Pasar al contenido principal

El desarrollo del software del fatídico Boeing 737 MAX estuvo a cargo de una subcontrata que pagaba menos de 8 euros la hora a los ingenieros

Boeing 737 Max 8
Boeing 737 Max 8 REUTERS/Chris Helgren
  • El pasado mes de marzo, un Boeing 737 MAX 8 sufrió un fatal accidente en el que fallecieron 157 personas, menos de 6 meses después del último accidente protagonizado por la misma aeronave.
  • La noticia disparó las alarmas acerca de la seguridad de los aviones del fabricante estadounidense Boeing, y provocó su caída en Bolsa y pérdidas de hasta 1.000 millones de dólares.
  • Un información de Bloomerg revela ahora que el software de la aeronave fue desarrollado durante un periodo en el que Boeing prescindió de ingenieros experimentados y en su lugar, delegó el desarrollo del software en empresas subcontratas. 
  • Boeing habría encargado el desarrollo y testeo del software a trabajadores temporales contratados a 9 dólares la hora (menos de 8 euros la hora), ubicados por lo general en países que no destacan en materia de aeronáutica (en especial, la India).
  • Descubre más historias en Business Insider.

El pasado mes de marzo, un vuelo Boeing 737 MAX 8 de la compañía Ethiopian Airlines sufrió un accidente en el que fallecieron 157 personas. No hacía ni 6 meses del último accidente protagonizado por la misma aeronave, que dejó 189 muertos en Indonesia, lo que disparó las alarmas acerca de la seguridad de los aviones del fabricante estadounidense Boeing.

Días después de conocerse el segundo accidente, varios países comunicaban sus intenciones de dejar en tierra al Boeing 737 Max 8. En los meses posteriores, la compañía reportaba pérdidas de hasta 1.000 millones de dólares y experimentaba serios problemas para gestionar su excedente de aeronaves Boeing 737 Max, teniendo incluso que estacionarlas en el parking de empleados.

La responsabilidad de ambos accidentes se atribuyó en un principio al Manoeuvring Characteristics Augmentation System (MCAS), un sistema integrado por Boeing en el 737 Max 8 para mejorar su manejo y su tendencia a inclinarse en ángulos de ataque elevados. No obstante, esta misma semana, la Agencia Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos confirmaba un nuevo fallo en el sistema automático de pilotaje de los 737 MAX.

A consecuencia del último accidente, han salido a la luz las quejas interpuestas por los pilotos de la compañía en los últimos meses.

Una información de Bloomerg revela ahora que el software de la aeronave fue desarrollado durante un periodo en el que Boeing prescindió de ingenieros experimentados y en su lugar, delegó el desarrollo del software en empresas subcontratas. 

Según esta información, la empresa fabricantes de aviones comerciales habría encargado el desarrollo y testeo del software a trabajadores temporales contratados a 9 dólares la hora (menos de 8 euros la hora), ubicados por lo general en países que no destacan en materia de aeronáutica (en especial, la India).

En concreto, un grupo de estudiantes recién graduados y contratados por la compañía de software india HCL Technologies habría participado en el testeo del software, según Mark Rabin, un antiguo ingeniero de software de Boeing que también participó en dicho programa de prueba.

Esta información coincidiría con las publicaciones aparecidas en las redes sociales de los empleados de HCL, que demuestran que los ingenieros de HCL habrían contribuido al desarrollo y testeo del software de monitoreo de información de vuelo del Boeing 737 Max, y los empleados de otra compañía india, Cyient, habrían suministrado el software para el equipamiento de testeo de vuelo.

Leer más: El Boeing 737 Max recibió quejas de pilotos durante meses antes del fatal accidente de Ethiopian Airlines

Según la misma información, Rick Ludtke, un antiguo ingeniero en control de vuelos que dejó la compañía en el año 2017, asegura que Boeing siempre puso el foco en abaratar costes. Según una de las publicaciones en redes sociales de los empleados de HCL, la subcontratación ofrecía una fácil solución para agilizar la producción y evitar el retraso de la prueba de vuelo de la aeronave, lo que de otra manera, habría supuesto un alto coste para la compañía. 

Mark Rabin, por su parte, contaba que los altos ejecutivos de Boeing decían no necesitar ingenieros experimentados porque sus productos ya estaban maduros. "Me impactó bastante aquella vez que nos reunieron a cientos de ingenieros senior en una misma sala para comunicarnos que no nos necesitaban", explicaba Rabin. 

La compañía Boeing niega no obstante haber delegado el desarrollo del software Manoeuvring Characteristics Augmentation System (MCAS) a ingenieros de las subcontratas HCL y Cyient. "Boeing lleva décadas externalizando ciertos servicios", declaraba un portavoz de la compañía."Nuestro objetivo primordial es asegurar que nuestros productos son seguros, y cumplen con los estándares de calidad y las regulaciones vigentes".

Desde HCL Technologies se han negado también a hacer declaraciones. "Tenemos una relación comercial sólida y duradera con Boeing, y nos enorgullecemos del trabajo que hacemos para todos nuestros clientes. Sin embargo, HCL no hace comentarios sobre el trabajo específico que hacemos para nuestros clientes. HCL no está asociado con ningún problema en curso del 737 Max".
 

Y además