Pasar al contenido principal

El crabbing es la maniobra más difícil a la que se enfrenta un piloto de aerolíneas, y también la que más retrasos provoca

  • Por norma general, la técnica del "crabbing" o el "de-crab" es necesaria cuando los aviones están sometidos a tensiones provocadas por fuertes vientos transversales.
  • Estos fuertes vientos cruzados también pueden impedir que los aviones despeguen y aterricen, provocando retrasos.
  • De modo que, cuando veas un avión ladearse mientras aterriza no debes preocuparte, está buscando la mejor manera de aterrizar.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo

Alex Appolonia: El aterrizaje no siempre es suave y agradable para los aviones. Los intensos y fuertes vientos pueden afectar a la posición y a cómo aterrizan los aviones en la pista, haciendo que parezca que el avión está aterrizando literalmente de lado. Así es como los aviones aterrizan de lado con vientos fuertes. Aterrizajes como este en realidad tienen un nombre, de-crab. El nombre viene de la forma en la que los cangrejos caminan de lado en la playa. Así es como se ve el avión cuando aterriza de esta manera. El de-crab suele ser necesario debido a los fuertes vientos transversales.

Les: El viento suele soplar directamente hacia la parte más baja de la pista o a 90 grados de la pista, o en algún punto intermedio. Y normalmente está en algún punto intermedio.

Alex Appolonia: Es Les Westbrooks. Enseña ciencias aeronáuticas en la Universidad Aeronáutica de Embry-Riddle, y es piloto de aerolíneas retirado. 

Les: Aterrizar en una situación de viento cruzado requiere un par de maniobras diferentes. Cuando estamos en altitud, el avión vuela en de-crab y nosotros cruzamos de lado. Una vez bajamos al suelo, no podemos aterrizar el avión modo crab, porque eso pondría mucha tensión en la parte exterior del tren de aterrizaje, y podría causar que el tren de aterrizaje se colapsara si pusiéramos demasiada tensión.

Alex Appolonia: Siempre que hay viento cruzado, hay muchas turbulencias, no es como si los pilotos volaran a través de una ligera brisa de verano. Por supuesto, el objetivo final es que la aeronave aterrice en línea recta, donde el morro del avión se alinea con la franja que se encuentra en la pista de aterrizaje. Esos vientos transversales lo convierten todo en un reto.

Les: Hay un ángulo perfecto para eso. Es un vector forzado, la dirección y la intensidad a la que se aproxima determinarán cuánta información tenemos que introducir en los controles de vuelo de la aeronave.

Leer más: Los 10 secretos de volar en avión que saben los pilotos y tú seguramente desconocías

Alex Appolonia: A medida que el avión va entrando, los pilotos lo controlan activamente, de modo que se encuentra en la posición perfecta para aterrizar.  Pero, cuando una ráfaga de viento aparece en el momento equivocado, hará que el piloto ejecute un giro en lugar de aterrizar. Si los vientos cruzados son lo suficientemente fuertes, alrededor de 45 millas por hora más o menos, el piloto no tiene suficiente control para enderezar el avión y aterrizar. Si esto pasa, el piloto abandonará la aproximación y desviarán el avión a otro aeropuerto. Estos vientos fuertes pueden impedir que los aviones despeguen en un aeropuerto. A veces, es ahí donde está el origen de los retrasos de los vuelos, ¡y a todos nos encantan!

Entonces, ¿cómo aterrizan los aviones en estas condiciones?

Les: Así que, en el último minuto, tenemos que mover el morro de la aeronave de forma paralela a la pista, pero en cuando lo hagamos, el avión empezará a escorarse hacia un lado de la pista con el viento. Así que, para contrarrestar eso, bajamos el ala, el ala de barlovento, bajamos el ala y enderezamos el morro, y el perfecto aterrizaje con viento lateral será cuando la rueda de ceñida toque primero, la aeronave queda en línea recta con respecto a la pista, y luego la segunda rueda bajará al acabar el movimiento.

Alex Appolonia: Al final, el avión llega a la pista y se dirige a la terminal.

Les: Algunos de los mejores aterrizajes se hacen en condiciones difíciles, porque estás en las mejores condiciones cuando haces esta clase de movimientos. Muy bien, estás completamente comprometido y controlando activamente el avión, de modo que, en realidad, algunos de nuestros mejores aterrizajes se hacen cuando estamos en esas situaciones de aterrizaje con viento cruzado. 

Narrador: por lo tanto, si alguna vez estás en un avión que parece que está aterrizando de lado, siéntete seguro sabiendo que los pilotos tienen la situación totalmente bajo control.

Y además