Así es por dentro esta curiosa y tétrica mansión decorada como si fuera un circo: paredes descarcarilladas de colores, juguetes abandonados y pinturas de toreros en los armarios

La habitación estaba pintada con colores brillantes y dibujos llamativos.
La habitación estaba pintada con colores brillantes y dibujos llamativos.

Bryan Sansivero

  • Una casa decorada como un circo es uno de los lugares más extraños que ha fotografiado Bryan Sansivero.
  • Apodada la "Catskill Clown House", la decrépita mansión de Nueva York estaba llena de dibujos vibrantes.
  • A Sansivero le gusta tanto este lugar que ha ido 4 veces a hacer fotos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La mayoría de las casas abandonadas despiertan la curiosidad de Bryan Sansivero, pero esta mansión decorada como un circo en Catskills, Nueva York, es una que el fotógrafo afirma que nunca olvidará.

En toda la casa, el fotógrafo encontró cosas como un paraguas de colores, un juego de croquet y botellas de vino viejas.

Bryan Sansivero lleva años fotografiando edificios abandonados en EEUU. Ha explorado hospitales desiertos, ha entrado en viviendas que parecían congeladas en el tiempo e incluso ha publicado un libro con sus inquietantes fotografías, titulado American Decay: Inside America's Forgotten Homes.

Sansivero calcula que ha estado en cientos de casas abandonadas. No vale la pena fotografiarlas todas, según ha afirmado a Business Insider, y no todas han quedado en su memoria.

Pero esta mansión en Catskills, Nueva York, es una de las más singulares que, según dice, ha explorado debido a sus salas de temática circense.

“Nunca he encontrado una mansión en la que cada habitación sea tan diferente a la habitación anterior en términos de color, deterioro y apariencia general”, explica.

Después de ver la propiedad en Instagram, Sansivero buscó la dirección, al norte del estado de Nueva York. Fue con todo su equipo por primera vez en 2019.

El techo se decoró como una carpa de circo, pero se ha ido despegando con los años.

En 2019, el fotógrafo encontró a través de Instagram una vivienda con el papel tapiz ya descascarillado, colores fuertes y una decoración con la extraña temática de payasos de circo.

Apodada la "Casa del payaso de Catskill", en ese momento encarnaba la combinación perfecta de los intereses de Sansivero.

Era inquietante, desconocida, espeluznante y colorida: todo lo que le atrae, según ha comentado a Business Insider.

Sansivero dice que sabía que quería fotografiarla, pero primero, necesitaba encontrar la dirección. Después de comunicarse con otros de su misma profesión, finalmente encontró la ubicación y se dirigió a Catskills, Nueva York, para hacer las fotos.

Más allá de su enorme tamaño, Sansivero explica que también le sorprendió que pareciera una construcción totalmente normal desde el exterior.

La casa está situado en un enorme terreno cubierto de césped.

Cuando Sansivero llegó por primera vez a la casa, aparcó el coche en la calle y comenzó a caminar por el largo camino de entrada.

Cuando llegó a la puerta, se dio cuenta de que era mucho más grande de lo que imaginaba.

Las paredes estaban cubiertas de enredaderas, y el patio delantero estaba lleno de maleza y maleza.

Anteriormente una bodega, la propiedad tiene todavía viñedos y otros edificios que el fotógrafo exploraría más tarde.

Si bien Sansivero opina que la vivienda posee muchas característica de la su arquitectura original, también cree que su aspecto es sorprendentemente moderno.

Cuando entró, se encontró con aún más sorpresas.

El interior es totalmente decadente y misterioso. La entrada, por ejemplo, tiene pintura amarilla que se desprende de sus paredes y una escalera.

Lo primero que se ve al entrar es este potente color amarillo.

Después de dar los primeros pasos dentro de la mansión, Sansivero explica que se dio cuenta de que la casa le pareció mucho más inusual de lo que imaginaba.

“Supera tus expectativas. Cada habitación es algo que quieres fotografiar", afirma.

Subiendo las escaleras, Sansivero se encontró con varias habitaciones muy extrañas. La más sorprendente era una con las paredes decoradas con rombos azules de temática circense.

Esta habitación estaba decorada con rombos azules muy llamativos.

Sansivero explica que había al menos 4 dormitorios, y una zona de juegos en la parte de fuera, lo que lleva a pensar que quizás en algún momento vivieron niños allí.

