Pasar al contenido principal

20 años después del estreno de Matrix muchos científicos y filósofos aún piensan que estamos viviendo en una realidad simulada

Matrix cumple 20 años.
En 'The Matrix' Neo se da cuenta de que puede doblar la simulación en la que vive. Warner Bros
  • Matrix acaba de celebrar su 20 aniversario este pasado mes de marzo.
  • La película se centra en el concepto filosófico de que nuestra realidad puede no ser real. El protagonista de la película descubre que su mundo es una gran simulación dirigida por una inteligencia artificial hiperinteligente.
  • Desde que se estrenó Matrix, muchos científicos y filósofos han discutido la validez de las afirmaciones de la película.
  • Nick Bostrum —un filósofo de Oxford cuyas ideas han sido repetidas por Elon Musk— ha argumentado que es muy probable que todos en la Tierra estemos viviendo en una realidad simulada.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando la película Matrix se estrenó hace 20 años (sí, llegó por primera vez a los cines en marzo de 1999), muchos espectadores consideraron su premisa entretenida pero totalmente imposible.

El protagonista de la película, Neo, descubre que su realidad no es realmente real. En su lugar, el mundo de Neo es una enorme simulación orquestada por una inteligencia artificial ultraevolucionada que recopila seres humanos para su energía.

Si bien la visión de los robots como jefes supremos probablemente parezca para muchas de las personas una exageración, la idea de que estamos viviendo en una realidad simulada es totalmente plausible, y según algunos filósofos, incluso probable.

A pesar de que las excentricidades de Neo esquivando balas y desafiando a la gravedad puedan parecer ahora pasadas de moda para los espectadores, los conceptos presentados en Matrix siguen estando vigentes. Aquí recogemos por qué algunos científicos piensan que estamos viviendo en una realidad simulada.

Las probabilidades de que vivamos en la realidad son de mil millones a uno, dicen algunos expertos

En 2001, Nick Bostrom, un filósofo de la Universidad de Oxford, hizo circular el primer borrador de un documento que sugería que un superordenador altamente avanzado —con una masa del orden de un planeta—  sería capaz de ejecutar una simulación a escala humana. (Bostrum le explicó a Vulture que no había visto The Matrix antes de publicar su paper).

Bostrom ha afirmado que esta computadora sería capaz de hacer 1042 cálculos por segundo, y podría simular toda la historia de la humanidad (incluidos todos nuestros pensamientos, sentimientos y recuerdos) usando menos de una millonésima parte de su poder de procesamiento por solo un segundo .

Por esta lógica, toda la humanidad y nuestro universo físico al completo son solo unos cuantos datos almacenados en el disco duro de un enorme superordenador.

Concluye: "Es casi seguro que somos personajes que vivimos en una simulación por ordenador".

Unos 15 años después Elon Musk, —el fundador de Tesla y SpaceX— se hizo eco de las ideas de Bostrum. Musk dijo en una conferencia de Recode en 2016 que piensa que "las probabilidades de que estemos en una realidad auténtica son de una entre miles de millones".

Elon Musk comparte la teoría de que vivimos en una simulación.
Elon Musk durante su anuncio de que el multimillonario japonés Yusaku Maezawa será el primer pasajero privado en volar alrededor de la luna a bordo de una nave espacial SpaceX, el 17 de septiembre de 2018. David McNew/AFP/Getty Images

Hoy Bostrum sigue pensando y hablando sobre la tensa relación entre humanos y ordenadores. En una charla TED organizada este año presentó la aterradora idea de que la humanidad podría destruirse con una tecnología de nuestra propia creación. 

Bostrom continúa sugiriendo que la forma de salvarnos de nosotros mismos es simple: vigilancia masiva utilizando la IA.

