Pasar al contenido principal

Los mayores fraudes financieros de todos los tiempos

Fraude financiero
GettyImages
  • El fraude financiero es un delito importante que habitualmente conlleva una dura condena y multa a los involucrados.
  • Enron, Cendant y WorldCom son ejemplos de compañías gigantes destruidas por el fraude y el escándalo.
  • Otros casos incluyen a defraudadores tratando de vender la Torre Eiffel o el Puente de Brooklyn.

El fraude financiero es un delito de cuello blanco que habitualmente implica una pena muy dura y una multa, y los detalles de los hechos pueden superar a la ficción.

Recientemente, algunos casos de fraude -o supuesto fraude- han acaparado titulares. En abril, Wells Fargo fue multada con 1.000 millones de dólares por abusos en préstamos. Elizabeth Holmes fundó Theranos a los 19, aunque su éxito frenó en seco cuando fue acusada de "fraude masivo" en marzo.

El fraude financiero no es nuevo, y el alcance del delito puede variar mucho. En algunos casos, se han perdido miles de millones y las compañías han terminado en quiebra. La mayoría de los casos tiene al menos una persona, aunque normalmente es un grupo de delincuentes el que va a prisión.

Otros casos han implicado documentos falsificados, mientras que otros se centran en intentos de venta de un objeto que nadie posee. Los timos piramidales también son frecuentes. Incluso el Bitcoin ha sido una fuente de fraude.

Desde escándalos corporativos hasta falsificaciones en masa o esquemas piramidales. Continúa leyendo para conocer los fraudes más importantes y caros de todos los tiempos.

Wells Fargo

El libro de este supuesto fraude aún está siendo escrito. En primer lugar, este importante banco estadounidense fue pillado con millones de cuentas falsas creadas por empleados que trataban de alcanzar los objetivos haciéndose cuentas unos a otros.

Ahora, Wells Fargo es acusada de manejar de forma inapropiada los casos de fraude, ya que directamente cerró las cuentas en lugar de investigarlas, como manda la ley.

El bancó acordó con los reguladores pagar una multa de 1.000 millones a dividir entre el Comité de Protección del Cliente Financiero y el Controlador de la Divisa.

Theranos

Elizabeth Holmes prometió cambiar el mundo de la medicina con nueva tecnología, atrayendo a inversores como Henry Kissinger y James Mattis, además de logrando un acuerdo con Walgreen's. Holmes hizo demostraciones con tecnología de otras empresas diciendo que era todo obra de Theranos.

La SEC estadounidense acusó a Holmes de mentir para acaparar 700 millones de inversión para Theranos. Holmes cerró un acuerdo y pagó 500.0000 dólares de multa, entregó 19 millones en acciones y aceptó no ejercer cargos en ninguna empresa pública en 10 años.

Kirbyjon Caldwell y Greg Smith

La SEC acusó recientemente el pastor residente en Houston Kirbyjon Caldwell y al autodescrito como planificador financiero Greg Smith de crear un esquema para engañar a gente inocente. El objetivo era hacerles invertir en antiguos bonos del tesoro chino sin valor alguno con la promesa de obtener muchos beneficios. 29 inversores, casi todos gente mayor, fueron engañados por valor de 3,4 millones de dólares.

En un comunicado de prensa de DOJ se comunica que cada acusado puede enfrentarse a penas de hasta 30 años en la cárcel y multas de 1 millón, además de cinco años de libertad vigilada, entre otras medidas.

Charles Ponzi

Fraudes
Wikimedia

Este inmigrante de origen italiano en EEUU originó tal escándalo en torno a sus delitos que cualquier fraude piramidal lleva su nombre. Desde 1918 hasta 1920, Ponzi desarrolló un esquema internacional a gran escala en relación a sellos de respuesta internacional por correo.

Llegado un punto, Ponzi ganaba 250.000 dólares diarios en el Boston posterior a la Segunda Guerra Mundial, aunque acabó debiendo 7 millones y siendo acusado de tener 86 cuentas de correo fraudulentas.

Enron

Esta compañía eléctrica de Houston sufrió un sonado colapso en 2001, tras una fusión fallida. Hasta aquel momento fue la mayor bancarrota declarada nunca en EEUU. Enton cometió un fraude al sobreestimar sus beneficios. Muchos ejecutivos fueron declarados culpable de varios delitos, desde obstrucción a la justicia hasta blanqueo de dinero.

