Pasar al contenido principal

Así funcionan las mafias especializadas en estafar a los seguros: más de 60.000 fraudes detectados en la última década

Mafías de coche
Reuters
  • Las mafias especializadas en estafar a los seguros no dejan de crecer y se detectan más de un centenar en nuestro país cada año.
  • La media de dinero reclamado por un falso siniestro se sitúa en 1.296 euros en casos particulares y 10.500 en mafias organizadas.
  • La mayor parte de las lesiones reclamadas en estos casos suelen ser los esguinces cervicales. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En los últimos 6 años, el número de mafias especializadas en estafar a los seguros se ha multiplicado por 8.

Si en 2013, las compañías de seguros tenían que lidiar con unas 49 bandas organizadas para inventar falsos siniestros; en 2018, contabilizaban más de 120.

El V Baremo del Fraude del Seguro de la compañía aseguradora Línea Directa muestra que el de automóviles es el ramo más afectado por las estafas. Tanto es así que en la última década se han detectado más de 60.000 fraudes relacionados con vehículos, frente a los 6.500 casos detectados en hogar. En dinero, esto supone un gasto de más de 9.200 millones de euros en los últimos 10 años.

Estafas particulares y organizadas

Las compañías de seguros tienen que hacer frente a dos tipos de estafas: las particulares y kas organizadas. Las que más preocupan son las segundas porque suponen un engaño muy superior a nivel económico. Así, mientras un particular defrauda una media de 1.296 euros; las mafias organizadas reclaman, de media, 10.500 euros por cada falso siniestro.

Leer más: Empecé a leer todos los contratos que firmaba y he aprendido a detectar cláusulas inapropiadas y estafas

También hay diferencias en el perfil del estafador. Tras los pequeños fraudes suelen estar jóvenes (varones en su mayoría), con un trabajo precario e ingresos bajos; "Aunque últimamente estamos detectado un aumento de los estafadores de perfil más cualificado y edad media", explican desde Línea Directa.

Así funcionan las mafias que estafan a los seguros

Las mafias que estafan a los seguros se dedican a lo que desde las compañías llaman fraudes en carrusel. Esto es, estafas que llevan a cabo de forma recurrente y en diferentes aseguradoras.

Suelen ser bandas pequeñas, de entre tres y cuatro miembros, pero perfectamente organizadas. "Suelen ser clanes organizados, peliculeros y en muchas ocasiones vinculados a otro tipo de delitos potencialmente graves", nos cuentan en Línea Directa.

Su modus operandi es muy variado aunque han detectado dos como los más habituales:

  • los rotonderos: varias personas circulan en un coche a la espera de que otro vehículo se incorpore. En ese momento reducen la velocidad para que ese otro vehículo piense que le están cediendo el paso y en el momento en que entra en la glorieta aceleran para provocar el choque. La norma estable que el vehículo se incorpora es el culpable
  • colisiones por alcance. Aprovechan situaciones de tráfico fluido para frenar sin que el coche que les sucede se dé cuenta. De nuevo con la normativa en la mano el culpable es el otro conductor por no respetar la distancia de seguridad el coche acelera y luego frena a propósito, la culpa es del otro por no respetar la distancia de seguridad

Suelen 'sufrir' lesiones en el cuello

En todos los casos, los estafadores piden indemnizaciones por los daño registrados en su vehículo, pero sobre todo por las supuestas lesiones sufridas por todos los ocupantes (por eso siempre viajan varios).

Los peritos de Línea Directa han comprobado también que en la mayor parte de las lesiones reclamadas por las mafias de estafa a los seguros son los esguinces cervicales. Tiene su razón de ser: es un daño que con el nuevo baremo de indemnizaciones es muy difícil de probar. La indemnización no es fija, sino depende de muchos factores: situación laboral, edad, lucro cesante (no es lo mismo un autónomo que un trabajador por cuenta ajena), días impeditivos, hijos o no al cargo…

La media conseguida por los estafadores es de 10.500 euros, aunque en la compañía recuerda ejemplos mucho más llamativos. Como el de un matrimonio de un pueblo del sur que estrellaba coches en un polígono industrial. Después pagaba a chavales del entorno para que declararan que iban dentro del vehículo en el momento del siniestro y que habían sufrido lesiones. La mujer era la propietaria de la clínica del pueblo y quien certificaba los daños. Consiguieron estafar cientos de miles de euros.

En los casos más graves, las compañías contratan detectives 

La siguiente pregunta es: ¿cómo detectan las compañías las reclamaciones fraudulentas?

"La investigación es una labor conjunta del perito, los especialistas antifraude y los expertos en software", relatan responsables de Línea Directa. "En los casos más graves se contratan detectives".

El perito es quien comprueba si la versión aportada por el conductor coincide con la morfología del golpe (altura, intensidad...). "Los accidentes son pura física, si te das marcha atrás con el pilar del garaje el golpe tiene una morfología a si te das con otro coche", explican. También cuentan con un sofisticado software que relaciona conductas y versiones con posibilidad de estafa.

¿Y el castigo? 

Una duda más: ¿a qué penas se enfrenta quien estafa al seguro del coche?

Las compañías de seguros llevan tiempo pidiendo que las estafas a los seguros se reconozcan como un delito específico. De momento, se consideran un delito de estafa (sin más).

El Código Penal establece que para que un engaño tenga la consideración de estafa debe tener ánimo de lucro, dolo y perjuicio a un tercero. La pena va de seis meses a tres años de prisión; aunque en algunos casos se puede elevar a seis años (estafas especialmente graves y cuando valor de la defraudación supera 50.000 euros).

Y además