La mayoría de las personas que dudan terminará vacunándose contra el COVID-19, según un Premio Nobel que ha estudiado el escepticismo contra las vacunas

Dr. Abhijit Banerjee on November 16, 2012 in New Delhi, India. Banerjee was awarded the Nobel Prize in economics in 2019 along with his wife Esther Duflo and Harvard professor Michael Kremer for their research on how to alleviate poverty, which has
Dr. Abhijit Banerjee on November 16, 2012 in New Delhi, India. Banerjee was awarded the Nobel Prize in economics in 2019 along with his wife Esther Duflo and Harvard professor Michael Kremer for their research on how to alleviate poverty, which has

Arijit Sen/Hindustan Times via Getty Images

  • El premio Nobel Abhijit Banerjee ha estudiado lo que motiva a las personas que no quieren vacunarse a cambiar de opinión. 
  • Ha descubierto que la mayoría de la gente no tiene "fuertes opiniones ideológicas", sino que solo necesitan algo de tiempo para sentirse cómodos con las nuevas vacunas, y para escuchar los beneficios de personas que conocen y en las que confían.
  • "Mi preocupación, en realidad, es que la gente eventualmente será convencida de ponerse la primera dosis, pero luego pensarán que son inmunes y olvidarán ponerse la segunda dosis", explica Banerjee a Insider.
  • Piensa que tarjetas de regalo de 10 dólares, o billetes de lotería, podrían ayudar a la gente a recordar volver para la dosis número dos. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El premio Nobel Abhijit Banerjee ha escuchado todos los números poco optimistas de las encuestas que sugieren que aproximadamente un tercio de los estadounidenses no se pondría la vacuna contra el COVID-19.

Pero sigue convencido de que no hay razón para el pánico o para preocuparse de que el país no alcance la inmunidad de grupo. 

Banerjee, que ganó el Premio Nobel de Economía en 2019, junto con su esposa Esther Duflo y su colega Michael Kremer, fue pionero en un tipo de experimento más preciso y útil, que ha revolucionado el campo de la economía, estudiando lo que realmente funciona, cuando se trata de ayudar a la gente a salir de la pobreza. Sus métodos, que a menudo abordan cuestiones relacionadas con la educación y la salud, se han aplicado incluso a campañas de vacunación, con algunos resultados reveladores. 

Banerjee dice que su propia investigación, junto con otros hallazgos convincentes de todo el mundo, son los que le dan motivos para no preocuparse por el poco interés por las vacunas contra el COVID-19 en este momento. No cree que ninguna opinión ideológica fuerte y dura en contra de las vacunas sea lo que está impulsando la vacilación.

"Todo el asunto es nuevo, y eso es tanto la promesa como la fuente de cierto temor", explica a Business Insider, subrayando que algo de escepticismo frente a las vacunas es perfectamente comprensible, en esta coyuntura, con las nuevas vacunas de ARNm de Pfizer y Moderna. 

"También es muy abstracto en este momento, nadie que ellos conozcan se la ha puesto".

Los españoles, cada vez más reacios a vacunarse contra el coronavirus: las razones por las que crece el escepticismo y las respuestas de los expertos

Estas son las dos estrategias que él (y la evidencia científica) sugiere que pueden funcionar realmente para cambiar el juego en los próximos meses para la mayoría de las personas que aún no quieren vacunarse:

La presión de grupo es real y funciona muy bien en las vacunas 

The UK National Health Service at work in Portsmouth, where mobile immunization vans like this one helped reduced the risk of diphtheria cases from 776 twenty years prior to 1 in 1950. Doctors gave more than 37,000 various injections.
The UK National Health Service at work in Portsmouth, where mobile immunization vans like this one helped reduced the risk of diphtheria cases from 776 twenty years prior to 1 in 1950. Doctors gave more than 37,000 various injections.

Popperfoto/Getty Images

Como con cualquier nueva tecnología, habrá los primeros en adoptarla, y luego habrá otros que esperarán y verán cómo va. Banerjee espera que este fenómeno se desarrolle de la misma manera cuando se trate de las vacunas COVID-19.

"Habrá una ronda de personas que ya son vulnerables por una u otra razón, o que simplemente son más optimistas sobre las vacunas, que se las pondrán primero", dice. "Y luego veremos la siguiente ronda de personas que verán que sus amigos se la han puesto, y los verán salir sin sentir miedo y todo eso, y sentirán envidia y se vacunarán".

Este tipo de presión de grupo no es solo algo que ocurre en el patio de la escuela, y no es necesariamente algo malo. Tales "efectos del grupo", como los llama Banerjee, han sido ampliamente documentados en estudios en todo el mundo, para todo, desde la adopción de nuevas técnicas agrícolas, hasta la adopción de nuevas formas de anticoncepción

"El ciclo de retroalimentación que hace que algunas personas que se la ponen motiva a otras que se la ponen es siempre una parte crítica de la adopción de nuevas tecnologías en general", explica. "Hay gente que esperará hasta que otros lo usen, antes de usarlo".

Banerjee dice que una vez que las personas que no quieren vacunarse vean que otras personas que las personas que se ponen las vacunas de Pfizer y Moderna están bien, se sentirán mucho más cómodos, e incluso ansiosos, de recibir sus propias vacunas. 

De AstraZeneca a Moderna: todos los detalles de las vacunas contra el coronavirus que llegarán a España y Europa

Las pruebas sugieren que tiene razón, y que este fenómeno que cambia la opinión ya está en marcha en Estados Unidos. Una encuesta del Centro de Investigación Pew realizada en noviembre (después de que las compañías farmacéuticas presentaran sus datos sobre la eficacia de sus vacunas, pero antes de que la gente empezara a vacunarse) sugiere que cada vez más estadounidenses se están preparando para arremangarse, ante la perspectiva de más información sobre la eficacia de estas nuevas vacunas. 

