Pasar al contenido principal

10 cosas que Silicon Valley considera completamente normales y el resto del mundo no tanto

A user riding a Spin scooter on April 17 in San Francisco.
A user riding a Spin scooter on April 17 in San Francisco. Justin Sullivan/Getty Images
  • Los residentes de Silicon Valley llevan un estilo de vida completamente diferente al de la gente en muchas partes del mundo.
  • En Silicon Valley no es raro viajar 10 horas diarias al trabajo, comprar un coche que aún no ha sido diseñado o pagar un millón de dólares por un espacio en un rascacielos que se hunde.
  • Aquí hay 10 cosas locas que Silicon Valley piensa que son normales pero no lo son.

Quienes viven en o cerca de Silicon Valley a veces se sienten como si vivieran en un planeta diferente.

En Silicon Valley, no es atípico que la gente trabaje 80 horas a la semana, pague con bitcoin o viaje a todas partes en patinete eléctrico. Según The San Francisco Business Times, hay gente que puede vivir a 10 horas en coche desde su lugar de trabajo o vivir en los aparcamientos de su empresa para evitar los caros alquileres de la zona.

Como se ha convertido en un centro global para algunas de las compañías de tecnología más grandes del mundo, Silicon Valley se ha transformado drásticamente. Al mismo tiempo, ha conmocionado a la gente que estaba allí antes del boom tecnológico.

Aquí hay 10 cosas locas que Silicon Valley piensa que son normales, pero que no lo son.

1. Pagar un millón de dólares por un apartamento en una torre que se está hundiendo

Edificio que se hunde [RE]
Millennium Tower en San Francisco, California. Justin Sullivan/Getty Images

Los precios de los apartamentos han bajado en los últimos años en la Millenium Tower, del vecindario SoMa en San Francisco. Esto se debe a que el edificio de 58 pisos comenzó a hundirse poco después de su construcción y continuará haciéndolo.

Si no te importa pegar los muebles al suelo con velcro, puedes comprar un apartamento de dos dormitorios por sólo 1,2 millones de dólares — un poco por debajo del precio de venta medio de San Francisco de 1,35 millones y por debajo de los precios de iniciales de muchas de las casas.

 

2. Vivir en una caravana en el aparcamiento de tu empresa

Vivir en una caravana en el aparcamiento de la empresa [RE]

El salario medio de un ingeniero de software en el área de San Francisco es de aproximadamente 124.000 dólares, según Glassdoor. Las personas que ganan tanto tendrían que gastar la mitad de sus ingresos después de impuestos para alquilar un apartamento de un dormitorio en San Francisco, donde el alquiler medio es de casi 3.700 dólares, según Zillow.

Algunos trabajadores de la tecnología han encontrado una solución barata: olvídate de conseguir un apartamento y múdate a una autocaravana en el aparcamiento del trabajo.

En los últimos años ha habido muchas noticias sobre empleados de tecnología que se han instalado en camionetas fuera de sus lugares de trabajo. Toda una comunidad de habitantes vivía fuera de las oficinas centrales de Google, aprovechando las facilidades de la empresa para hacer que la vida en el aparcamiento funcione.

3. Vivir en un contenedor

Vivir en un contenedor
En la zona de la bahía de San Francisco se han comenzado a ver algunos contenedores de carga transformados en viviendas. Ian Waldie/Getty Images

Para los trabajadores de Silicon Valley que no quieren vivir en un coche hay otra opción de bajo coste: mudarse a un contenedor.

En Oakland, que tiene muchos contenedores vacíos gracias a su puerto, han empezado a aparecer oficinas y casas hechas de contenedores de embarque. Es una ramificación del movimiento de las minicasas: un contenedor proporciona cuatro paredes, un techo y un piso, listo para ser construido (si encuentras un espacio para ponerlo).

4. Tardar más de una hora y media en llegar al trabajo

Tardar más de hora y media en llegar al trabajo

Para escapar de los altos precios de los bienes inmuebles, algunos trabajadores de Silicon Valley tardan una hora y media o más en llegar al trabajo. Stockton y Modesto, en California, en el borde exterior del Área de la Bahía, son el hogar de casi el 20% de los estadounidenses que viajan más de 90 minutos al día para trabajar, de acuerdo con la investigación de Apartment List.

