Pasar al contenido principal

Más de 100 empleados de Amazon, ingenieros senior incluidos, piden a Bezos que deje de vender software de reconocimiento facial a la policía

Jeff Bezos
Jeff Bezos Drew Angerer/Getty Images
  • Los empleados de Amazon han firmado y enviado una carta a Jeff Bezos pidiéndole que deje de vender software de reconocimiento facial a las fuerzas de seguridad. También que cese sus tratos comerciales con Palantir.
  • La carta la firman más de 100 trabajadores de Amazon, incluyendo ingenieros de alto nivel.
  • Lee la carta completa.

Este jueves, un grupo de empleados de Amazon envió una carta firmada al CEO Jeff Bezos pidiendo a la compañía que deje de vender un sofisticado software de reconocimiento facial a las fuerzas de seguridad.

Business Insider ha confirmado que más de 100 trabajadores de Amazon firmaron la carta, incluyendo algunos ingenieros de alto nivel.

Lee más: Amazon inicia la conquista de los hoteles

Quienes firmaron la carta quieren que la empresa deje de "proporcionar infraestructura a Palantir (una gran empresa que hace herramientas policiales predictivas) y a cualquier otro socio de Amazon que lo permita (como el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas)", según documentos revisados por Business Insider. También piden que Amazon "implemente fuertes medidas de transparencia y rendición de cuentas" que identifiquen qué fuerzas de seguridad usan ya la tecnología de la compañía.

En mayo del año pasado, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) informó que Amazon había "entrado oficialmente en el negocio de la vigilancia". La ACLU dijo que había visto los materiales de marketing de Amazon para Rekognition y que se había centrado en vender el software a los gobiernos y a la policía. La ACLU también escribió que Rekognition, impulsado por la inteligencia artificial, podía "identificar, rastrear y analizar" en tiempo real las caras de hasta 100 personas a partir de una sola imagen.

Hace tres semanas, el Dr. Matt Wood, gerente general de inteligencia artificial de Amazon Web Services, defendió a Rekognition: dijo que su tecnología beneficia a la sociedad al "prevenir la trata de personas" e "inhibir la explotación infantil".

"Las organizaciones que empleen esta tecnología deben actuar responsablemente", escribió Wood. "AWS se toma sus responsabilidades muy en serio. Pero creemos que es un enfoque equivocado prohibir nuevas tecnologías porque podrían ser utilizadas por actores malos".

La carta a Bezos es el último caso de una reciente serie de revueltas de empleados en las empresas más grandes del sector tecnológico. Muchos trabajadores del sector no quieren crear software que pueda usarse para guerras o para vigilar a la gente. The Hill fue el primero en informar sobre la carta.

En Google, los empleados no sólo hicieron circular una petición exigiendo que la empresa dejara de suministrar herramientas de inteligencia artificial que ayudaban al Departamento de Defensa de EE.UU. a analizar imágenes, sino que alguien dentro de la empresa filtró correos electrónicos embarazosos que mostraban las ambiciones de la dirección de trabajar con militares.

Google cedió. A principios de este mes, la compañía prometió no fabricar armas de IA ni usar la tecnología para nada que pudiera causar daño.

Los empleados de Microsoft hicieron lo mismo al pedir a la gerencia que pusiera fin a su contrato de computación en nube con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Lea la carta completa al CEO de Amazon Jeff Bezos a continuación:

Querido Jeff,

Estamos preocupados por el reciente informe de la ACLU que expone la práctica de nuestra compañía de vender AWS Rekognition, una poderosa tecnología de reconocimiento facial, a los departamentos de policía y agencias gubernamentales. No tenemos que esperar para saber cómo se utilizarán estas tecnologías. Ya sabemos que en medio de la histórica militarización de la policía, los nuevos ataques contra activistas negros y el crecimiento de una fuerza federal de deportación que actualmente comete abusos contra los derechos humanos, ésta será otra herramienta poderosa para el estado de vigilancia y, en última instancia, servirá para perjudicar a los más marginados. No estamos solos en este punto de vista: más de 40 organizaciones de derechos civiles firmaron una carta abierta en oposición al uso gubernamental del reconocimiento facial, mientras que más de 150,000 individuos firmaron otra petición entregada por la ACLU.

También sabemos que Palantir funciona con AWS. Y sabemos que el ICE depende de Palantir para impulsar sus programas de detención y deportación. Junto con gran parte del mundo vimos horrorizados cómo las autoridades de Estados Unidos arrancaban a los niños de sus padres. Desde el 19 de abril de 2018, el Departamento de Seguridad Nacional ha enviado a casi 2.000 niños a centros de detención masiva. Este tratamiento va en contra de las directrices de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados que dicen que los niños tienen derecho a permanecer unidos con sus padres, y que los solicitantes de asilo tienen derecho legal a solicitar asilo. Ante esta política inmoral de los Estados Unidos y el trato cada vez más inhumano de los refugiados e inmigrantes por parte de los Estados Unidos más allá de esta política específica, estamos profundamente preocupados de que Amazon esté implicada, proporcionando infraestructura y servicios que permitan al ICE y al DHS.

La tecnología como la nuestra desempeña un papel cada vez más importante en muchos sectores de la sociedad. Lo que está claro para nosotros es que nuestras prácticas de desarrollo y ventas aún no han reconocido la obligación que viene con esto. Centrarnos únicamente en el valor para el accionista es una carrera hacia abajo en la que no participaremos.

Nos negamos a construir la plataforma que da poder al ICE, y nos negamos a contribuir con herramientas que violan los derechos humanos.

Como 'amazonians' éticamente preocupados, exigimos una opción en lo que construimos, y una voz en cómo se usa. Aprendemos de la historia y entendemos cómo se emplearon los sistemas de IBM en la década de 1940 para ayudar a Hitler. IBM no asumió entonces la responsabilidad y, cuando se comprendió su papel, ya era demasiado tarde. No dejaremos que eso vuelva a suceder. El momento de actuar es ahora.

Le pedimos que:

1 . Deje de vender servicios de reconocimiento facial a las fuerzas de seguridad
2. Deje de proporcionar infraestructura a Palantir y a cualquier otro socio de Amazon que permita ICE.
3. Implemente medidas firmes de transparencia y rendición de cuentas, que incluyan la enumeración de las agencias de aplicación de la ley y las compañías que apoyan a las agencias de aplicación de la ley que están utilizando los servicios de Amazon, y cómo.

Nuestra compañía no debería estar en el negocio de la vigilancia; no deberíamos estar en el negocio de la policía; no deberíamos estar en el negocio de apoyar a aquellos que monitorizan y oprimen a las poblaciones marginadas.

Sinceramente,
Los 'amazonians'

Te puede interesar