Pasar al contenido principal

La mano dura de Facebook contra las filtraciones esconde un grave problema interno

Facebook Mark Zuckerberg empleados
El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg. Getty Images/Justin Sullivan
  • Facebook se protege contra los filtradores rastreando a los culpables para despedirlos.
  • Un empleado de Facebook que habló anónimamente con Wired le pidió al periodista que apagase su teléfono para que la compañía no pudiera rastrear su ubicación.

Para los grandes gigantes empresariales como Facebook, las filtraciones a los rivales o los medios de comunicación son un pecado capital.

Esa visión ha quedado patente en un extenso reportaje de Wired sobre los agitados dos últimos años que ha vivido la red social que dirige Mark Zuckerberg. El texto explica cómo Facebook fue capaz de identificar a dos personas que habían filtrado a un reportero de Gizmodo datos sobre cambios dentro de la compañía.

Una de las fuentes citadas en el reportaje de Wired subraya lo preocupados que están los empleados por la forma en la que la empresa actúa frente a los filtradores. Según el texto, la fuente, un trabajador de Facebook, le pidió al reportero del medio que apagara su teléfono para que la compañía de Zuckerberg no fuera capaz de rastrear su ubicación para poder concluir que era él quien se había entrevistado con el periodista.

Este es un extracto del reportaje de Wired:

"Un actual empleado le pidió al periodista de Wired que apagara su teléfono para que la compañía tuviera más complicado localizar si había estado cerca del teléfono de alguien de Facebook."

Que Facebook efectivamente utilice estas técnicas para rastrear a sus empleados no es lo más importante. Y es que el hecho de que un empleado de la empresa piense que esa opción está sobre la mesa dice mucho de la cultura que existe dentro de Facebook.

Puedes leer la noticia íntegra en Wired.

Te puede interesar