar pasos juntos?" respondió.

Añadió que "puedes unir las piezas", lo que implica que quizás Facebook, y tal vez incluso personas del nivel del CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, o la Directora de Operaciones, Sheryl Sandberg, pudieran acudir a estas reuniones. 

Smith llegó al extremo de sugerir que la industria de la tecnología podría utilizar sacar más provecho de estas reuniones. "Hasta cierto punto, nos beneficiaríamos si tuviéramos algunos problemas que nos obligaran a [las grandes empresas de tecnología] a unirnos", ha comentado.

Tiene sentido que Microsoft asista a estas reuniones: Microsoft fue la primera de las grandes compañías tecnológicas relevantes hoy en día que se enfrentó a cambios en la regulación. En los años 90, Microsoft fue demandada por el gobierno estadounidense por sus prácticas comerciales, fue calificada de monopolio y se vio obligada a cambiar sus prácticas bajo control regulatorio.

Leer más: Microsoft está probando en secreto un proyecto que quiere dar a las personas el control sobre sus datos

Cuando se le preguntó qué pensaba sobre las actuales empresas tecnológicas basadas en internet que se enfrentan en la actualidad a un escrutinio similar, su respuesta fue sorprendente.

Smith piensa en las personas involucradas en cada compañía y tiene "simpatía" por ellas, según ha explicado. Las compañías que han estado bajo el foco de atención en los últimos meses van desde Facebook, salpicada por varios escándalos, a rivales de Microsoft como Google y, en menor medida, Amazon o Twitter. 

Los ejecutivos de Facebook, Google y Twitter han testificado ante el Congreso y han sido cuestionados sobre todo, desde su papel en las últimas elecciones presidenciales de los Estados Unidos hasta las tendencias políticas de su empresa o la gestión ante la brecha de datos internos.

Smith ya formaba parte de Microsoft cuando fue demandado por el gobierno, y recuerda que este fue un proceso difícil para la empresa. El presidente de Microsoft ha explicado que para lidiar con el control regulatorio lo primero es mirarse en el espejo y ser honesto con uno mismo. 

"Se trata de escuchar y, en última instancia, asumir las críticas", explica, señalando que es algo difícil para muchas personas. "Por lo tanto, siempre tengo simpatía por la gente", sentencia.

Y además