Este mapa te revela cómo de distinto será el mundo dentro de 250 millones de años

Una representación de la primera Pangea.
Una representación de la primera Pangea.
Getty
  • Aunque no te des cuenta, los continentes y los océanos se encuentran en constante movimiento. Es una danza de millones de años de duración.
  • Aquí tienes una muestra del próximo supercontinente que podría formarse dentro de mucho, mucho tiempo. Seguramente la humanidad no estará para vivir en él.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El ser humano tiene muchas capacidades y fortalezas. Percibir la lenta evolución de los continentes y los océanos no se encuentra dentro de sus virtudes, todo lo contrario.

Aunque no lo parezca, aunque no te des cuenta, la tierra sobre la que te encuentras se mueve. Las placas tectónicas chocan las unas con las otras. Unas superficies se imponen a las otras, que se acaban sumergiendo. Los océanos se ensanchan o se empequeñecen como resultado. Se forman sierras montañosas, se yerguen volcanes.

Lo que ocurre es que su danza tiene lugar a un ritmo que se mide en millones de años, en lugar de en décadas o siglos. 

En determinados momentos de la historia del planeta, estos bailes han acabado con parejas muy juntas: 2 o más continentes se han unido para generar los llamados supercontinentes.

Seguro que el que conoces como mínimo es Pangea. Existió hace unos 335 millones de años y constituyó una masa que aglutinó la mayor parte de las tierras emergidas de esa época. Hace 175 millones de años, esta tregua continental se fracturó, se dispersó y se convirtió en la situación actual que conoces.

Si te gusta la idea de un único y enorme continente, las buenas noticias es que se acabará produciendo una segunda iteración. La mala noticia es que ocurrirá dentro de unos 250 millones de años.

No pasa nada. Si la ciencia no acaba creando alguna solución para la mortalidad, al menos puedes imaginar cómo será este futuro supercontinente. Y si te cuesta conceptualizarlo, National Geographic te echa una mano con este mapa de cómo sería Pangea 2, también conocida como Próxima Pangea, Pangea Última o Neopangea.

Mapa conceptual de Próxima Pangea.
Mapa conceptual de Próxima Pangea.
National Geographic

Como puedes comprobar, esta fusión de tierras genera inevitablemente nuevas cordilleras. El punto más elevado ya no se encontraría en los Himalayas sino en la confluencia entre Florida (Estados Unidos actual) y Namibia (Suráfrica).

El mapa no lo ha sacado National Geographic de ningún sitio, sino que se ha basado en Christopher Scotese, geólogo que ideó el concepto de este mega continente futuro tras investigar los movimientos de la deriva continental.

Una de las cosas que vaticinó, tras calcular cómo se mueven las masas de tierra en la actualidad, es que solo quedará remanente el Océano Pacífico mientras que el Índico y el Atlántico se fusionarán para ser el Indo-Atlántico (que sería ese lago inmenso que rodea el interior de la Antártida o Australia).

Si te fijas, hay algunos trozos de tierra disidentes en la parte inferior derecha. Nueva Zelanda seguirá aislada durante unos cuantos millones de años más.

No te dejes engañar por las ciudades que se mencionan, ya que solo están para ayudarte a hacerte una idea de cómo se ha movido cada territorio. Es 99,9% posible que no haya urbes, al menos humanas; un estudio de 2020 vaticinaba el colapso de la civilización en 20-40 años si la sobrepoblación o la degradación del medioambiente no se detiene.

Y aunque llegará el insólito caso de que el ser humano sobreviva hasta habitar Próxima Pangea, sus posibilidades sobrevivir decrecerán. Los supercontinentes suelen estar formados principalmente de desiertos semiáridos expuestos a temperaturas muy, muy elevadas. Pangea 2 no sería una excepción.

Pese a la popularidad de la teoría de Neopangea, no te tomes las predicciones de Christopher Scotese como un dogma. Existen otras teorías y alternativas como Amasia (formado dentro de 300 millones de años por Asia y Norteamérica) o su hermana Novopangea (un acoplamiento de Australia con Asia oriental).

Independientemente de cómo acabe la distribución de la masa terrestre en unos millones de años, lo que está claro es que da igual el ritmo desenfrenado o caótico por el que apueste el ser humano moderno. La Tierra seguirá cambiando, poco a poco, pero con una certeza que solo puede otorgar una paciencia cósmica.

Otros artículos interesantes:

7 animales "inmortales" que tienen más posibilidades de heredar la Tierra que la propia humanidad

Los científicos vaticinan un "espantoso futuro" para el planeta: de grandes alteraciones en el clima a la sexta extinción masiva

Descubren el asteroide más veloz del universo y mucho más cercano al Sol que Mercurio, aunque todavía se desconoce su origen

Te recomendamos

Y además