Según la encuesta Pew, el 60% de las personas en Estados Unidos aseguró que "definitivamente" o "probablemente" se vacunaría, si se le pusiera una ahora mismo, un aumento de 9 puntos porcentuales desde el 51% de los encuestados que dijeron lo mismo en septiembre. Entre los que todavía creían que es poco probable que se vacunen, la mitad estuvo de acuerdo en que podrían estar dispuestos a cambiar de opinión, una vez que se disponga de más información, o, una vez que otras personas se adelanten y prueben las vacunas primero. 

España ya tiene el plan de vacunación contra el coronavirus: así se hará en otros países

Hacer que la gente "haga correr la voz" también ayuda.

El doctor Anthony Fauci, recibe su primera dosis de la vacuna contra COVID-19, el 22 de diciembre de 2020.
El doctor Anthony Fauci, recibe su primera dosis de la vacuna contra COVID-19, el 22 de diciembre de 2020.

Patrick Semansky-Pool/Getty Images

Además de la técnica de presión de grupo, los estudios de Banerjee sobre campañas de vacunación infantil de éxito en la India sugieren que "una de las cosas que parece ser también influyente es que la gente haga correr la voz".

Dice que esos "agentes de cambio" son generalmente "alguien que es muy hablador" en la comunidad, y se encarga de hacer saber a los demás que las vacunas están por llegar, y que deben seguir adelante y ponerse en la fila, "diciendo, 'ya sabes, todo el mundo lo está haciendo'".

En Estados Unidos, estos agentes de cambio pueden resultar ser nuestros propios médicos, enfermeras, expertos en salud respetados, líderes comunitarios, amigos y familiares. En general, deberían ser personas que los individuos ya conocen y en las que confían, no solo figuras de la televisión. 

"El simple hecho de que alguien que conoces venga y te diga 'mira, es mejor que lo hagas'", dice Banerjee, puede ser un gran motivador.

Sus propios estudios de vacunación han encontrado que esta estrategia de empujones "funciona tan bien como dar a la gente un incentivo no trivial", como un poco de comida, o algo de dinero. 

Las campañas nacionales de vacunación, como las que está llevando a cabo el Ad Council, y los consejos de famosos o de profesionales de la vacunación en Instagram pueden ayudar a convencer a las multitudes también, pero tienen que hacerse bien. 

"Creo que va a ser muy importante diseñar el mensaje correctamente, para que no parezca de alguna manera demasiado intimidante, demasiado de arriba hacia abajo", señala Banerjee. "Si los mensajes son empáticos y no demasiado intimidatorios, creo que la gente responderá."

Cuándo te van a poner la vacuna del coronavirus

Los pequeños regalos son una buena manera de que las personas se acuerden de ponerse su segunda dosis 

Nobel laureate Abhijit Banerjee at South Club on January 27, 2020 in Kolkata, India.
Nobel laureate Abhijit Banerjee at South Club on January 27, 2020 in Kolkata, India.

Samir Jana/Hindustan Times via Getty Images

Al final, la mayor preocupación de Banerjee no es si la gente confiará en las vacunas. Es que se olvidarán de tomarlas.

"Mi preocupación, en realidad, es que la gente eventualmente será persuadida de tomar la primera dosis, pero entonces pensarán que son inmunes y olvidarán tomar la segunda dosis", cree. "Esta es una vacuna peculiar en el sentido de que es una vacuna de doble dosis".

Las vacunas de Pfizer y Moderna se ponen en dos inyecciones en el brazo, con tres (para Pfizer) a cuatro (para Moderna) semanas de diferencia.

"Creo que uno de los problemas en los que tendremos que empezar a pensar rápidamente es cómo hacer que la gente tome la segunda dosis", advierte.

En Estados Unidos, 10 dólares podrían ser suficientes para que la mayoría de la gente vuelva a ponerse la segunda dosis, según sugiere. 

Todos los interrogantes a despejar en torno a la nueva variante de coronavirus que ha puesto en jaque a Europa por Navidad

"A la gente le gustan las tarjetas regalo", afirma, sugiriendo que una estrategia podría ser una tarjeta de regalo de 10 dólares a cambio de una segunda dosis. "A la gente le gustan los billetes de lotería. Puedes elegir entre una tarjeta de regalo o 10 boletos de lotería o algo así".

Es una estrategia que ya ha dado buenos resultados en la práctica. En la India, los expertos locales le dijeron que un cierto segmento de la población no vacunaría a sus hijos, debido a sus profundas creencias contra las vacunas. Sin embargo, cuando se ofreció a la gente un kilogramo de lentejas secas a cambio de traer a sus hijos para que los vacunaran, las tasas aumentaron.

"Estoy menos convencido de que todo el mundo tenga opiniones ideológicas fuertes", aseguró recientemente a los periodistas de la Fundación Nacional de Prensa. "Mucha gente no lo hace porque no lo hace".

LEER TAMBIÉN: Isabel Sola, investigadora del CSIC: "Nuestras vacunas son tan competitivas y potentes como las que se están desarrollando a nivel internacional"

LEER TAMBIÉN: BioNTech asegura que podría adaptar su vacuna a la nueva variante del coronavirus en solo 6 semanas si fuera necesario

LEER TAMBIÉN: El CEO de Merck España desvela los principales desafíos de salud de cara al futuro y los problemas que agravará la pandemia

VER AHORA: Tiempo para el 'rally' de Navidad en bolsa: los expertos dudan de si las alzas de noviembre pueden dificultar las subidas de final de año en los índices