Pasar al contenido principal

Varios estudios revelan que el efecto de las mascarillas para frenar el coronavirus sería mayor si el 100% de la población las usase

People wear face masks at Los Angeles International Airport (LAX) in Los Angeles, California on March 2, 2020.
Personas con mascarillas en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles (LAX) en Los Angeles, California, 2 de marzo, 2020. FREDERIC J. BROWN/AFP via Getty Images
  • Varios estudios subrayan lo que los expertos en salud han mantenido desde que el coronavirus se extendió por todo el mundo.
  • Las mascarillas faciales ayudan a reducir la tasa de propagación de la enfermedad altamente contagiosa.
  • Los investigadores también destacaron la importancia de medidas preventivas como el distanciamiento social, el equipo de protección personal y la mejora de la higiene.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El partidismo en la política estadounidense ha convertido la mascarilla en un arma mientras la gente sigue enfermando y muriendo por el coronavirus.

Pero un creciente número de investigaciones revela que usarlas en público puede limitar la propagación de esta enfermedad altamente contagiosa, que ya ha infectado a más de 2 millones de personas en Estados Unidos y se ha cobrado la vida de 115 mil, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Una revisión y metaanálisis financiado por la Organización Mundial de la Salud y publicado en The Lancet, una revista médica revisada por pares, examinaron datos de 172 estudios de 16 países y 6 continentes.

Sin una mascarilla, el riesgo de transmitir COVID-19 es del 17,4%. Con una mascarilla N95, ese número cae al 3,1%.

Leer más: Las grandes preguntas sobre el coronavirus que todavía no tienen respuesta

"Nuestros hallazgos continuaron apoyando las ideas no solo de que las mascarillas en general están asociadas a una gran reducción en el riesgo de infección por SARS-CoV-2, SARS-CoV y MERS-CoV, sino también que las N95 o similares podrían estar asociadas con un mayor grado de protección contra la infección viral que las mascarillas desechables o las de algodón reutilizable multicapa (12-16 capas)", han explicado los autores del estudio.

Del mismo modo, mantener entre uno y tres metros de distancia de los demás reduce la tasa de infección del 12,8% al 2,6%.

"El principal beneficio de las medidas de distanciamiento físico es prevenir la transmisión hacia adelante y, por lo tanto, reducir los resultados adversos de la infección por SARS-CoV-2. Por lo tanto, los resultados de nuestra revisión actual respaldan la implementación de una política de distanciamiento social de al menos un metro y, si es posible, 2 o más ", según expertos de la revisión.

Los médicos creen que el coronavirus generalmente se propaga a través de las gotas de tos, el habla o los estornudos de un paciente. También es posible que una persona nunca muestre síntomas y, sin embargo, transmita la enfermedad a otras con las que esté en contacto.

Personas llevando mascarilla
Personas llevando mascarilla Apu Gomes/AFP/Getty Images

La protección ocular no ha sido una recomendación estándar, como lavarse las manos regularmente, pero la revisión de The Lancet ha descubierto que usar gafas o un protector facial reduce la tasa de transmisión del 16% al 5,5%.

"El uso de una mascarilla sola no es suficiente para proporcionar un nivel adecuado de protección o control de la fuente. También se deben adoptar otras medidas a nivel personal y comunitario para suprimir la transmisión de virus respiratorios", ha explicado la OMS. "Se usen o no, el cumplimiento de la higiene de manos, el distanciamiento físico y otras medidas de prevención y control de infecciones (IPC) son necesarias para prevenir la transmisión de COVID-19 de persona a persona".

Sin embargo, las acciones del presidente Donald Trump continúan cuestionando estos hallazgos. Se niega a usar mascarilla en público e incluso ha llegado a burlarse del candidato presidencial demócrata Joe Biden por usar una.

'El control del virus basado en síntomas podría no detectar todas las infecciones'

Mientras tanto, un estudio realizado por la Oficina de Medicina de la Marina de los EEUU y los Centros de Control y Prevención de Enfermedades ha evidenciado que las medidas preventivas también redujeron la tasa de infección entre los marineros a bordo del USS Theodore Roosevelt.

La Marina informó que de una tripulación de aproximadamente 4.800 marineros, 1.273 dieron positivo en coronavirus y 382 marineros participaron en el estudio.

