Pasar al contenido principal

Este instituto tiene demasiados alumnos con un 10 en Selectividad, así que las matrículas de honor se dejan en manos del azar

Estudiantes en Selectividad
Reuters
  • Los centros educativos Cristo del Socorro y Profesor Hernández Pacheco han sorteado las matrículas de honor entre varios de sus alumnos.
  • El número de alumnos con posibilidades de optar a este reconocimiento crece cada año al igual que el de estudiantes que no reciben su matrícula debido a la legislación educativa vigente.
  • Los padres y madres de los alumnos han expresado su enfado contra las normas actuales a las correspondientes instituciones educativas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un sorteo es lo que ha decidido qué alumnos de los centros educativos Cristo del Socorro, en Asturias, y Profesor Hernández Pacheco, en Cáceres, que habían empatado en bachillerato con un 10, obtengan o no matrícula de honor.

La legislación española permite otorgar este reconocimiento a uno de cada veinte alumnos matriculados en bachillerato y cuyo premio en algunas comunidades consta de una primera matrícula universitaria gratuita.

Esto supone un problema cada vez mayor ya que más alumnos son aptos para ser reconocidos. "Los centros deberían establecer criterios claros para abordar este problema", afirman fuentes de la inspección educativa en Madrid a El País. Son pocos los casos en los que las respectivas conserjerías de educación establecen normas para regular esta cuestión. Los centros educativos se ven obligados a actuar por sí mismos, como es el caso de Castilla-La Mancha, donde si el empate continúa se termina concediendo la matrícula a todos los estudiantes que optan a esta. En Andalucía, en caso de empate se revisan las notas del primer curso de bachillerato y de seguir este se pueden revisar las notas de secundaria.

Leer más: Las carreras universitarias tienen fecha de caducidad, según este experto en transformación digital

El director del Instituto Profesor Hernández Pacheco, donde hubo siete alumnos empatados, explicó durante la recogida de notas la imposibilidad de poder otorgar a todos los alumnos la matrícula de honor. Tan solo cuatro de ellos podrían recibirla tal y como la Administración permite. "Tras largos debates para deshacer el empate, la única opción que se nos ocurrió fue el sorteo", explica Felipe Fernández, director del instituto a El País. El sorteo se hizo a la vieja usanza, escribiendo los nombres de los siete alumnos en unos papeles y sacándolos al azar de un sombrero. "Insistí en ser yo quien sacara el nombre de los cuatro galardonados, para que los alumnos que se quedaban sin matrícula, si se enfadaban con alguien, fuera conmigo", explica Fernández.

Los padres y madres de aquellos alumnos que no recibieron la matrícula no se han quedado de brazos cruzados y han expresado su disconformidad ante la situación. Es el caso del padre de una de las estudiantes del IES Profesor Hernández Pacheco, que ha escrito una carta a la Delegación Provincial de Cáceres para quejarse del problema. Su hija, que ha participado en la Selectividad, ha sacado una nota de 13,875 de 14.

Ninguna de las cuatro alumnas que optaban a la matrícula en el Instituto asturiano Cristo del Socorro acudió al sorteo que se realizó a puertas abiertas para alumnos y docentes en la sala de profesores. "Fue un acto de protesta porque no nos parecía justo", comenta Virginia Fernández, una de las ganadoras. Ella junto a la otra joven que ganó el sorteo, Carmen Vigil, escribieron una carta a la Conserjería de Educación de Asturias para renunciar a la matrícula. Sin embargo, afirman no haber obtenido respuesta y creen que no ha tenido la repercusión esperada dado que la matrícula ha aparecido igualmente en sus boletines de notas.

Leer más: Del sistema de Casas a lo Harry Potter a prácticas en grandes empresas: así son 11 de los colegios más caros y exclusivos de España

Los directores de ambos centros han solicitado el derecho de poder entregar las matrículas a todas aquellas personas que lo merecen sin importar el número de alumnos que opten a ellas. "Al tener 39 alumnos en bachillerato, la conserjería solo nos permitía entregar dos matrículas, pero solicitamos dar las cuatro porque creíamos que todas lo merecían, pero no nos dejaron", aclara María Antonia González, directoral del IES Cristo del Socorro.

Carmen Ruiz, una de las dos alumnas del Cristo del Socorro que se quedó sin el reconocimiento quería estudiar Filología Hispánica en la Universidad de Salamanca al no tener que pagar el primer año de carrera, pero debido a este problema, se ha visto empujada a realizar sus estudios en la Universidad de Oviedo.

Y además