Martorell podría dejar de fabricar Seat en 2029 por el despegue de Cupra y convertirse en una fábrica multimarca para Volkswagen, según el presidente del comité de empresa

Wayne Griffiths, consejero delegado de Seat, en la última presentación de resultados de la compañía española del Grupo Volkswagen.
Wayne Griffiths, consejero delegado de Seat, en la última presentación de resultados de la compañía española del Grupo Volkswagen.

REUTERS/Albert Gea

2029. Ese es el año en el que Martorell podría dejar de fabricar vehículos de Seat, la marca que da nombre a la fábrica y que había sido el emblema de la automoción española hasta su compra por Volkswagen. Los mayores márgenes de Cupra y la transición al vehículo eléctrico podrían ser las claves de este sorpasso, según el máximo representante de los trabajadores de la planta.

"Hasta 2028 ó 2029 sí (saldrán coches Seat de Martorell), luego no", ha señalado Matías Carnero, presidente del comité de empresa y de la UGT de Cataluña, en declaraciones a El Periódico, en las que ha considerado que la transición de una marca a otra se está haciendo "demasiado rápido".

El sindicalista ha confirmado algo que era un secreto a voces: la rentabilidad que ofrece un vehículo Cupra es equivalente a fabricar tres modelos del Seat Ibiza, el que ha sido durante años el modelo más vendido de la marca y un superventas nacional. "Seat no puede competir con los márgenes que tiene Cupra", ha señalado.

"Lo más probable es que Martorell se acabe convirtiendo en una fábrica multimarca", ha pronosticado Carnero a El Periódico.

La automoción española, pendiente de la electrificación: tras Ford Almussafes, ahora los trabajadores de Seat en Barcelona negocian convenio sin saber si el paso a los eléctricos afectará al empleo

El representante de los trabajadores se ha mostrado escéptico con el plan de la compañía alemana de asignarles una plataforma de vehículos eléctricos pequeños —el plan que anunció la compañía a finales de 2021 para Martorell y Pamplona—, ya que ha considerado que esos 500.000 coches eléctricos, en horas trabajadas, equivalen a 350.000 de conductor, lo que va a provocar un excedente de mano de obra que "podrían ser más" de los 2.800 empleos que dejó caer recientemente Wayne Griffiths.

Carnero ha defendido mantener la plataforma del Seat León y Cupra Formentor, que son vehículos de un tamaño un poco mayor, unida a los eléctricos pequeños, una combinación que daría a la fábrica "estabilidad de por vida".

Sagunto era la opción con "más ventajas" para la planta de baterías

La localidad valenciana de Sagunto será finalmente el emplazamiento de la fábrica española de baterías de Volkswagen, según confirmó la marca la semana pasada. "Era la que disponía de más ventajas", ha revelado Carnero, presente en el Consejo de Supervisión del grupo alemán.

Entre ellas, ha detallado el acuerdo entre Volkswagen y Ford —que tiene una planta en Valencia, la de Almussafes— para fabricar vehículos comerciales, la capacitación del entorno, el corredor mediterráneo o la cercanía no solo a Martorell, sino también a Pamplona.

No obstante, el representante de los trabajadores ha revelado que al grupo le "preocupa" el tiempo que tarde en licitarse las licencias para el PERTE del coche eléctrico, el programa de ayudas con fondos europeos para la reactivación tras la pandemia con 4.300 millones de inversión pública prometidos, cuya convocatoria fue publicada finalmente hace apenas 10 días.

Otros artículos interesantes:

Volkswagen duplica sus ganancias en 2021 pese a entregar un 4,5% menos de coches por la crisis de chips, y Seat vende un 10,3% más pero sigue en pérdidas

Volkswagen invertirá en España más de 5.000 millones entre sus fábricas y la nueva planta de baterías, según el presidente de Seat, que admite que peligran más de 2.500 empleos

Volkswagen confirma que su fábrica de baterías española estará en Sagunto y dará empleo a 3.000 personas

Te recomendamos