Leer más: Un filósofo de Oxford, que ha inspirado a Elon Musk, cree que la vigilancia a gran escala podría ser la única forma de salvar a la humanidad de su destrucción

Un científico argumenta que nuestra realidad es similar a un videojuego multijugador gigante 

Rizwan Virk, científico informático y autor del nuevo libro The Simulation Hypothesis (La hipótesis de la simulación), contaba al medio estadounidense Vox que también piensa que "hay muchas posibilidades de que, de hecho, vivamos en una simulación".

Virk se lo imagina como "el videojuego de la vida", al que llama "la Gran Simulación".

"Puedes considerarlo como un videojuego de alta resolución en el que todos somos personajes", le ha explicado a Vox.

Virk, que también es diseñador de videojuegos, sostiene que el universo simulado de videojuego en el que podríamos estar viviendo — el cual no es distinguible de la realidad para nosotros— es mucho más sofisticado que los videojuegos online para varios jugadores que los humanos han creado, como World de Warcraft o Fortnite.

Matrix cumple 20 años.
World of Warcraft, producido por Blizzard Entertainment. Blizzard

Virk ha reconocido, por supuesto, que nadie puede estar al 100% convencido de que estemos viviendo en una simulación, pero asegura que "hay muchas evidencias que apuntan en esa dirección".

Algunos investigadores intentan poner a prueba la teoría de Bostrum

Desde que el artículo de Bostrum fue publicado, algunos académicos han estado tratando de probar la idea de que la humanidad está viviendo en una realidad simulada.

En 2017, un estudio en la revista Science Advances argumentaba que un tipo de simulación limitada no podría funcionar debido a problemas de hardware. Básicamente, los autores del estudio dijeron que los ordenadores convencionales no tienen suficiente memoria para simular ciertos escenarios en nuestras vidas y almacenar la información.

Un grupo de físicos también trató de abordar estas cuestiones mediante el estudio de los rayos cósmicos. Los físicos simulan el espacio y las partículas subatómicas en él, utilizando coordenadas en una cuadrícula. Así, el físico nuclear Silas Beane y algunos compañeros sugirieron en un artículo de 2014 que quizás la enorme simulación en la que podríamos estar viviendo usaría ese mismo sistema de coordenadas.

Su lógica era que si ciertas partículas —como los rayos cósmicos de alta energía— siempre exhiben un nivel máximo de energía (que, según parece, lo hacen), entonces las restricciones en su comportamiento podrían deberse a la cuadrícula subyacente de la simulación.

"Siempre queda la posibilidad para los simulados de descubrir a los simuladores", resumieron los autores en el artículo.

Pero quizá nunca sepamos la respuesta

Muchos científicos argumentan, sin embargo, que nunca podremos averiguar si estamos viviendo en una realidad simulada o no.

Marcelo Gleiser, físico y filósofo en el Dartmouth College, explicó a New Scientist que tratar de responder a la pregunta de Bostrum basándonos en nuestro conocimiento actual y nuestras capacidades tecnológicas es bastante inútil.

En otras palabras: si realmente estuviéramos viviendo en una simulación, los científicos no tendrían ninguna idea acerca de las leyes de la física en el "mundo real" exterior. Tampoco sabrían qué tipos de cálculos serían posibles fuera de los límites de nuestra simulación, dijo Gleiser.

Entonces, todo lo que creemos saber sobre lo que es posible en términos de poder de computación o leyes de la física podrían ser otro aspecto de la simulación.

Beane ha expresado un escepticismo similar.

"Si realmente estamos en una realidad simulada, entonces sería una posibilidad lógica que lo que estamos midiendo no sean realmente las leyes de la naturaleza, sean una especie de intento de algún tipo de ley artificial que los simuladores nos han colocado", dexpuso a la revista Discover.

Bostrum, sin embargo, sigue convencido de su teoría de que lo más probable es que estemos en una simulación.

"A nivel meta no he visto objeciones convincentes ni intentos de refutación", resumió a Vulture. "Así que la ausencia de eso también, supongo, refuerza mi confianza en que el razonamiento es correcto"