La decisión de Musk de retirar su oferta por Twitter podría provocar pérdidas millonarias a los bancos de Wall Street

Elon Musk y Twitter

Britta Pedersen/Getty Images; Twitter; Rachel Mendelson/Insider

El baile de Elon Musk para comprar Twitter dio un giro el viernes después de que el multimillonario dijera que tenía la intención de rescindir su acuerdo para adquirir la red social debido a que esta había revelado cifras "falsas y engañosas" sobre su número de cuentas falsas.

Twitter ha declarado a menudo que aproximadamente el 5% de los usuarios de sus plataformas son cuentas spam. Pero Musk, a través de una carta presentada por sus abogados en Skadden a la Comisión de Valores de EEUU, se ha mostrado convencido de que es mucho más alto que el 5%. Ha utilizado esto como un arma para matar el acuerdo de compra de Twitter de 44.000 millones de dólares.

Su decisión podría hacer que varios bancos pierdan la oportunidad de lo que prometía ser uno de los mayores negocios de Wall Street.

Morgan Stanley, el asesor financiero de confianza de Musk junto con Goldman Sachs, JPMorgan, Bank of America, Barclays y Allen & Co podrían embolsarse casi 192 millones de dólares en comisiones, las mayores ganancias para una operación de fusión o adquisición este año, y la tercera más grande desde 2020, según datos de Refinitiv citados por el Financial Times.

Aunque los bancos de inversión reclamarán algo de dinero por sus servicios de asesoramiento, gran parte de los honorarios solo podrán cobrarse si la operación se cierra. Los banqueros, por tanto, están deseando que Musk y Twitter se besen y hagan las paces, según ha sabido Business Insider.

Morgan Stanley, BofA, Barclays, MUFG, BNP Paribas, Mizuho y Société Générale también suscribieron unos 13.000 millones de dólares en préstamos para apoyar la adquisición de Musk. Gran parte de esta deuda debía salir de los balances de los bancos y sindicarse a terceros inversores en forma de bonos de alto rendimiento o préstamos apalancados.

En caso de que el acuerdo sea cancelado formalmente por ambas partes, esto podría echar por tierra un día de pago colectivo de "nueve cifras" para todos los bancos involucrados, calcula para Business Insider un banquero cuya firma está involucrada en la financiación.

Otro banquero cuya empresa también participó en la financiación de la deuda afirma, en alusión al acuerdo de adquisición, que esto "no ha terminado todavía". Este espera que se produzca un largo proceso legal que cree que Musk podría perder.

Todo lo que ha pasado en el caótico intento de compra de Twitter por Elon Musk

El multimillonario se enfrenta a una pesadilla legal. Twitter ha prometido demandar a Musk y forzar el cierre del acuerdo. Musk necesita argumentar que ha habido lo que se conoce como "efecto material adverso", una cláusula que permite anular una operación en caso de darse un cambio sustancial, o bien en la empresa objeto de la adquisición, o bien en el inversor.

No lo tendrá fácil: los tribunales, dicen los expertos, rara vez fallan a favor de los compradores que, como le ocurre a Musk, simplemente se muestran temerosos de su inversión una vez han cerrado el acuerdo.

Musk, además, debería a Twitter 1.000 millones de dólares en concepto de indemnización por la anulación del acuerdo. Si el tribunal considera que se cumplen otras condiciones relevantes para cerrar el acuerdo, incluida la financiación, Twitter puede empujar a Musk a completar la transacción.

Cuando eres el hombre más rico del mundo, puedes meterte con cualquiera

Morgan Stanley tardó solo seis días, incluyendo un largo fin de semana, en reunir una unión de bancos para la adquisición de Twitter por parte de Musk por valor de 44.000 millones de dólares. 

Musk accedió al acuerdo sin estudiar las finanzas de Twitter y se encogió de hombros ante la falta de flujo de caja de la compañía, movimientos que obligaron a algunos prestamistas a renunciar a participar en la financiación, cuentan algunos banqueros a Business Insider.

Pero cuando aparece un hombre con el dinero de Musk, los bancos de inversión mueven montañas con tal de darle lo que quiere, especialmente cuando existe la posibilidad de que ese trabajo pueda cristalizar en hacerse con parte del próximo gran negocio de Musk.

Esto, sin olvidar que Musk es multimillonario. Controla el fabricante de vehículos eléctricos Tesla, de 780.000 millones de dólares, una empresa que participa activamente en los mercados de capitales. 

También es dueño de SpaceX. Si la compañía espacial sale a bolsa algún día, todos los bancos de Wall Street querrán formar parte de esta operación.

"La cuestión es que, cuando eres el hombre más rico del mundo, puedes meterte con cualquiera y la gente volverá a ti", dice un banquero de alto nivel. "Estoy seguro de que los bancos se quejarán de lo que está ocurriendo, pero probablemente estarán ahí para en la próxima gran operación de Musk. Esa es la naturaleza del negocio".

Ahora, con Musk y Twitter probablemente destinados a ir a juicio, los banqueros esperan que el acuerdo cruce la línea de meta. Será una buena comisión en un año que, por lo demás, no está siendo bueno ni para las fusiones y adquisiciones ni para los mercados de capitales.

Otros artículos interesantes:

Twitter despide a casi 100 trabajadores, un tercio de su equipo de reclutadores

Todo lo que ha pasado en el caótico intento de compra de Twitter por Elon Musk

Elon Musk cancela la compra de Twitter y la tecnológica anuncia que lo llevará a los tribunales

Te recomendamos