Pasar al contenido principal

The Marvelous Mrs. Maisel: de qué va la serie de los Globos de Oro

The Marvelous Mrs. Maisel, la serie de Amazon protagonizada por Rachel Brosnahan
The Marvelous Mrs. Maisel, la serie de Amazon protagonizada por Rachel Brosnahan. AMAZON

Se escuchó dos veces en las nominaciones y se volvió a escuchar otras dos en la propia gala. The Marvelous Mrs. Maisel, una casi desconocida serie de Amazon, se convirtió en protagonista de los Globos de Oro de 2018. Protagonista secundaria, como lo ha sido todo el Palmarés: quien triunfó este año fueron las mujeres, sus vestidos negros y su lucha por la visibilización contra los abusos sexuales.

Tras el —necesario y justo, pero no por ello menos predecible— triunfo de Big Little Lies y El cuento de la criada, ha llamado la atención en el palmarés una serie mucho menos reconocida y que ha llegado (también a España) sin hacer ruido. ¿Quién es esa maravillosa señora Maisel y quién es también Rachel Brosnahan, la actriz que le da vida, y cómo se han llevado dos Globos de Oro?

The Marvelous Mrs. Maisel es una serie de Amazon Prime Video, el servicio de streaming de Amazon (sí, la misma Amazon donde compramos ropa, electrónica y hasta comida). Está compuesta por ocho episodios que tienen como protagonista y núcleo fundamental e indiscutible a Miriam (Midge, para los amigos) Maisel, la esposa de Joel Maisel y madre de dos pequeñas (y algo cabezonas) criaturas.

Hagamos un (pequeñísimo) spoiler para entender de qué va el mundo de 1958 de la señora Maisel, interpretada por una brillante Rachel Brosnahan. Esta señora del Upper West Side, judía de pro, está a punto de celebrar el Yom Kippur en su casa junto al rabino (¡cinco años intentándolo y por fin viene el rabino!) y una treintena de invitados, cuando su marido decide dejarla. De la noche a la mañana, literalmente.

Si el sosainas del señor Maisel trataba de labrarse una carrera como cómico en sus ratos libres, rápidamente es la señora Maisel la que se hace con el micrófono y brilla contando sus propias aventuras sin necesidad de robar monólogos a otros, como hacía su señor. Pero la vida, la maternidad, la clase social, la religión, la época y (he ahí el quid de la cuestión) el hecho de ser mujer no se lo van a poner nada fácil. 

¿Que cómo se cuenta todo eso sin caer en el melodrama, sino logrando la sonrisa y hasta la risa del espectador? Difícil, obvio. Que un Globo de Oro no se gana gratis. Pero hay dos (más bien tres) nombres propios: Rachel Brosnahan y los Palladino

No está de más saber que detrás de esta impecable señora tan bien vestida (una delicia la producción, la puesta en escena y ese Nueva York tan Mad Men) están Daniel Palladino y Amy Sherman-Palladino. El matrimonio es un dúo perfecto que da lugar a algunos de los monólogos más brillantes de la televisión de los últimos 15 años, léase Las chicas Gilmore. Las plumas de las que salieron las situaciones y los guiones que vivieron Rory y Lorelai en la aclamada serie de los primeros 2000 (que revivió en otoño de 2016 en Netflix) son las mismas que, a cuatro manos, montan y desmontan el universo de ricos judíos prejuiciosos de los Maisel.

El otro y fundamental pilar de la producción de Amazon (que ya ha parido ejemplares como Transparent y Mozart in the jungle) es Rachel Brosnahan. Si ya la vimos en un corto papel, absolutamente dramático, en House of Cards, por el que destacó y obtuvo alguna nominación puntual, aquí es la estrella indiscutible en un plantel de actores formado para elevar su talento

En España o Europa, en este siglo XXI además, el papel de Brosnahan es fundamental para entender a las pioneras de la gran comedia americana de hace seis, siete décadas. Pero probablemente por eso The Marvelous Mrs Maisel quede como una serie de minorías, como también lo es la stand up comedy, como lo fueron las mujeres religiosas, pioneras, que precedieron a las que hoy gritan de luto en lo Globos. Que nadie espere una nueva Friends, ni siquiera a una heredera de las Gilmore. Es algo mucho más pequeño y con menos pretensiones. Quizá de ahí su éxito, pequeño, poco ruidoso, merecido. 

Brosnahan (una de las más activas de los movimientos Me Too y Time’s Up) subió al escenario del hotel Beverly Hilton a recoger su Globo de Oro vestida de negro de pies a cabeza, todos sus escuetos 155 centímetros. Ella, feminista que interpreta a una feminista que, como tantas en aquel momento, no sabía que era feminista, ha logrado rematar a base de carcajadas la noche del feminismo. 

 

 

Te puede interesar

Lo más popular