Las mascarillas y el distanciamiento en las escuelas podrían tardar años en desaparecer, según los científicos

Una escuela de Tailandia reabre tras la pandemia del coronavirus con medidas de distanciamiento físico entre los alumnos.
Una escuela de Tailandia reabre tras la pandemia del coronavirus con medidas de distanciamiento físico entre los alumnos.
REUTERS/Athit Perawongmetha
  • La comunidad médica y científica mantiene que pasarán varios años hasta que se pueda eliminar definitivamente el uso de mascarillas y distanciamiento social en la mayoría de escuelas y universidades, sobre todo en Estados Unidos.
  • Para lograr ese punto, se necesitaría una mezcla de inmunidad de rebaño, vacuna contra el COVID-19 y hábitos de higiene mucho más frecuentes que los actuales.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A un paso de que colegios, institutos y universidades de todo el mundo reabran el curso escolar, la comunidad médica advierte de que podrían pasar años enteros antes de que tanto estudiantes como profesores puedan volver a las aulas sin mascarillas, distanciamiento social y otras medidas destinadas a frenar la propagación del coronavirus.

La cuestión en Estados Unidos sobre la vuelta al curso y cómo hacerlo se ha convertido en un tema candente en las últimas semanas, con el presidente Donald Trump y el Partido Republicano presionando para reabrir las escuelas lo antes posible, aun a pesar de que el coronavirus sigue extendiéndose rápidamente por todo el país. A día de hoy, EEUU alberga el peor brote del mundo, con más de 5,4 millones de casos y más de 170.000 muertes, según datos de la Universidad Johns Hopkins

El pasado lunes, la Universidad de Carolina del Norte anunció que cancelaría las clases presenciales en pro del aprendizaje remoto después de que un brote de coronavirus se extendiera rápidamente por el campus; tras el anuncio, otras entidades de renombre como Universidad de Notre Dame han adoptado la medida para implantar definitivamente el teleaprendizaje.

Leer más: Malas noticias para la vuelta al cole: un nuevo estudio sobre el coronavirus insiste en que los niños contagian igual que los adultos

En este aspecto, los expertos mantienen que podrían pasar años antes de que los estudiantes puedan volver a su actividad habitual sin correr el riesgo de un rebrote, especialmente entre los menores de 12 años. Alcanzar este punto, dicen, requeriría de una mezcla de inmunidad de rebaño, vacuna contra el COVID-19 y hábitos de higiene mucho más frecuentes que los actuales.

"Realmente se va a necesitar que los tres mejoren considerablemente", resalta Paul Offit, director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital Infantil de Filadelfia. Offit, antiguo miembro del comité asesor del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), se muestra bastante escéptico con que las medidas de distanciamiento social vayan a cumplirse a rajatabla en los entornos escolares

A su vez, multitud de expertos de diferentes ámbitos tienen claro que la inmunidad de rebaño o de grupo no será alcanzable en un futuro próximo, además de que su puesta en marcha conllevaría durísimas consecuencias para la sociedad. A sus ojos, es necesario que entre el 60% y el 80% de la población tenga los anticuerpos apropiados para combatir al virus, dejando al virus sin suficientes nuevos huéspedes para infectar. Y todavía falta mucho para eso.

Por otro lado, la comunidad científica cuenta con encontrar una vacuna segura, efectiva y de producción universal de cara a finales de año o principios de 2021, aunque es poco probable que sea una panacea que acabe con todos los males de la pandemia. Como mínimo, los funcionarios de salud en EEUU apuntan a una efectividad de al menos un 75%, por lo que todavía habría pacientes en riesgo de contraer COVID-19 aun a pesar de haberse vacunado.

Leer más:Todo lo que se sabe sobre la posibilidad de ser inmune al COVID-19 sin haber pasado la enfermedad

"Aunque te hayas vacunado, eso no quita que tengas que seguir usando mascarilla y aplicando el distanciamiento social", precisa Offit. El profesor, al igual que compañeros de otras instituciones, reniega de la dosis como una "bala mágica". 

Así se refiere a ella irónicamente Yanzhong Huang, director del Centro de Estudios de Salud Global de la Universidad de Seton Hall. El científico defiende que los primeros lotes de las potenciales vacunas deberían dirigirse a las personas más vulnerables, como los ancianos, los sanitarios y los enfermos, por lo que "no veo cómo vamos a ofrecer vacunaciones masivas para los niños" a corto plazo, menciona a la CNBC.

Esto retrasaría también el regreso a las clases presenciales, ya que los más jóvenes tardarán más en ser vacunados, ya que su riesgo de complicaciones al contraer la enfermedad es menor y suelen ser los últimos en ser examinados para adaptar las dosis.

Otros artículos interesantes:

Este panel solar está diseñado para que funcione incluso por la noche, sin necesidad de luz

Trabajadores de Metro de Madrid alertan de que prevén un "desastre programado para septiembre" por la falta de maquinistas

17 cosas que siempre deberías comprar de marca blanca

Te recomendamos