La teoría que propone que el uso universal de la mascarilla podría hacer que las infecciones fueran más leves y la población gane inmunidad

Monja con mascarilla en el Vaticano
Reuters
  • La utilización universal de mascarillas podría funcionar como una vacuna induciendo una respuesta inmune al permitir la exposición a una pequeña carga viral, según una teoría propuesta por dos expertos en enfermedades infecciosas en la revista científica New England Journal of Medicine
  • "Esta posibilidad es coherente con una teoría probada sobre la patogénesis viral, que sostiene que la gravedad de la enfermedad es proporcional al virus recibido", sostienen.
  • Los autores aseguran que el número de pacientes con coronavirus asintomáticos son mayores en los países que han normalizado la mascarilla. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La utilización universal de mascarillas podría funcionar como una vacuna induciendo una respuesta inmune al permitir la exposición a una pequeña carga viral, según una teoría propuesta por dos expertos en enfermedades infecciosas en la revista científica New England Journal of Medicine

Las investigaciones epidemiológicas realizadas en todo el mundo —especialmente en los países asiáticos que universalizaron el uso de mascarilla durante la pandemia del SARS de 2003— han sugerido que existe una estrecha relación entre el uso de mascarillas en público y el control de la pandemia, explican los autores. 

Sin embargo, las mascarillas no solo evitan la propagación de la enfermedad, sino que podría incluso reducir la gravedad de la enfermedad en caso de que una persona sí se haya infectado, aseguran. 

"Esta posibilidad es coherente con una teoría probada sobre la patogénesis viral, que sostiene que la gravedad de la enfermedad es proporcional al virus recibido", sostienen.

Es decir, la teoría sostiene cuánta mayor exposición al virus o a mayor carga viral del virus, más probabilidades hay de sufrir una enfermedad severa sí hay infección. 

Leer más: Los pacientes de coronavirus podrían tener una infección intestinal prolongada incluso después de que el virus haya desaparecido de las vías respiratorias

Al utilizar mascarilla, la exposición es menor y podría incluso ser positiva, ya que podría ser suficiente como para inducir una respuesta inmune protectora de la misma manera en la que podrían funcionar algunas vacunas. 

Las células inmunitarias podrían entonces generar una memoria que sería capaz de combatir el virus de nuevo en caso de estar expuesto otra vez al virus. 

"Si esta teoría se confirma, el uso universal de la mascarilla en toda la población, podría contribuir a aumentar la proporción de infecciones de SARS-CoV-2 asintomáticas", creen los autores. "Los CDC estimaron a mediados de julio que la tasa típica de infección asintomática por el SARS-CoV-2 era del 40%, pero se informa de que las tasas de infección asintomática son superiores al 80% en los entornos que usan mascarillas, lo que aporta pruebas observacionales para esta hipótesis", sostienen. 

Así, las enfermedades serían leves y la población podría ganar inmunidad de cara a una nueva exposición. 

Otros artículos interesantes:

La gripe se convierte en el gran interrogante en la vuelta al colegio: "No tenemos suficiente experiencia con casos de coinfección"

Tres preguntas sobre las misteriosas reinfecciones de coronavirus que los científicos todavía no pueden responder

Isabel Sola, investigadora del CSIC: "Nuestras vacunas son tan competitivas y potentes como las que se están desarrollando a nivel internacional"

Te recomendamos

Y además