¿Es malo este lunar? Así puedes identificar el melanoma o cáncer de piel

Doctora revisando lunar melanoma

Getty Images

Todo el mundo tiene lunares en el cuerpo. En ocasiones un lunar feo es inofensivo, mientras que otros de apariencia normal esconden detrás un melanoma, el cáncer de piel más peligroso. Existen maneras de prevenir la aparición de los melanomas malignos.

A la mínima señal de que ese lunar que te acaba de aparecer en el cuerpo no es bueno, lo mejor es que acudas al dermatólogo para salir de dudas, pues un diagnóstico precoz del melanoma puede salvarte la vida.

Desde el año 2020, la incidencia del cáncer de piel ha aumentado un 102% en España, según ha indicado Salud, Nutrición y Bienestar en un artículo. Las cifras son un aviso de que algo debe hacerse para frenar el aumento de casos. Sin embargo, una vez se diagnostica, la tasa de supervivencia es alta. Y cada vez más.

Por eso es importante controlar los nuevos lunares que aparecen en el cuerpo. Para identificar si son buenos o no, existe un sistema que puede ayudarte a comprobar las señales más comunes que definen el melanoma, y en caso de identificar uno poder acudir al médico cuanto antes.

Las zonas más y menos dolorosas para hacerse un tatuaje: todo lo que debes saber antes de decidirte

Cómo saber si un lunar es maligno

Ilustración identificar melanoma

Observar con especial atención los nuevos lunares que van apareciendo en tu cuerpo es importante. Aunque uno no sea experto, hacerse una exploración de forma frecuente puede ser especialmente útil, y factores muy sencillos pueden ayudarte a reconocer este problema. 

Existen unas pautas, bajo las siglas ABCDE, que pueden ayudarte a identificar si un melanoma es cancerígeno o si, por el contrario, se trata de un simple lunar inofensivo no muy agraciado. Así puedes aprender cómo identificar el melanoma:

  • A- Asimetría: los melanomas suelen presentar formas irregulares. Se distingue bien porque las dos mitades del lunar no son iguales.
  • B- Borde: un lunar benigno suele tener el borde liso. Así que si los bordes son desiguales, tienen curvas muy pronunciadas o muescas, se trata de un melanoma.
  • C- Color: el color de los lunares puede ser diferente aunque siempre ha de ser uniforme. Si un mismo lunar tiene varias tonalidades es una mala señal, en especial, si hay zonas negras.
  • D- Diámetro: una señal de alarma es que un lunar mida más de 6 milímetros. Aunque esta no es la pauta más fiable ya que existen melanomas de menor tamaño.
  • E- Elevación: cuando un lunar que siempre ha sido plano se empieza a abultar no indica nada bueno tampoco.

Algunos dermatólogos identifican la letra E con "evolución" pues esto también puede ser un indicativo de que algo no está bien. Un lunar que no ha cambiado con el tiempo, por muy feo que sea, no tiene por qué ser origen de un cáncer de piel. Pero hay lunares que sí se ven alterados con el paso de los años.

Aunque muchos melanomas se ajusten perfectamente a las reglas mencionadas anteriormente, lo mejor es acudir a un especialista para realizar un chequeo exhaustivo, ya que dispone de mayores conocimientos sobre el tema.

Otros artículos interesantes:

11 maneras naturales para cuidar tu piel y parecer más joven sin usar productos de belleza

6 usos sorprendentes de las bolsitas del té con los que mejorar tu piel

7 claves para lograr aparentar hasta 10 años menos, según una dermatóloga

Te recomendamos