Pasar al contenido principal

Entrevista: El fundador del Foro Económico Mundial comparte lo que considera que es la mayor amenaza para la economía mundial

Klaus Schwab en una reunión del World Economic Forum en 2011.
Klaus Schwab en una reunión del World Economic Forum en 2011.

World Economic Forum

  • El economista Klaus Schwab es el fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial que organiza su encuentro anual en Davos, Suiza, del 22 al 25 de enero de 2019. 
  • Business Insider ha entrevistado a Klus Schawb para hablar de su percepción sobre el futuro de la economía.
  • Schwab explica que la temática de este año del Foro será "Globalización 4.0.: Adaptando una nueva arquitectura a la Cuarta Revolución Industrial". 
  • Cuando se le pregunta si actualmente existe una tendencia hacia la desglobalización asegura que no, "tenemos que diferenciar entre la globalización, que es un hecho, y el globalismo". 
  • Considera que la mayor amenaza para la estabilizad económica son los desequilibrio en el mundo. 
  • Schwab asegura que cree que las desigualdades comerciales son un problema. No es un abogado incondicional del libre comercio, que tiene en buen consideración pero solo si es equilibrado.  

Klaus Schwab es el fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial. Schwab nació en 1938 en Ravensburg, Alemania, y es ingeniero y economista de formación. En 1971 fundó el Foro Económico Mundial como una organización sin ánimo de lucro. 

El foro económico mundial es una organización para potenciar la colaboración público-privada. "El Foro involucra a los líderes políticos, empresariales y otros líderes de la sociedad para dar forma a las agendas globales, regionales y de la industria", según señala la propia institución en su página web.

"Es independiente, imparcial y no está atado a ningún interés especial. El Foro se esfuerza en todos sus esfuerzos por demostrar el espíritu empresarial en el interés público global, al tiempo que mantiene los más altos estándares de gobierno. La integridad moral e intelectual está en el corazón de todo lo que hace", añaden. 

El foro se reúne anualmente en la ciudad suiza de Davos donde se dan cita tanto presidentes de países, como altos ejecutivos o representantes de organismos internacionales para debatir sobre la situación económica actual. 

Más allá de su papel como fundador del foro, Schwab tiene una dilatada trayectoria como economista tanto como profesor como escritor. Sus últimos libros publicados son La Cuarta Revolución Industrial (2016)Conformando la Cuarta Revolución Industrial (2018). 

Sara Silverstein: El tema sobre el que girará el Foro de Davos de 2019 es la Globalización y la organización de la nueva ola de Globalización que es la revolución industrial, la cuarta revolución industrial, sobre la que usted ha escrito un libro. ¿Puede contarme lo que conforma la cuarta revolución industrial? 

Klaus Schwab: Estamos viviendo un tiempo de múltiples innovaciones tecnológicas. Solo por mencionar algunas podemos hablar de la inteligencia artificial, blockchain, y puedes seguir añadiendo y añadiendo aquellas tecnológias que juntas transformarán el mundo, no solo los modelos de negocio, sino también las economías, la sociedad, la política y todo lo demás. Así que cuando hablamos sobre la globalización 4.0., a lo que queremos referirnos es a la arquitectura global que es necesario en este nuevo contexto de cuarta revolución industrial. 

Silverstein: ¿Y cuáles son los problema con la última ola de la globalización?

Schwab: Ya hemos visto por el momento bastantes problemas como la desigualdad, las guerra comerciales y podría seguir y seguir. El peligro es que mientras lidiamos con estos problemas, tenemos que enfrentarnos a otros problemas con políticas hechas a base de remiendos. Tratamos de encontrar soluciones simples para problemas complejos. No se hace frente al problema en su entera complejidad. 

Silverstein: Ese no es un tema nuevo. Usted escribió sobre eso en 1996 en la reacción contra la globalización. ¿Así que soluciones podemos adoptar ahora para que lo hagamos mejor esta vez?

Schwab: No lo sabemos realmente. Sabemos, por ejemplo, que la primera revolución industrial tenía una inclinación hacia favorecer la innovación, para favorecer el capital en detrimento del trabajo. Así que tenemos que pensar como crear un mejor equilibrio, por ejemplo, mediante nuevos sistemas fiscales, con incentivos, y particularmente mediante la educación preparando a las personas para tener habilidades que se necesitarán mañana. 

Silverstein: ¿Y considera que el blockchain supondrá una gran parte de eso? 

Schwab: No lo sabemos todavía. Todavía no se ha dicho la última palabra. Sabemos que está muy de moda pero tengo mis dudas al respecto en varios aspectos. 

Silverstein: ¿Hay otras tecnologías que nos podrán dar lecciones sobre los desequilibrios económicos? 

