El litio, fundamental para las baterías de los coches eléctricos, se ha encarecido un 440% en el último año y los analistas no se ponen de acuerdo sobre cómo evolucionará la producción

Fábrica de baterías para coches eléctricos en Hefei (China)
Fábrica de baterías para coches eléctricos en Hefei (China)

Reuters/Aly Song

El coche eléctrico ya se ha establecido como una alternativa seria para los consumidores. A finales de 2021 los eléctricos puros ya superaron en ventas a los diésel en Europa y durante todo ese año los híbridos dieron el sorpasso al gasóleo, con más de 1,9 millones vendidos en el Viejo Continente

En total, 2021 marcó un récord de ventas de eléctricos con 6,75 millones de unidades vendidas en todo el mundo, lideradas por los 3,4 millones que se vendieron en China y los 2,3 millones en Europa, según datos de EV Volumes. La tendencia es imparable.

Pero todo ese crecimiento está basado en un elemento: la disponibilidad de baterías. Y la tecnología reina en estos momentos para fabricarlas es la de iones de litio —algunos fabricantes también están probando con las de litio-ferrofosfato, que son más baratas de producir—, lo que provoca que todo el sector dependa de este metal.

La movilidad eléctrica depende de Asia: quiénes son los principales fabricantes de baterías del mundo y sus clientes

El resultado es que el precio del litio se ha catapultado: en el último año su cotización ha subido un 440% —o lo que es lo mismo, se han multiplicado por más de 5 veces—, según el índice que elabora la consultora Benchmark Mineral Intelligence

Tanto es así que incluso el presidente del principal fabricante mundial de baterías, la empresa china CATL, que acumula el 32,6% del mercado mundial, Zeng Yuqun, que es también representante de la asamblea consultiva del Partido Comunista Chino reclamó recientemente al gobierno chino que acelerara la exploración y el desarrollo de nuevos yacimientos de litio ante el incremento del precio, según informó Bloomberg.

Los expertos no se ponen de acuerdo sobre el futuro de la producción

Si la necesidad es evidente, no está muy claro cuál será el escenario futuro de la producción mundial de litio. Actualmente, el principal productor de este metal es Australia, con una producción anual de 55.000 toneladas en 2021, según Statista. Le siguen Chile (26.000 toneladas), China (14.000) y Argentina (6.200). 

Pero también hay reservas en Brasil, Zimbabue, Portugal, e incluso España, en Extremadura donde la empresa Lithium Iberia asegura que existe una de las reservas más importantes de Europa, según recoge Eldiario.es.

Aun habiendo tal variedad de posibles reservas, los expertos del sector no se ponen de acuerdo sobre si su producción permitirá o no atender la creciente demanda

La multimillonaria carrera para desarrollar baterías capaces de almacenar hasta un 40% más de energía para revolucionar nuestros móviles, coches y aviones

Una encuesta a 6 compañías de investigación especializadas en materias primas realizada por Bloomberg refleja importantes divergencias: mientras Benchmark Mineral Intelligence o Bank of America pronostican un importante déficit de este metal para 2025, de hasta el 10%, otras como BMO Capital Markets o Fitch prevén que la producción supere a la demanda entre un 10 y un 20%.

De quién acierte en sus pronósticos dependerá el precio que tengan que pagar los consumidores por comprar sus coches eléctricos, que pueden ser de hasta 1.000 euros más de diferencia.

Otros artículos interesantes:

Tesla va a construir una de las mayores baterías de ion litio del mundo en Australia junto a la francesa Neoen

Estos son los elementos químicos que pueden sustituir al litio en las baterías

La movilidad eléctrica depende de Asia: quiénes son los principales fabricantes de baterías del mundo y sus clientes

Te recomendamos