Las bacterias desarrollan un curioso mecanismo que aumenta su resistencia frente a antibióticos, según un nuevo estudio

Halterofilia

REUTERS

  • Como ha asegurado una nueva investigación de diferentes universidades, las bacterias son capaces de deformarse y adaptar su estructura celular ante la administración de un antibiótico, pudiendo retornar a su forma originaria varias generaciones después.
  • Concretamente, el experimento se ha centrado en la bacteria Caulobacter crescentus, presente en masas de agua dulce, y supone un gran avance en la lucha contra la resistencia bacteriana a los antibióticos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Quién le hubiera dicho a Alexander Fleming, casi un sigo más tarde desde que descubriera accidentalmente la penicilina, que aquel hallazgo traería consigo un nuevo problema: la resiliencia de las bacterias frente a los antibióticos.

Desde entonces, la ciencia se ha enfrentado a este gran problema, con investigaciones sobre el proceso de adaptación de las propias bacterias. Así, los científicos ya conocían algunas estrategias de adaptación, como la captación de material genético de otras bacterias o la propia mutación para expulsar ese antibiótico.

A pesar de todo lo que se sabía hasta el momento sobre este proceso de resiliencia de la bacteria, un grupo de investigadores de la Universidad Carnegie Mellon (Estados Unidos), el University College de Londres y la Universidad de Chicago (Estados Unidos) ha descubierto un nuevo mecanismo de defensa.

Según pudieron observar en el caso de la bacteria Caulobacter crescentus –que se encuentra, generalmente, en masas de agua dulce–, esta era capaz de cambiar su forma para evitar que el antibiótico administrado provocara una modificación en su estado original.

"Las células de Caulobacter crescentus pueden recuperar sus tasas de crecimiento previas al estímulo y experimentar cambios dramáticos en la forma celular", ha explicado el equipo encargado de este nuevo estudio, publicado en Nature Physics. "Tras la eliminación de los antibióticos, las células recuperan su forma original durante varias generaciones", ha añadido.

Por ello, este descubrimiento plantea un gran debate en torno al abuso que la humanidad está haciendo de los antibióticos, con la consecuencia directa de desarrollar una resistencia a los mismos.

La preocupante resistencia a antibióticos

En 2019, otro grupo de investigadores ya estudiaba el cambio de forma en las bacterias como mecanismo de defensa y concluyeron que estas se desprendían de toda su pared celular para escapar del antibiótico.

Sin embargo, en este nuevo estudio las bacterias no eliminaban la pared celular, sino que estiraban esta para adaptarse a la nueva situación de peligro.

La resistencia a los antibióticos puede acabar siendo más letal que el cáncer

Para comprobar esto, el equipo aplicó sobre la bacteria C. crescentus un antibiótico conocido como cloranfenicol en cantidades pequeñas. De esta forma, se observó que las bacterias crecían y se dividían.

Tras exponer a 10 generaciones diferentes de bacterias al cloranfenicol, su forma física cambió hacia un especie de letra 'c', lo que ocasionó que la tasa de crecimiento bacteriano se incrementara a niveles anteriores a la exposición al cloranfenicol.

"Los cambios en la forma celular actúan como una estrategia de retroalimentación para hacer que las bacterias se adapten mejor a los antibióticos supervivientes", ha concretado Shiladitya Banerjee, primer autor del estudio y biofísico de la Universidad Carnegie Mellon.

Además, al eliminar el antibiótico descubrieron que las bacterias habían adquirido resiliencia, con el retorno a su forma original, a pesar de haber pasado 10 generaciones.

Por ello, el equipo cree que los antibióticos se diluyen gracias a que la célula aumenta su tamaño a lo ancho o que este crecimiento de volumen reduce la proporción de la bacteria, con la consiguiente dificultad de que el antibiótico pase a través de la superficie celular.

Esto entraña un gran problema en cuanto a la resistencia a antibióticos, ya que el mismo hecho puede causar un incremento de las estancias hospitalarias y un aumento de la mortalidad, según detalla la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aun así, el equipo se ha mostrado optimista y ha asegurado que "este resultado abre las puertas a futuros estudios moleculares sobre el papel de la forma celular en la respuesta a los antibióticos".

El simple hecho de conocer un poco más sobre la resistencia bacteriana ante los antibióticos augura una posibilidad de controlar algunas enfermedades que, con absoluta seguridad, volverán a afectar al ser humano si no se actúa a tiempo y se conciencia sobre el abuso de antibióticos.

Otros artículos interesantes:

21 cosas que tocas todos los días que tienen más bacterias que el retrete

El modo "defensa contra armas biológicas" de Tesla podría protegerte frente al coronavirus

4 alimentos que actúan como potentes antibióticos naturales y seguramente tienes en tu cocina