Madrid ofrece a las startups talento, pero está "fuera de juego" respecto a otras capitales europeas en cuanto a inversión, según un emprendedor español instalado en Berlín

David Padilla, consejero delegado y cofundador de Kenjo
David Padilla, consejero delegado y cofundador de Kenjo

Kenjo

España ofrece a las startups una interesante combinación de talento técnico y menores costes laborales que en otros países europeos, pero tiene una dificultad en cuando a la posibilidad de ofrecer rondas de inversión importantes a las compañías tecnológicas, bajo el punto de vista del emprendedor español instalado en Berlín (Alemania), David Padilla.

Padilla está al frente de Kenjo, una compañía de software para recursos humanos con sedes en Berlín y Madrid que recaudó hace unas semanas una ronda de capital semilla récord para su sector de 5,1 millones de euros liderada por el fondo suizo Redalpine (inversor en los neobancos N26 o Bnext), el fundador de N26, Maximilian Thayenthal, y el de la plataforma aseguradora Wefox Group, Julian Teicke.

En su experiencia es justo ese elemento, el de la inversión, el que flaquea en capitales como Madrid respecto a Londres, Berlín o París, aunque la capital española destaca por el talento tecnológico.

"Diría que Madrid en lo que mejor está es en la parte de talento, hay un ecosistema muy bueno, es una ciudad que atrae, las universidades que hay al lado (...) El capital riesgo es cierto que está aumentando a muy buen ritmo, aunque no está todavía al mismo nivel en cuanto a las valoraciones que se pagan en Europa y el tamaño de las inversiones que son capaces de hacer. Aquí (en Alemania) se encuentran fondos que pueden hacer tickets muchos más altos. Incluso en capital semilla cuando hay startups que tienen mucha demanda a la hora de entrar, España está fuera de juego respecto a lo que se paga en Europa", explica el emprendedor a Business Insider España.

Para el consejero delegado de Kenjo, esta situación "pone en desventaja al fondo español", ya que aquellas compañías con más potencial se encuentran con que los fondos de otros países europeos tienen "más músculo" y dejan a los españoles "por detrás". 

"Casos de éxito ha habido algunos, la historia de Carto ha sido importante, el tema de Idealista también, pero necesitamos un poquito más... En cuanto a unicornios nos falta algo más, creo que están Cabify y Glovo. Creo que el ecosistema español llegará ahí, pero quizás esté un poco por detrás de Europa en esos casos de éxito grandes", reflexiona Padilla.

Las lecciones que deja la venta de Idealista: cómo puede España conseguir su próximo unicornio

Kenjo, que cuenta con unos 150 clientes empresariales y gestiona unos 8.000 empleados en total a los que sirve su plataforma de gestión de recursos humanos y evaluación de empleados y directivos, tiene unos 30 trabajadores, repartidos entre Madrid y Berlín. 

Aunque inicialmente los trabajadores más tecnológicos eran los de su oficina madrileña —en ella está Gonzalo Abruña, cofundador y director de tecnología—, mientras que en Berlín estaban los trabajadores del área de negocio, Padilla asegura que ahora cuentan con perfiles de todos los ámbitos tanto en España como en Alemania. 

Las claves para que Berlín sea un ecosistema de éxito

Personas caminando por delante de la puerta de Brandenburgo, en Berlín, al atardecer.

 REUTERS/Hannibal Hanschke

David Padilla llegó a Berlín en 2016 después de haber trabajado en Zúrich (Suiza), para formar en la capital alemana una consultora, paso previo al lanzamiento de Kenjo en 2018. Para este emprendedor español, Berlín tiene varias claves para ser un entorno de éxito para el surgimiento de compañías tecnológicas.

"Cuando me decidí a venir, tenía entre mis opciones Londres y Berlín, me decidí por Berlín porque ese año superó a Londres en inversión de capital riesgo en startups tecnológicas. Es un ecosistema muy potente que une varias cosas: una ciudad relativamente asequible respecto a Londres, París o Múnich, inversión de capital riesgo y un flujo de talento de países colindantes como Polonia", asegura a Business Insider España.

Al mismo tiempo, la presencia de compañías de éxito como Zalando, provocan que se genere "una pescadilla que se muerde la cola": fundadores que reciben dinero y se convierten en inversores, empleados que aprenden a montar modelos empresariales tecnológicos y lanzan sus propias compañías... 

El CEO de Cabify cree que el emprendimiento es sobre todo cosa de ricos y asegura que podría cambiar si se mejorasen las 'stock options'

Algunas empresas están lanzando rondas secundarias dentro de sus operaciones de financiación para comprar las stock options de los empleados. "Esto es muy beneficioso, porque pone en manos de los empleados capital para que ellos puedan lanzar sus propias empresas. Es algo que me parece muy importante, y nosotros esperamos si todo va bien en Kenjo hacer una ronda secundaria para premiar a los empleados que apuestan por tí", afirma.

Otros artículos interesantes:

Kenjo, la startup para digitalizar la gestión de recursos humanos dirigida por un español que ha levantado una de las mayores rondas semilla del sector en Europa

Las lecciones que deja la venta de Idealista: cómo puede España conseguir su próximo unicornio

Idealista, la última empresa en entrar al selecto club de los unicornios españoles: quiénes lo forman y qué startups pueden ser las siguientes