Bernie Madoff

Madoff está cumpliendo actualmente una pena de 150 años en la cárcel por fraude. Era un respetado inversor hasta que se supo que trabajaba siguiendo el modelo de Ponzi, con pérdidas de hasta 65.000 millones para sus inversores.

Madoff fue entregado a las autoridades por sus dos hijos en 2008.

Cendant

La empresa especializada en contabilidad Arthur Andersen -más tarde implicada en el escándalo de Enron- encontró irregularidades durante una auditoría a Cendant.

La nueva compañía, formada tras la fusión en 1998 entre CUC International y Hospitality Franchise Services (HFS) fue descubierta porque CUC sobreestimó los ingresos en más de 500 millones durante tres años. Tras la acusación de la SEC, muchos ejecutivos fueron declarados culpables de fraude o de falsos informes.

Tras este hecho, la compañía se dividió en varias, como Avis, Century 21, Orbitz y Ramada.

Frank Abergnale Jr.

 

Fraudes
Dreamworks vía YouTube

La historia del estafador profesional Abagnale es tan fascinante que fue contada en la película "Atrápame si puedes", protagonizada por Leonardo DiCaprio en 2002. Este famoso delincuente se hizo pasar por piloto, doctor y profesor a pesar de tener cero experiencia en esos campos.

Abagnale también es un experto falsificador de cheques, pasaportes y otros documentos.

Jordan Belfort

Once años después de dar vida en el cine a Abagnale, DiCaprio se puso en la piel de otro estafador en "El lobo del Wall Street". El avaricioso Jordan Belfort pasó 22 meses en la cárcel por fraude en valores de bolsa y blanqueo de dinero. Actualmente trabaja para pagar a los inversores estafados.

El caso del collar de diamantes

En la Francia prerrevolucionaria, los joyeros Boehmer y Bassenge trataton de vender un collar de diamantes al rey Luis XVI para Maria Antonieta. Aunque el rey lo rechazó, la condesa de La Motte lo compró en 1785 para supuestamente regalárselo a la reina.

Un prestigioso cardenal pagó supuestamente en propiedades en lugar de la condesa, aunque los joyeros nunca recibieron nada. Cuando la cuestión llegó a oídos de Maria Antonieta -que no estaba al tanto de la compra- la condesa ya había vendido el collar por piezas en Londres.

El incidente fue un hecho de agitación durante la Revolución Francesa, que ayudó a derrocar a los monarcas. La condesa escapó de la cárcel, pero murió de las heridas ocasionadas al precipitarse por la ventana tratando de escapar a los cobradores de deudas.

WorldCom

Arthur Andersen se vio de nuevo envuelta en un caso de fraude cuando sus empleados descubrieron que las prácticas contables de WorldCom no eran aceptables. Esta compañía de telecomunicaciones utilizó transferencias internas y falsos gastos operativos para ocultar sus crecientes beneficios.

WorldCom comunicó su bancarrota en 2002 y el CEO y el director financiero fueron a prisión por mentir acerca de miles de millones en otro caso de fraude financiero corporativo.

Columbia/HCA Medicare

Fraudes
Un agente del FBI saca una caja de documentos del Hospital de Columbia. Mark Humphrey/AP

The Hospital Corporation of America y Columbia Healthcare Corp se fusionaron en 1994 para formar una compañía con 192 hospitales. El FBI y el IRS asaltaron las oficinas de Columbia/HCA en 1997, descubriendo indicios de fraude en Medicare. La compañía acordó pagar 1.740 millones de dólares y obligó al CEO, Rick Scott -ahora gobernador de Florida- a dimitir.

Charles Keating

Keating compró Lincoln Savings and Loan, que se beneficiaba de una regulación muy laxa en cuanto a inversiones bancarias. En 1989, los investigadores federales bucearon en esta compañía financiera y originaron el escándalo de los ahorros y préstamos. Los inversores y contribuyentes perdieron 3.000 millones porque Keating compró bonos de alto riesgo e inapropiadamente se transfirió dinero a sí mismo.

Cinco senadores, incluidos John McCain y John Glenn, intervinieron para defender a Keating. El grupo de legisladores conocido como Los Keating Five se equivocó, pero no se enfrentó a consecuencias legales.

Los diarios de Hitler

La revista alemana Stern compró 60 volúmenes de falsos diarios de Adolf Hitler por 9,3 millones de marcos (3,7 millones de dólares) en 1983.

