Pasar al contenido principal

Mark Zuckerberg pide perdón en el Parlamento Europeo y ofrece tibias respuestas sobre el futuro de Facebook

Un momento de Mark Zuckerberg en el Parlamento Europeo
Captura de pantalla / Parlamento Europeo

Mark Zuckerberg no es un político. Quedó muy claro en su intervención ante el Congreso de EE.UU. por el caso de filtración masiva de datos de Facebook a través de Cambrige Analytica y lo ha refrendado este martes en una comparecencia sin apenas trascendencia en el Parlamento Europeo, en la que ha perdido perdón pero la cual apenas ha servido para aclarar qué ocurrió exactamente con los 87 millones de usuarios afectados ni cómo se evitará en el futuro.

Y no es porque los políticos de carrera presentes no le hicieran preguntas políticas al CEO de Facebook: el formato, una mesa redonda en la que los interrogadores vierten sus preguntas al cuestionado para que éste las responda del tirón, ha hecho bastante inviable cualquier mecanismo de obtención de respuestas. Zuckerberg, pertrechado con un solemne traje a medida, ha repelido cada una de las cuestiones como quien espanta moscas: con la mano abierta, pero no para golpearlas, sino para protegerse tras su propia palma. 

Leer más: Así ha pedido perdón Mark Zuckerberg a Europa por el escándalo de privacidad de Facebook

"En los últimos años no hemos hecho lo suficiente para evitar que las herramientas que hemos creado se hayan utilizado para causar daño", se disculpaba Zuckerberg ante los líderes del Parlamento Europeo congregados en su derredor. Además, ha reconocido que ante las "noticias falsas, la interferencia extranjera en elecciones o los desarrolladores que hacen un mal uso de la información" desde Facebook no han tenido "una visión lo suficientemente amplia de nuestras responsabilidades. Eso fue un error, y lo siento".

"No estábamos preparados", ha insistido, respondiendo concretamente a una pregunta respecto a la injerencia rusa en las elecciones de EE.UU. que le dieron la victoria a Donald Trump. "Estamos duplicando el número de personas que trabajan en seguridad y protección en nuestra compañía y tendremos a más de 20.000 para finales de este año", ha remarcado, de las cuales unas 3.000 se contratarán en Europa, según Zuckerberg. A lo que no ha hecho mención es al proceso de externalización masiva que Facebook está llevando a cabo en los últimos meses en el viejo continente y que está derivando puestos de trabajo que antes se ofertaban en Irlanda a países como Portugal, donde los salarios base no llegan a los 800 euros mensuales.

El RDGP, una oportunidad para fortalecer la seguridad

Eso sí, ha advertido que llevará un tiempo "salvaguardar" los datos personales de los más de 170 millones de usuarios de Facebook en Europa ─unos 2.200 en todo el mundo─, a pesar de que el próximo 25 de mayo de 2018 ─en menos de tres días─ el nuevo Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea entrará en vigor.

A este respecto, Zuckerberg ha repetido hasta la saciedad que Facebook ve como una oportunidad para mejorar la seguridad la nueva legislación europea de protección de datos. Sin embargo, no ha aclarado qué sucederá con los millones de usuarios que el pasado abril Facebook trasladó jurídicamente fuera del alcance de la GDPR. En cualquier caso, desde hace unas semanas, los usuarios europeos han tenido que actualizar su compromiso con Facebook en materia de protección de datos, anticipándose a la implementación de esta regulación comunitaria.

"Hay mucha gente que se está encargando de su aplicación porque la ley pide que antes de utilizar el servicio [el usuario] decida qué opciones elige y cuáles no. Lo que no queremos es que se tarde demasiado tiempo en poder utilizar nuestras herramientas. Estamos examinando el reglamento", ha reconocido Zuckerberg.

Limpia de aplicaciones y no censura de contenidos políticos

En este sentido, Zuckerberg ha querido destacar que, a raíz del escándalo de fuga de datos ─que en Europa afectó a algo más de dos millones de usuarios─, Facebook ha empezado a hacer limpia de aplicaciones dentro de la red social: ya han examinado miles de ellas y se han eliminado más de 200, pero aún quedan "varios meses" para completar la tarea. "Lo que queremos ahora no es sólo reaccionar. Lo que hacemos es tener un enfoque mucho más proactivo: no estamos sentados para que nos digan qué está mal, sino que tomamos la iniciativa antes de que nos avisen", ha resaltado.

Sin embargo, una de las partes más polémicas ha sido cuando el creador de Facebook se ha declarado "orgulloso" de que Facebook "nunca" haya eliminado ─y de que "nunca" lo hará─ contenidos por su corte político. El problema es que Facebook cuenta con departamentos especializados precisamente en la moderación de contenidos ─incluyendo aspectos políticos que puedan vulnerar su política de contenidos en alguno de los puntos no especificados como ideológicos─ para cada idioma y cultura, aunque gestionados, eso sí, a través de terceros.

Te puede interesar