Pero algunos trabajadores de la tecnología han dado un paso más allá: a Bend, en Oregon. Esta ciudad pequeña y relativamente asequible, a 10 horas en coche o a 70 minutos en avión de Silicon Valley, se ha convertido en una pequeña comunidad de habitaciones para gente que todavía trabaja en empresas de Silicon Valley.

5. Pagar 10.000 dólares para mezclarse con los chicos guays en charlas TED

Pagar 10.000 dólares para mezclarse con la gente guay de las charlas TED [RE]
La oncóloga Bronwyn King dando una charla TED. TED/YouTube

TED/YouTube

Si piensas que las charlas TED son simplemente videos interesantes y cortitos para ver mientras comes, te los estás perdiendo.

Por 10.000 dólares (si TED acepta tu solicitud), puedes hacerte miembro y asistir a la conferencia anual de TED, que atrae a gran parte del mundo de la tecnología.

6. Pagar mucho dinero por alojamiento de lujo en el Burning Man

Pagar una fortuna por un apartamento de lujo para el Burning Man [RE]
El festival Burning Man Festival que se celebra en el desierto de Nevada. Jim Urquhart/Reuters

Puede que conozcas Manas, el gigantesco pueblo contracultural que surge en el desierto de Nevada todos los veranos.

Los 10 principios del festival incluyen la donación y la descomodificación, lo que significa que no se vende nada (excepto hielo y café). Los asistentes participan en una economía de regalos durante la semana, a menudo trayendo "regalos de playa" para compartir con cualquiera.

A menos que seas un magnate. En ese caso puedes ir en helicóptero y quedarte en un campamento de lujo. Elon Musk dijo una vez que Burning Man es Silicon Valley.

7. Comprar un coche que ni siquiera está diseñado y esperar años hasta tenerlo

Comprar un coche que ni siquiera se ha diseñado y que tardará más de un año en entregarse
Un Tesla Model D. Kevork Djansezian/Getty Images

Hablando de Elon Musk: el Tesla Model 3 es un gran ejemplo de la encrucijada entre la innovación y la locura.

El Model 3 es el más asequible de los deportivos de Tesla: cuesta 200.000 dólares más un cargo por reserva de 50.000. Más de 200.000 personas pagaron sus depósitos para el Model 3 en 2016, con la promesa del diseño y fabricación de Musk.

Más de dos años después, los compradores siguen esperando.

8. Perder el sueño ante la inminente invasión de robots asesinos

Perder el sueño por la inminente invasión de los robots asesinos [RE]
Pepper, un robot humanoide en la conferencia tecnológica eBIT 2018 que se celebra en Hannover, Alemania. Alexander Koerner/Getty Images

El año pasado, Musk advirtió apasionadamente de que la inteligencia artificial es un "riesgo fundamental" para la civilización humana. Incluso empezó a prohibir los robots asesinos.

Todo es una gran broma hasta que el robot gigante Baymax de "Big Hero 6" se vuelve corrupto.

9. Dejar de beber agua y comer comida normal

Dejar de beber agua normal [RE]
Nikolay Zaborskikh/Shutterstock

Algunos habitantes del Silicon Valley beben "agua cruda" o agua de manantial no tratada, fresca de la tierra y llena de bacterias, que puede enfermar a la gente.

Otros beben sustitutos de comida como Huel o Soylent. Algunos afirman que son "más eficientes" que comer comida normal.

10. Ir a todas partes en patinete eléctrico

Ir a cualquier parte en patinete eléctrico
Una chica montada en un patinente de Bird en San Francisco. Justin Sullivan/Getty Images

Si caminas por las calles del área de la bahía, verás a menudo a los tech bros con sus patinetes eléctricos.

Las compañías de alquiler de patinetes financiadas con fondos de riesgo, como Bird, Lime y Spin, se han ganado la ira de los lugareños: los patinetes abandonados obstruyen las aceras.

Y además