En sólo dos semanas los diarios fueron desenmascarados como falsos.

Los diarios fueron supuestamente perdidos en un accidente de avión en 1945 (que ocurrió en realidad) y algunos periodistas junto con el coleccionista de objetos nazis Gerd Heidemann dijeron haber encontrado los documentos.

Heidemann en realidad los había comprado a Konrad Kujau, quien, a pesar de errores obvios en sus falsificaciones, siempre conseguía pasar documentos como legítimos.

Los diarios falsificados incluidan una obra de ópera escrita por Hitler y un tercer volumen de "Mi lucha". Lo dos fueron a la cárcel, aunque aún deben algo de dinero.

Fraude de ZZZZ Best

En chaval de 15 años llamado Barry Minkow creó una compañía de limpieza de alfombras en los 80 en Los Ángeles. A los 21, Minkow fue pillado retirando 3 millones desde las cuentas de ZZZZ Best a sus cuentas personales, además de desviando hasta 18 millones a una firma asociada.

Después de ser condenado a 25 años de cárcel por los 57 cargos de fraude y crimen organizado, Minkow se convirtió al cristianismo evangélico. Se hizo pastor e investigador antifraude y abandonó la cárcel en 1995.

Fue de nuevo encacerlado por cinco años después de cometer fraude con ventas en corto. En prisión, Minkow fue condenado a otros cinco años por robar 3 millones a miembros de la iglesia en la que era pastor.

James Paul Lewis Jr.

Fraudes
Pat Sullivan/AP

Lewis costó a sus víctimas al menos 50 millones en un timo piramidal de 400 millones. Comenzó cuando recaudó dinero de la iglesia de los Mormones y se extendió pronto a otras áreas.

Lewis prometió unos beneficios anuales del 18 o el 40% -dependiendo de cuál valor falso eligieran-, aunque el dinero fue a casas de lujo y coches.

Cuando Lewis sí que se dedicó a las finanzas, perdió 22 millones en intercambio de divisas a lo largo de siete años, hasta que le pillaron en 2003. Este nativo de San Diego -atrapado por Barry Minkow- fue condenado a 30 años de cárcel.

Victor Lustig

El conde Victor Lustig en realidad no era conde, sino que se trataba de uno de sus muchos títulos falsos. Sus alias eran tantos que es difícil conocer su auténtico nombre, identidad y pasado.

En su delito más famoso, Lustig de mudó al París de 1925. Allí convenció a la gente de la industria de la chatarra de que era miembro del gobierno francés, y logró vender dos veces la Torre Eiffel, que según él tenía que ser desmontada.

De vuelta a Estados Unidos, Lustig continuó falsificando cheques e identidades hasta que fue atrapado y enviado a Alcatraz en 1935.

Bitcoin Savings And Trust

Los crímenes relacionados con las criptomonedas comenzaron antes del despegue del mercado a finales de 2017. Trendon Shavers se declaró culpable por fraude al operar el primer timo piramidal en Bitcoins.

EN 2012, Shavers compró 146.000 bitcoins a través de Bitcoins Savings And Trust, algo que costó a los inversores 1,2 millones de dólares.

Matthew Harriton y Joseph Meli

Las entradas para el show de Broadway "Hamilton" son difíciles de conseguir, como puedes saber preguntando a 138 inversores, incluido el millonario Michael Dell, estafados por Harriton y Meli.

El dúo neoyorquinó fue acusado por la SEC de recaudar dinero a cambio de entradas para Broadway, para shows como "Hamilton" y conciertos de estrellas como Adele, Metallica y Paul McCartney.

Planeaban comprar entradas y venderlas a precios más altos, aunque cuando no podían comprarlas, simplemente buscaban más inversores para pagar a los anteriores, creando un timo piramidal.

George C. Parker

Fraudes
Reuters/Jim Bourg

"Tengo un puente que venderte" puede sonar como un comentario sarcástico, pero la frase tiene su raíz histórica en los trucos puestos en práctica por George C. Parker y otros muchos que trataron de vender el Puente de Brooklyn.

Nigún estafador está tan relacionado con estos intentos de vender el Puente de Brooklyn como Parket, que comenzó sus tanteos en cuanto estuvo terminado en 1883, llegando a falsificar documentos para probar ser el propietario. Parker también vendió otros lugares de Nueva York, como el Museo de Arte Metropolitano, la Estatua de la Libertad y la Tumba del General Grant.

Te puede interesar