El fotógrafo también cree que la sala de temática circense era la habitación de un niño debido a su tamaño más pequeño y su divertida decoración.

El techo estaba decorado como su fuera una carpa de circo.

Otro de los dormitorios tenía las paredes en un llamativo color naranja.

Prácticamente todas las estancias tenían estos extravagantes colores.

Otro dormitorio situado en el segundo piso era de color naranja.

El techo, en azul, estaba ya descascarillado, y los trozo de pintura estaban esparcidos por el suelo.

El baño también tenía temática circense, con rayas rojas y blancas en las paredes.

Hasta el baño estaba decorado con rayas de temática circense.

El baño del segundo piso continuaba con la misma temática. La pintura roja brillante se había desprendido de las paredes.

Los armarios eran también muy coloridos. En el dormitorio principal, había un torero pintado en la pared del armario.

Dentro del armario del dormitorio principal, encontré este mural.

Dentro del dormitorio principal, había más color.

En una de las paredes, dentro de un armario, había un mural de un torero.

En la planta baja, la luz iluminaba los suelos en descomposición, las paredes desconchadas y el techo derrumbado de la propiedad.

Los pisos se estaban pudriendo, la pintura se estaba pelando y estaba claro que nadie había habitado la casa durante décadas.

Sansivero dice que estaba claro que nadie había vivido allí durante años.

La única habitación que se alejaba de esos colores tan llamativos era la biblioteca. Desde el suelo hasta el techo, la habitación estaba llena de madera oscura, y un enorme mural cubría una pared.

Esta estancia se distinguía del resto con sus colores más oscuros.

Si bien la mayoría de la vivienda tenía tonos brillantes en rosa, morado y amarillo, la biblioteca estaba decorada con un estilo más oscuro.

Desde el suelo hasta el techo, la habitación estaba cubierta de madera oscura, a excepción de una pared que tenía pintado un mural con una escena de la naturaleza.

"De repente estás en esta habitación silenciosa. Y luego te das la vuelta y ahí sigue esa extravagante decoración", explica Sansivero.

Después de la primera visita, el fotógrafo volvió 3 veces más para mejorar sus fotos.

La mansión contaba con varias chimeneas.

Sansivero también cuenta que sabía que este lugar era único y que era poco probable que permaneciera en las mismas condiciones durante mucho tiempo.

Cada vez que lo visitaba, las cosas alrededor de la casa se habían movido o reubicado, y temía que otros visitantes hicieran grafitis en las paredes o la estropearan de cualquier otra forma.

Antes de que eso sucediera, el fotógrafo decidió volver varias veces para conseguir las imágenes perfectas de la vivienda.

También ha intentado encontrar objetos que arrojen luz sobre las personas que solían ocupar las mansiones abandonadas que fotografía. En esta, encontró una antigua propiedad inmobiliaria.

'Encontré un juego de croquet'.

Dentro de la cocina, encontró un trozo de papel que mostraba que la casa estaba en venta con el nombre de una inmobiliaria.

En la hoja de papel se anotaba cada vez que el agente visitaba la mansión. La última fecha marcada era de 2017.

Sansivero supone que los propietarios dejaron de intentar vender la propiedad en 2017 y lleva abandonada desde entonces.

Al observar las imágenes, opina que estas evocan tristeza.

Exterior de la mansión.

Está claro que la vivienda fue en su momento una propiedad apreciada por sus dueños.

"Hay una sensación de pérdida. Esa sensación de que una vez hubo vida aquí y ahora no la hay", describe el fotógrafo.

A día de hoy, Sansivero afirma que la construcción ya no está abandonada, lo que probablemente significa que la decoración tal y como la vio en su momento ya no esté presente.

Había otra habitación pintada de azul.

Sansivero opina que la decoración era totalmente irrecuperable, por lo que lo más probable es que el aspecto actual sea totalmente distinto.

Por su parte, se alegra de que esté vendida y alguien vuelva a cuidar de ella.

Otros artículos interesantes:

16 fotos de complejos turísticos de Disney abandonados que te darán escalofríos

Así es una visita a Chernobyl, donde tienes que tener cuidado con tocar árboles, perros y edificios abandonados

13 espeluznantes fotos de un aeropuerto abandonado que prácticamente nadie ha pisado en 25 años

Te recomendamos