Pasar al contenido principal

La Luna desapareció del cielo en el año 1110 y los científicos acaban de descubrir el motivo

Luna de sangre
Reuters / David W. Cerny
  • Antiguos escritos señalaban que la Luna desapareció durante un breve período de tiempo en el año 1110.
  • Un equipo de investigadores ha descubierto el motivo por el que no se veía la Luna después de realizar un viaje científico a Groelandia.
  • La atmósfera terrestre sufrió ese año una alteración debido a la erupción de un volcán en 1108.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La Luna siempre está visible en el cielo, excepto cuando está en su fase de Luna nueva, y el satélite queda oculto tras el resplandor que emite el Sol.

Según ha publicado ScienceAlert, en el año 1110, la Luna desapareció del cielo europeo pero la causa de ello no fue el ciclo lunar, sino otro fenómeno que los científicos no habían descubierto hasta ahora.

Hace casi un milenio, la atmósfera terrestre sufrió una alteración debido a una gran nube de partículas ricas en azufre que se extendió por toda la estratosfera y que oscureció el cielo durante un largo período de tiempo.

Leer más: Cómo reaccionan los animales cuando sucede un eclipse: la ciencia describe sus comportamientos extraños

Investigadores de la Universidad de Ginebra han viajado a Groelandia para perforar y analizar los núcleos de hielo del lugar. De las muestras obtenidas han conseguido identificar una de las señales de deposición de sulfato más grandes del milenio, ha recogido La Vanguardia.

"Durante mucho tiempo se pensó que la desaparición de la Luna era producto de la erupción del volcán islandés Hekla en 1104", han explicado los investigadores en un artículo publicado en la revista Scientific Reports de Nature. "Pero ahora se ha revelado que esos registros representan una importante erupción tropical que tuvo lugar en el año 1108".

Existe un registro de los eclipses más oscuros que han acontecido desde el siglo XVII relacionados con grandes erupciones volcánicas. Por ello, después de que los investigadores analizaran los núcleos de hielo, revisaron textos antiguos en los que se databan estas erupciones.

Leer más: ¿Qué pasaría si no hubiera Luna?

"En el quinto día del mes de mayo apareció la Luna que brillaba, y luego, poco a poco, su luz disminuyó, de modo que, tan pronto como llegó la noche, se extinguió tan completamente que no se vio ni la luz, ni el orbe, ni nada en absoluto. Y así continuó casi hasta el (siguiente) día, y luego apareció de nuevo llena y brillante", se lee en la Crónica de Peterborough, también conocido como el Manuscrito Laud, en relación al suceso que se vivió aquel año.

El 5 de mayo de 1110 hubo un eclipse lunar que se dio en toda Europa. Normalmente, el satélite se habría teñido de un tono rojizo como suele ocurrir con la denominada Luna de sangre, pero el astro desapareció por completo, ha recogido Milenio.

El nuevo estudio ha expuesto la teoría de que una densa nube de polvo que cubría la atmósfera hizo que la Luna quedase oculta tras ella y, por eso, parecía que el satélite había desaparecido del cielo.

Y además