"The Fourth Industrial Revolution" by Klaus Schwab.
"The Fourth Industrial Revolution" by Klaus Schwab. Amazon Amazon

Schwab: Por supuesto, si observas las nuevas posibilidades en comunicaciones combinadas con la inteligencia artificial, solo tienes que pensar en las nuevas vías que se abren en la educación. Así podemos dar acceso al mejor conocimiento, la mejor formación, a personas que estén en cualquier lugar del extremo más alejado en un rincón de Africa, por ejemplo. Así que estas tecnologías podrían ayudarnos a cerrar la brecha, estas tecnologías también podrían hacer más grandes las diferencias si no se toman medidas hoy. Esa es la idea para tratar en Davos. 

Silverstein: Estamos hablando de que en la próxima ola parece existir una tendencia a la baja en lo que respecta a la desglobalización. ¿Cuál es la razón de esto? 

Schwab: Rechazaría ese razonamiento. Creo que tenemos que hacer una diferencia entre globalización, que es un hecho, y globalismo. 

Déjeme comenzar primero con la globalización. Considero que el mundo del mañana estará incluso más integrado globalmente porque nos estamos moviendo hacia un mundo mucho más digital y un mundo más rico, y los flujos digitales no conocen las fronteras. No tiene que cruzar fronteras, así que hablamos de una integración global.  

El globalismo es algo diferente. Globalismo se refiere a que todas nuestras políticas deberían estar sujetas a las llamadas fuerzas neoliberales de los mercados globales y aquí, creo que la experiencia que hemos visto es que, por supuesto, tenemos que tener un mundo multilateral basado en reglas abiertas, pero también tenemos asegurarnos de no destruir la coherencia social nacional porque la coherencia social nacional es un requisito previo para las democracias.

Silverstein: Cuáles piensa que son las mayores amenazas para la estabilidad mundial actualmente? 

Schwab: Considero que son los desequilibrios y no solamente los que existen en el sector del comercio. Tenemos desequilibrios, por ejemplo, en el sistema financiero. Tenemos desequilibrios también relacionadas con el progreso tecnológico y podríamos seguir y seguir. Y un sistema, y la globalización es un sistema, es un sistema global para prepararse juntos para el futuro. Tenemos que afrontar estos desequilibrios. En particular, debemos abordar el desequilibrio de, digamos, la brecha social, la desigualdad.

Silverstein: Y usted ha mencionado los desequilibrios comerciales. ¿Son los desequilibrios comerciales un problema? 

Schwab: Sí, son un problema. No como tal, pero si las balanzas comerciales alcanzan una dimensión que tensiona el sistema y crea, digamos, riesgos entonces considero que tenemos que reequilibrar la situación, y es es la cuestión de las guerras comerciales en este momento.

Silverstein: Y está ocurriendo, ¿nos estamos moviendo hacia la dirección correcta para reequilibrarlo con lo que está ocurriendo ahora?

Schwab: No, veremos. En economía, a veces tienes tienes la noción de innovación disruptiva. Y veo en algunos países un elemento de innovación disruptiva y vemos mucha ruptura. Todavía no vemos la innovación. ¿Cómo reemplazamos, digamos, un sistema que genera desigualdades por un sistema del que realmente todos se beneficien y donde se produzca un correcto intercambio de bienes globales, no solo de cosas físicas sino también considero la propiedad intelectual, estoy pensando en el comercio electrónico y otros temas similares. Tenemos que integrar el comercio mucho más en el sistema global. 

Sé que no soy un defensor incondicional del libre comercio porque si observas lo que ocurre ahora en muchos países, lo que vemos es una rebelión de aquellos que hemos dejado detrás. 

Mira lo que ha ocurrido en las elecciones de México. Mira lo que ha ocurrido en las elecciones de Brasil. Por supuesto, es un ideología diferente la que al final ha llegado al gobierno pero ambos han sido aupados en gran medida por aquellas partes de la población que han sido dejadas atrás en el proceso de la globalización. Así que tenemos que encontrar el equilibrio entre mantener un mundo abierto y por otro lado, mantener nuestros contratos nacionales y asegurarnos que mantenemos la cohesión social dentro del país. 

Silverstein: Pero, ¿cómo hacemos eso? 

Schwab: Considero que no son necesarias medidas correctivas. Son necesarias medidas proactivas, por ejemplo, educación para dar igualdad de oportunidades en la vida laboral, teniendo una alta paridad de género, todos estos temas contribuirán a crear una cohesión social más fuerte. 

Silverstein: Y si todas estas condiciones se cumplen, entonces el libre comercio es maravilloso. 

Schwab: Sí, entonces el libre comercio es maravilloso pero puede haber algunas preocupaciones, por ejemplo, en Europa la preocupación es que se socava el tejido cultural de los diferentes países. Así que no solo tienes que analizar la dimensión social, también tienes que observar la dimensión cultural porque esta es la que determina la identidad de algunas personas. 

Esta es la razón por la que las migraciones son un tema tan delicado porque la gente no solo siente que les quitan los empleos. Ellos siente que les arrebatan su identidad cultural. 

Te puede interesar