Pasar al contenido principal

He seguido unas normas estrictas con el uso de mi móvil por la mañana y he conseguido ser más eficiente y productivo

The author, not pictured, developed a strict morning phone routine that keeps him productive and on track.
  • Los españoles pasan 61 horas a la semana utilizando sus teléfonos móviles inteligentes. Y, de este tiempo, el 88% lo dedican exclusivamente a las aplicaciones, siendo Facebook, Instagram y Whatsapp las más utilizadas.
  • Sigo una "dieta" digital estricta todas las mañanas, lo que me permite ahorrar tiempo y prepararme mejor para el día sin renunciar por completo a mi móvil.
  • Al seguir los mismos pasos todos los días con el uso mi móvil, puedo equilibrar el tiempo de pantalla con la rutina de la mañana de mi familia para asegurarme de que todo salga de la mejor manera posible.

Como la mayoría de las personas hoy en día, soy culpable de pasar la media hora ocasional desplazándome por el contenido sin sentido de mi iPhone.

Y claro, tal vez miro mi teléfono un par de veces más de lo necesario, aunque no creo que lo haga con tanta frecuencia como el estadounidense medio, que al parecer lo hace 52 veces al día. Pero, francamente, no estoy seguro, porque no es como si estuviera prestando mucha atención a cómo utilizo exactamente mi móvil.

Excepto durante las primeras horas de la mañana. 

Cambiar la forma en que uso mi móvil durante la mañana ha hecho que mi rutina sea más eficiente y más placentera. Mientras que mi teléfono solía ser una pérdida de tiempo, hojeaba una noticia antes de ponerme una taza de café o brujuleaba por las redes sociales antes de ponerme el segundo calcetín. Hoy, un uso con normas de mi móvil acelera las cosas. Me ayuda a prepararme para un día más productivo.

Leer más: Una encuesta revela las normas para el uso del móvil durante una primera cita

Así es como uso mi móvil por la mañana para garantizar una rutina eficiente

En los días que mis hijos lo permiten (que son pocos), mi uso del teléfono por la mañana comienza con una alarma a las 6:45. Solía ​​establecer una segunda alarma con fines de repetición, pero desde entonces he rechazado ese hábito; una vez que esa cosa se apaga, es hora de levantarse y salir de la cama.

Una vez en pie, lo primero que hago es revisar mi aplicación del tiempo. Eso me ayuda a saber si la ropa que mi mujer o yo colocamos para nuestro hijo en edad preescolar la noche anterior es adecuada. Y si es un día en el que lo llevo al colegio (en lugar de dirigirme a mi oficina, que está en mi sótano), me ayuda a elegir mi propia ropa o a modificar las selecciones que hice la noche anterior.

A continuación, verifico si tengo alguna llamada perdida o mensaje que pueda tener prioridad sobre cualquiera de los pasos posteriores. Si no, despierto a mi hijo (en los escaso días al mes en los que no lleva despierto desde hace una hora) y luego me visto.

De vuelta a mi móvil, reviso las noticias. No abro un solo artículo a menos que haya noticias de última hora. Si hay una historia importante, siento la necesidad de estar informado en ese momento, o si hay una emergencia o un problema importante que pueda afectar a mi familia, lo abro y lo leo. Si no, tomo nota de los temas en los que quiero sumergirme más tarde.

Leer más: Los niños y el uso de los móviles: no es el cuánto, es el cómo

Equilibrar el uso personal y laboral del teléfono es crucial

El hecho de que probablemente tenga una docena de correos electrónicos que necesitan una respuesta esperándome para cuando me despierte no significa que tenga que abordarlos primero. Una vez en la planta baja y con el café en la mano, reviso mis cuentas de correo electrónico y tomo nota de cualquier mensaje nuevo, pero si pueden esperar una hora, lo harán.

En este punto, mi móvil se queda en la estantería o en el bolsillo durante una media hora. Preparo el desayuno de mi hijo, le llevo a mi mujer una taza de café mientras ella despierta a nuestro bebé y como algo.

Luego, cuando es casi la hora de llevar a mi hijo, verifico el tráfico utilizando una aplicación.

Antes de decidirme a controlar más el uso del teléfono por la mañana, usaba 15 o 20 minutos cada día en Reddit, en las redes sociales, leyendo y respondiendo a correos electrónicos que podrían haber esperado, leyendo noticias, etc. 

No puedo fingir que tengo los hábitos digitales más disciplinados del país, pero sé que he asumido el control de mis mañanas al hacer un mejor uso del móvil en las primeras horas del día. 

Y además