Pasar al contenido principal

Llega la era de las alianzas en el sector turístico

Unos turistas pasean por Las Ramblas de Barcelona.
Unos turistas pasean por Las Ramblas de Barcelona. Carl Court/Getty Images
  • El informe Tendencias en Travel 2018 de Accenture apunta a una personalización de la oferta compuesta por módulos y un auge de las alianzas empresariales.
  • El documento recomienda establecer colaboraciones con otras empresas del sector, especialmente las grandes compañías.
  • Los asistentes sustituirán a las aplicaciones y las páginas web.

El sector turístico abraza una transformación, y ya no es sólo porque crezca a un ritmo mayor que el PIB mundial, sino que su democratización en los últimos años ha propiciado e impulsado un cambio en este mercado. 

El cambio de las expectativas de los viajeros, la proliferación de competidores en el sector o los propios datos de las transacciones del viajero son tres de las tendencias que Accenture ha identificado en su informe El futuro del Sector Turístico. Tendencias 2018, en el que hace un análisis del porvenir del sector. 

Juego de... alianzas

En el sector turístico, altamente competitivo, ha llegado la hora de establecer alianzas y colaboraciones entre compañías de cara a satisfacer la demanda modular de los clientes. De esta manera, el informe hace hincapié en la necesidad de que las empresas cierren acuerdos para satisfacer las demandas de los viajeros, con el foco puesto en la generación de nueva oferta de viajes y servicios que respondan a sus necesidades. 

En este sentido, el documento pone de relieve que se establecerán colaboraciones transfronterizas y, además, la estrategia pasa por aliarse con los grandes para conseguir mayor visibilidad. Además, tecnologías como el blockchain modificarán las reglas del juego del sector y pueden generar oportunidades de rentabilidad. 

Experiencia compuesta por módulos

La composición del viaje pasa por ofrecer paquetes con experiencias nuevas y altamente personalizadas. Conectar los diferentes módulos, como el hotel, el transporte o la sala vip del aeropuerto; y ofrecerlo como una experiencia completa y personalizada constituye una de las principales tendencias. 

Estos módulos deben ser flexibles y adaptarse al viajero de tal forma que las marcas deben ofrecer combinaciones que respondan a las expectativas  del viaje. El mundo digital permite conocer a fondo al cliente. En un paso más allá, según el estudio, los asistentes de conversación serán las nuevas interfaces para los usuarios y tomarán un rol más importante que la web o el móvil en los próximos dos años. 

Destinos emergentes

El auge del turismo o los picos de turismofobia en algunas ciudades, son algunos de los factores que afectan al sector. Sin embargo, se ve compensado con una nueva generación de viajeros más conscientes, para los que la necesidad de urgencia alimenta el valor del destino, como es el caso de Cuba antes de que se abra por completo al comercio.

Leer más Turismofobia, una de las palabras que definen 2017

La turismofobia ha propiciado un turismo que explora otras zonas del mapa, además los viajeros escapan cada vez más de la estacionalidad. Todo ello se ha convertido en una oportunidad para redefinir los nuevos destinos e implica una nueva forma de medirlos y categorizarlos: el traveler risk tolerance index

El viajero cuantificado

Cada vez más los datos de las transacciones del viajero son el codiciado objeto de deseo de las empresas. Aunque el informe advierte de que esto puede crear una deshumanización de las experiencias —al transformar al cliente en un — y un aumento de la ansiedad del viajero. No sólo se espera que las marcas de viaje respondan en el momento adecuado sino de la forma correcta, el valor del tiempo se ha incrementado. 

La receta empresarial

Así es que Accenture expone en su informe una especie de receta para implementar en la empresa de cara a ganar relevancia en este nuevo mercado. El cambio pasa por pensar en los principales módulos que componen en viaje, aliarse con otras empresas e incorporar tecnología para mejorar la oferta, adaptarse a los factores de riesgo de cada destino y humanizar la experiencia del cliente. 
 

Te puede interesar