Pasar al contenido principal

La marca Monsanto desaparecerá tras ser adquirida por Bayer

La sede de Bayer
Bayer AG
  • Bayer anuncia que planea completar la adquisición de Monsanto este jueves, 7 de junio.
  • La farmacéutica invertirá 53.373 millones de euros en la compra del fabricante de semillas.
  • Monsanto perderá su nombre y sólo sus productos se seguirán comercializando con la denominación actual.

Bayer ha anunciado que planea completar la adquisición de Monsanto este jueves, 7 de junio. Tras recibir luz verde por parte de las autoridades reguladoras, la compra del fabricante de semillas más conocido del mundo se cerrará en 57.000 millones de dólares ─unos 53.373 millones de euros─.

El idilio de Bayer y Monsanto viene de lejos. La farmacéutica ya anunció en mayo de 2016 su intención de adquirir a la compañía agrícola y, sólo cuatro después, firmó un acuerdo con esta última para adquirir acciones a 128 dólares.

"Para adquirir Monsanto, Bayer se ha asegurado una financiación puente inicial de 57 mil millones de dólares. Como se anunció en septiembre de 2016, se está refinanciando mediante una combinación de transacciones de capital y deuda, algunas de las cuales ya se han completado", explica la farmacéutica en un comunicado.

Bayer espera que la adquisición dé sus frutos incluso a corto plazo: de cara a 2019, prevé que el negocio de Monsanto tenga un impacto significativo en los ingresos de la compañía, mientras que de cara a 2021 la expectativa es que su contribución alcance un porcentaje de "dobles dígitos" en los ingresos.

"La adquisición de Monsanto es un hito estratégico en el fortalecimiento de nuestro portfolio, como líderes en salud y nutrición. Duplicaremos el tamaño de nuestros negocios en agricultura y crearemos un liderazgo innovador en el sector, lo cual nos permitirá servir mejor a nuestros clientes y desbloquear el potencial a largo plazo del sector", ha asegurado Werner Baumann, presidente de la Junta directiva de Bayer AG.

Monsanto perderá su nombre

Por otra parte, tal y como Bayer España ha confirmado a Business Insider, Monsanto dejará de operar con su nombre actual, mientras que sólo los productos que actualmente comercializa mantendrán su denominación.

A pesar de que desde Bayer no han querido explicar el motivo de la supresión de la marca Monsanto, la imagen controvertida que ha generado en los últimos años el compañía, principalmente por patentar semillas que no dan frutos y venderlas a precios a menudo considerados como abusivos, puede ser uno de los motivos de que deje de operar con su nombre.

"Monsanto no será el nombre de la empresa nunca más. Los productos adquiridos mantendrán sus denominaciones y serán parte del catálogo de Bayer", explica la farmacéutica en su comunicado.

Leer más: Por qué deberías preocuparte de a qué hora comes

Esos productos representan aproximadamente un tercio del mercado mundial de semillas y un 20% de los pesticidas que se comercializan en el planeta. Una línea de negocio en la que Bayer plantea buena parte de su futuro: la crisis alimentaria que la ONU vaticina de cara a 2025 y el problema de la sostenibilidad de la ganadería en un mundo sobrepoblado hacen que la agricultura tenga un peso indiscutible en los próximos años.

"La innovación es vital para producir comida más saludable, sana y asequible para una población creciente de una manera más sostenible. La combinación de dos mercados [el farmacéutico y el agrícola] nos permitirá innovar más rápidamente y ofrecer soluciones adaptadas a las necesidades de los granjeros alrededor del mundo", ha valorado Liam Condon, presidente de la división de Ciencia del Cultivo de Bayer.

Una inversión en agricultura que, según Bayer, ya ha empezado a tomar forma: en 2017, la compañía gastó 5.700 millones de euros en I+D, de los cuales 2.400 millones fueron a parar a proyectos de mejora de técnicas de agricultura.

Desconfianza de los mercados

En cualquier caso, los mercados han reaccionado negativamente a la esperada noticia. El valor por acción de Bayer caía a las 15:30 de este lunes casi un 1,50%. Mientras, la agencia S&P Global Ratings ha recortado la nota de emisión a largo plazo de Bayer, que baja desde A- a BBB, a la que asigna una perspectiva estable, a raíz de la reciente adquisición de Monsanto, para la que la alemana planea realizar una ampliación de capital de 6.000 millones de euros.

"La rebaja refleja nuestra opinión de que las métricas de crédito de Bayer serán más débiles durante los dos próximos años debido al gran incremento en los niveles de deuda tras el cierre de la adquisición por 63.000 millones de dólares [contabilizando la deuda de la compañía agrícola, que asumirá Bayer] de Monsanto", ha señalado la calificadora de riesgos en un comunicado.

En este sentido, la agencia considera que la fortaleza de Bayer en el negocio de productos agrícolas, en particular en el rentable segmento de semillas, no compensa completamente el aumento de deuda en su estructura de capital, aunque expresa su confianza en que la alemana será capaz de generar un fuerte flujo de caja gracias a la estabilidad de sus ingresos en el negocio farmacéutico y gradualmente en su negocio agrícola.

Te puede interesar