Pasar al contenido principal

Manuel Valls en Ciudadanos: de candidato estrella a desterrado político

Ada Colau y Manuel Valls
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau y el candidato de Cs a las municipales, Manuel Valls. REUTERS
  • La ruptura de la formación de Albert Rivera con su candidato en Barcelona se produjo después de que Valls apoyara la investidura de Colau.
  • El ex primer ministro francés también se había mostrado muy crítico con la decisión de Ciudadanos de pactar con Vox en diversos territorios.
  • A pesar de que se creía que Valls lideraría un grupo propio en el ayuntamiento de la Ciudad Condal, finalmente ha decidido continuar solo como concejal

El mal resultado de Ciudadanos en las elecciones municipales del pasado 26 de mayo supuso el principio del fin del acuerdo entre Manuel Valls y la formación de Albert Rivera.

Después de ser la fuerza más votada en las catalanas de 2017, Ciudadanos vio en Valls al candidato idóneo para arrebatarle la Alcaldía a Ada Colau (Barcelona en Comú) y dejar sin opciones al independentismo (ERC y Junts), pero una discreta cuarta posición disipó esa esperanza. Ahora, y en contra de lo que se creía, Valls no liderará un grupo propio en el ayuntamiento de Barcelona junto a otros dos ediles independientes, sino que ha decidido quedarse de edil raso.

Vox en el origen de los roces

Las discrepancias serias empezaron cuando, a la hora de constituirse los Parlamentos en territorios como Madrid o Murcia, el político hispanofrancés criticó públicamente que Ciudadanos se estuviese acercando a Vox y llegando a acuerdos para repartirse cargos. Ese malestar por la cercanía del partido naranja a la formación ultra ya fue manifestado tras la famosa foto de Colón. No obstante, lo que ha provocado la eclosión de la crisis ha sido el apoyo de Valls y dos ediles fichados por él a la investidura de Ada Colau —sin esos votos ahora sería alcalde el republicano Ernest Maragall—.

Este lunes, la dirección nacional de Ciudadanos hizo público el divorcio y diversas voces, como la del propio Albert Rivera o la del secretario general, José Manuel Villegas; increparon a Valls tildándolo de desleal con el partido. Incluso Inés Arrimadas, una de las figuras políticas más cercanas al ex primer ministro francés, se pronunció en esa línea justificando la exclusión de Valls al asegurar que "hay muy poca diferencia entre Colau y Ernest Maragall".

Ciudadanos, por lo tanto, sitúa la investidura de Colau y su reciente decisión de colocar un lazo amarillo en la fachada del ayuntamiento de Barcelona, como el motivo de la suspensión de relaciones con el político hispanofrancés. Valls, por su parte, ha estado defendiendo que sus votos fueron "decisivos para frustrar el acceso del independentismo a la alcaldía de Barcelona" pero, a pesar de lo que se creía, ha acabado abandonando su aventura naranja.

Posible adhesión al PSOE

Después del desencuentro empezaron a aparecer rumores de que Valls podría estar pensando en lanzar su propio partido político. Otras especulaciones, sin embargo, apuntaban a que la sintonía con el PSOE podría suponer que Valls acabase fichando por los socialistas en un futuro cercano. Sin embargo el ex primer ministro ha acabado con todas esas especulaciones.

Este martes en declaraciones a RNE, el líder de Ciudadanos en Cataluña, Carlos Carrizosa, ha insistido en que la decisión de prescindir de Valls se produjo por su "manera de obrar" en la investidura de Colau: "En absoluto" tuvo en cuenta al partido [...] La personalidad de Valls suplantaba al primer partido de Cataluña en el Ayuntamiento", ha señalado.

Sobre la posible incorporación del ex primer ministro francés al PSOE, Carrizosa ha asegurado que no le consta. Tampoco ha confirmado la hipotética entrada del exministro socialista Celestino Corbacho al grupo municipal de Ciudadanos en Barcelona: "Es un político de altura, con el que mantenemos una excelente relación [...] estamos esperando que tome su decisión", ha señalado.

Y además