Pasar al contenido principal

He probado el maniquí de planchado de Lidl y he quedado sorprendido con su eficacia: es una excelente compra si no se te da bien esta tarea

Maniquí de planchado Lidl análisis
Alejandro Fernández

  • El maniquí de planchado del Lidl es uno de los últimos artilugios de la cadena de supermercados alemana que ha arrasado primero online y después en sus establecimientos.
  • Podrás planchar camisas, polos y blusas de una forma sencilla sin ni tan siquiera saber planchar.
  • Sus principales desventajas son el ruido y el consumo, pero aun así compensa porque tiene un precio muy competitivo y 3 años de garantía.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Lidl es una red de supermercados alemana que tiene muy buena fama por sus pequeños electrodomésticos. Hace unas semanas, y totalmente por sorpresa, la red de supermercados alemana anunciaba un nuevo dispositivo entre sus filas: un maniquí de planchado. Lo he podido probar y hoy te contaré mi experiencia con él.

Las unidades que había disponibles online volaron apenas unos días más tarde, ya que apuntaba que tenía una gran calidad/precio. Sin embargo, a las pocas semanas, la multinacional anunció que llevaría el gadget a sus supermercados, y ahí fue cuando me pude hacer con una unidad —aunque reconozco que no fue nada fácil, ya que tuve que pedir ayuda a un familiar—.

En general, es algo común en los electrodomésticos de la marca, ya que hacen que la vida de los usuarios sea más cómoda sin necesidad de tener que pagar demasiado (un ejemplo de ello fue el robot de cocina que arrasó en ventas las pasadas Navidades).

Pero, volviendo al maniquí de planchado de Lidl, ¿es todo lo que me esperaba? ¿Puedes conseguir algo mejor por ese precio? ¿Cuáles son sus pros y contras? Esa duda y muchas más quedan resueltas en este análisis:

Montaje muy sencillo al alcance de cualquiera

Maniquí de planchado Lidl análisis
Alejandro Fernández

En el interior de la caja tan solo se encontraba la base, un mástil y las 6 pinzas con peso para ayudar a que la ropa se estire de una forma sencilla. Me ha sorprendido lo sencillo que es montarlo y lo poco que ocupa. Tan solo hay que enganchar el mástil en el pie y extenderlo a través de un cierre que tiene hasta la altura que desees. Sin embargo, la pestaña es de plástico y la sensación que ofrece no es demasiado buena.

Maniquí de planchado Lidl análisis
Alejandro Fernández

Después, deberás de introducir la bolsa de nailon con agujeros y forma de maniquí por encima del soporte, hay que engancharla en la parte inferior con un sistema de gomas que se ajustan en la base de una forma sencilla y rápida. Eso sí, no sé si con el tiempo acabará dándose de sí la goma pero, por el momento, está bastante dura lo que asegura que el maniquí no se va a ir a ninguna parte en cuanto lo enchufes, le asignes un tiempo en el termostato y comience a funcionar.

Maniquí de planchado Lidl análisis
Alejandro Fernández

Cabe destacar que la ropa hay que ponérsela cuando el maniquí está apagado, de tal modo que se va ajustando a la par que se hincha gracias al aire caliente que desprende.

¿Me va a dar la ropa de sí?

Uno de los miedos que tenía, era que, al hincharse con la ropa, diese de sí los botones, pero me ha dejado muy sorprendido, ya que no ha ocurrido. El secreto se encuentra en que, como es un maniquí que se adapta a la gran mayoría de tallas debido a que posee dos cremalleras (una a cada lado para así ajustar si eres más o menos ancho), la ropa no sufre. Hay que decir también que, si planchas ropa de diferentes tallas, debes adaptar el maniquí a través de las cremalleras.

Maniquí de planchado Lidl análisis
Alejandro Fernández

Una vez colocas la ropa, el siguiente paso es enchufar el maniquí o en su defecto ponerle un temporizador de mínimo 5 minutos. Es cierto que esta ruleta parece de una baja calidad cuando lo sacas de la caja, pero una vez que está enchufado ofrece un mejor feeling.

Maniquí de planchado Lidl análisis
Alejandro Fernández

En cuanto programas el temporizador comienza a salir aire caliente de la base y a hacer bastante ruido, aunque es soportable, todo hay que decirlo. Este suena menos fuerte que una aspiradora convencional.

En apenas 20 segundos se ha hinchado por completo y, a veces, hay que hacer pequeños ajustes de la prenda, sobre todo en los brazos.

¿Mejor resultado ropa seca o mojada?

Maniquí de planchado Lidl análisis
Alejandro Fernández

El tiempo de planchado dependerá de la prenda. En mi caso, he hecho la prueba tanto con ropa recién centrifugada de la lavadora, como con ropa seca. Sin duda, los mejores resultados se obtienen cuando la ropa está mojada con un temporizador de 10 minutos, ya que además de planchar la prenda, la secará.

Es cierto que si la camisa está seca y lo pones 5 minutos, los resultados siguen siendo buenos, pero ni de lejos poseen la calidad que alcanza cuando el tejido está húmedo.

Maniquí de planchado Lidl análisis
Alejandro Fernández

Se pierde un poco de tiempo vistiendo al maniquí, pero no hay demasiada diferencia a cuando planchas una camisa. Los botones no se rompen ni nada por el estilo, porque como he comentado, el aire no realiza demasiada presión sobre ellos.

Imagínate lo bien que se adapta la ropa al maniquí que, en ocasiones, no es necesario ni ponerle las pinzas con pesos que se incluyen en la caja.

Leer más: Este maniquí de planchado de Lidl te ayudará a lidiar con una de las tareas domésticas más odiadas por menos de lo que esperas

Los resultados no son perfectos, ya que hace ruido y el consumo de luz es alto. De hecho, si estás cocinando al mismo tiempo o utilizando un electrodoméstico que también requiera bastante potencia, puede que salten los plomos. Aunque como siempre, todo depende de la potencia que tengas contratada.

Maniquí de planchado Lidl análisis
Resultados en ropa seca Alejandro Fernández

 

Una muy buena compra a hacer si no se te da la plancha

Maniquí de planchado Lidl análisis
Alejandro Fernández

Mis habilidades con la plancha son bastante limitadas, especialmente en camisas y polos.

Por ello estoy bastante contento con el maniquí de planchado de Lidl, ya que me ha solucionado las arrugas en estas prendas y el miedo a quemar ciertas prendas delicadas. Hay que tener en cuenta que por los 64,95 euros que cuesta, no se le puede pedir más, ya que su precio está por debajo del resto de alternativas en Amazon (estas superan los 90 euros).

Actualmente, al igual que la batidora de frutas, está agotado y no se conoce si en algún momento repondrán, ya que la calidad/precio que ofrece es excelente.

Aun teniendo en cuenta el ruido y el consumo creo que es una compra más que recomendable, así que te animo a hacerte con él si, al igual que a mí, no se te da del todo bien esta tarea del hogar.

Y además