Los resultados indicaron que los que no usaban mascarillas experimentaron una tasa de infección del 80,8%, mientras que aquellos que sí las utilizaron tuvieron una tasa de infección del 55,8%. Las personas que no siguieron las pautas de distanciamiento social se enfermaron con una tasa del 70% frente al 54,7% de los que se mantuvieron los dos metros de distancia con los demás.

Asimismo, los marineros que usaban áreas comunes presentaron una tasa de infección del 67,5% y aquellos que evitaron esos espacios, una tasa del 53,8%.

Leer más: Así es como debes desinfectar una mascarilla higiénica reutilizable

La Marina también informó que el 18,5% de los que contrajeron el coronavirus eran asintomáticos, por lo que no se enfermaron en absoluto, pero aún eran contagiosos, mientras que otros tenían síntomas leves.

"Este estudio muestra que los adultos jóvenes y sanos con COVID-19 podrían tener síntomas leves, atípicos o no tener en absoluto; por tanto, el control del virus basado en sus síntomas podría no detectar todas las infecciones. El uso de mascarillas y otras medidas preventivas podrían mitigar la transmisión en entornos similares", ha explicado la Marina en un comunicado, según el San Diego-UnionTribune.

Estos hallazgos se hicieron eco de un estudio británico, dirigido por científicos de las universidades de Cambridge y Greenwich, que concluyó que los confinamientos por sí solos no pueden prevenir aumentos repentinos en los casos y muertes por coronavirus.

"Nuestros análisis respaldan la adopción inmediata y universal de uso de mascarillas faciales por parte de la población", ha informado Richard Stutt, quien dirigió el estudio en Cambridge, publica Reuters.

Stutt ha agregado que las mascarillas, el distanciamiento social y otras formas de contención podrían ser "una forma aceptable de manejar la pandemia y reabrir la actividad económica" a medida que las empresas compiten por desarrollar una vacuna contra COVID-19.

'Los efectos podrían haber sido aún mayores si las mascarilla se hubieran introducido antes'

The spread of the coronavirus disease (COVID-19), in Fayetteville
The spread of the coronavirus disease (COVID-19), in Fayetteville Nick Oxford/Reuters

Reuters

Este estudio apareció en una revista científica llamada Proceedings of the Royal Society A, y los autores escribieron que cuando la gente usa mascarillas todo el tiempo (no solo desde el momento en que aparecen los síntomas), el número de reproducción efectivo, valor R, puede reducirse por debajo de 1, lo que lleva a la mitigación de la propagación de la epidemia.

El valor R indica cómo de contagiosa es una enfermedad infecciosa. Un valor R superior a 1 puede desencadenar el crecimiento exponencial de un virus, según Reuters. En el caso del coronavirus, los estudios hasta ahora sugieren que, en promedio, los pacientes infectan a 2 personas y media más.

Por lo tanto, según el estudio, "el uso de mascarillas por parte del público podría reducir significativamente la tasa de propagación de COVID-19, prevenir nuevas oleadas de enfermedades y permitir confinamientos menos estrictos. El efecto es mayor cuando el 100% de la población usa mascarilla".

Otra investigación publicada por el Instituto, sin fines de lucro, de Economía Laboral (IZA) realizó un análisis en la ciudad alemana de Jena y llegó a conclusiones similares sobre la eficacia de las coberturas faciales.

Leer más: Cómo evitar que se empañen las gafas mientras usas una mascarilla frente al coronavirus

"Después de que se introdujeran las mascarillas el pasado 6 de abril de 2020, el número de nuevas infecciones cayó casi a cero", escribieron los autores, y agregaron que los revestimientos faciales fueron más útiles para frenar la tasa de infección entre las personas que tenían más de 60 años.

"Creemos que la reducción en las tasas de crecimiento de las infecciones en un 40% y 60% es nuestra mejor estimación de los efectos de las mascarillas, pero también debemos enfatizar que estos porcentajes son todavía algo bajos", han añadido.

El estudio hace especial énfasis en que las mascarillas podrían haber tenido un impacto más significativo si se hubieran utilizado antes y de manera más amplia. No fue hasta finales de abril cuando todos los estados federales alemanes hicieron obligatorio su uso.

"Las tasas de crecimiento diario en el número de infecciones cuando se introdujeron fue de alrededor del 2 al 3%", explican los autores del estudio. "Estas son tasas de crecimiento muy bajas en comparación con los primeros días de la epidemia en Alemania, donde las tasas de crecimiento diarias superaban el 50%. Por lo tanto, se podría concluir que los efectos podrían haber sido aún mayores si se hubieran implantado mascarillas antes".

Y además