Un médico francés detecta el posible rastro del coronavirus en radiografías tomadas a mediados de noviembre, lo que vuelve a abrir dudas sobre el paciente cero y la cronología de la pandemia

Varias personas pasean por París

Reuters

  • El coronavirus ha contagiado a más de 4,6 millones de personas en todo el mundo y, aunque las evidencias científicas apuntan a que saltó de animales a humanos como han hecho otros virus, todavía no se ha podido verificar quién fue el paciente cero de la pandemia.

  • Ahora mismo la primera persona diagnosticada con COVID-19 se remonta al 1 de diciembre de 2019 en Wuhan, la capital de la región china de Hubei, y se cree que los primeros contagios pudieron producirse en un mercadillo de animales vivos de la ciudad.

  • Un estudio de científicos franceses publicado la semana pasada sugiere que el coronavirus ya circulaba por Francia a finales de diciembre. Otros expertos ya han expresado sus sospechas de que el coronavirus también pudo circular por Italia y España mucho antes de la oleada de contagios de finales de enero y febrero.

  • Otra investigación, liderada también por médicos franceses, ha analizado más de 2.500 radiografías realizadas en los últimos meses: dos con fecha de mediados de noviembre serían compatibles con el rastro del coronavirus, al igual que otras tomadas en diciembre y enero.

  • La OMS ha instado esta semana a los países a investigar los posibles casos de coronavirus de 2019 para "comprender mejor la posible circulación del virus".

  • Descubre más historias en Business Insider España.

El coronavirus ha contagiado ya a más de 4,6 millones de personas en todo el mundo, con más de 300.000 víctimas mortales, pero su origen sigue rodeado de misterio.

Un estudio publicado en febrero reveló que el virus, cuyo nombre científico es SARS-CoV-2, comparte el 96% de su código genético con un coronavirus llamado RaTG13 que circula en los murciélagos chinos. Esta semana, los investigadores han descubierto una coincidencia aún más estrecha: otra investigación publicada en la revista Current Biology describe un coronavirus previamente desconocido llamado RmYN02 que es 97.1% similar al SARS-CoV-2. Fue hallado en los murciélagos de la provincia china de Yunnan entre mayo y octubre de 2019.

A pesar de estas coincidencias, ninguno de estos virus es el ancestro directo del coronavirus. De hecho, las preguntas pendientes sobre dónde y cuándo comenzó el brote han dado lugar a una serie de teorías conspirativas sin fundamento

Las evidencias científicas apuntan a que el virus saltó de manera natural de animales a humanos, igual que lo han hecho otros miles de virus a lo largo de la historia, pero los investigadores tampoco han encontrado al paciente cero que pudo haber iniciado el brote del coronavirus.

Las autoridades chinas notificaron inicialmente que el primer caso de coronavirus se había producido el 31 de diciembre y, desde entonces, los primeros casos de la infección se relacionaron con un mercado de animales vivos en Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes que además de ser la capital de la provincia de Hubei actúa como un importante nexo de comunicaciones en China.

Leer más: 3 pistas en la sangre de los contagiados con coronavirus podrían ayudar a los médicos a predecir su riesgo de muerte con 10 días de antelación, con una precisión del 90%

Sin embargo, otro estudio realizado por investigadores chinos y publicado a mediados de febrero en la prestigiosa revista científica The Lancet, aseguraba que la primera persona diagnosticada con COVID-19 se remonta al 1 de diciembre y no tuvo contacto directo con el mercado de Huanan. 

Wu Wenjuan, médico del Hospital Jinyintan de Wuhan y uno de los autores del estudio, explicó a la división china de la BBC que el paciente era un anciano que padecía la enfermedad de Alzheimer. "Vivía a cuatro o cinco autobuses del mercado animales y, como estaba enfermo, básicamente no salía", explicó Wu Wenjuan, según cuenta la BBC.

A la caza del rastro del coronavirus en Europa

La hipótesis de que el brote comenzó en el mercado y pudo haberse transmitido de un animal vivo a un huésped humano antes de propagarse de persona a persona se sigue considerando la opción más probable, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, los investigadores descubrieron que 27 personas de una muestra de 41 de los primeros pacientes ingresados en los hospitales de Wuhan por el brote tuvieron algún tipo de exposición al mercado.

Aunque los casos de coronavirus no llegaron a multiplicarse por Europa —principalmente en Italia y luego en España— hasta enero, un estudio de científicos franceses publicado a principios de este mes sugería que el coronavirus ya circulaba por el país a finales del mes de diciembre. De hecho, el estudio apuntaba al caso de un paciente que ingresó en un hospital el 27 de diciembre, casi un mes antes de que Francia confirmase sus primeros casos, con tos seca, fatiga y fiebre.

"Esto da una imagen completamente nueva de todo", aseguró al conocer la información el portavoz de la OMS, Christian Lindmeier, en una sesión informativa de la ONU en Ginebra recogida por Reuters. La OMS ha instado a los países a rastrear posibles casos de coronavirus en 2019.

Leer más: Ingeniería genética, un vector viral y ADN: así avanzan las tres vacunas del CSIC contra el coronavirus

Otros expertos ya llevan tiempo apuntando a que el coronavirus pudo expandirse "de forma silenciosa" por Europa mucho antes de lo que se piensa. "Los virus no aparecen de repente de forma masiva en una población, con la magnitud que estamos viendo en el mes de marzo. Los virus necesitan en mayor o menor medida, según su contagiosidad, un tiempo para replicarse y multiplicarse en individuos susceptibles. Estos individuos lo van trasmitiendo unos a otros, expandiéndose entre las poblaciones susceptibles", explicaba María Luisa Arias, directora del Centro de Investigación en Sanidad Animal (INIA-CISA) en una entrevista con Business Insider España

"Aunque el tiempo de expansión depende de cada virus y de su dinámica de infección, parece que el SARS-CoV-2 causante de COVID-19 ha estado diseminándose de forma silenciosa entre nosotros al menos 2-3 meses antes de ser detectado", sentenció. Por el momento, el estudio de los primeros 28 genomas del virus descubiertos en España ha descartado la existencia de un único paciente cero español y ha corroborado que el coronavirus ya circulaba por el país a mediados de febrero.

En Italia varios investigadores también han sugerido que el coronavirus pudo circular por algunas zonas del país en diciembre, pero ahora un equipo de médicos franceses apunta a que el SARS-CoV-2 pudo llegar a Europa mucho antes.

"Solo podemos gestionar el futuro si entendemos el pasado"

Después de analizar casi 2.500 radiografías de tórax tomadas entre el 1 de noviembre de 2019 y abril de 2020, un equipo dirigido por el doctor Michel Schmitt del hospital Albert Schweitzer en Colmar (Alsacia, Francia) ha identificado dos radiografías que muestran síntomas compatibles con el nuevo coronavirus correspondientes al 16 y 18 de noviembre, según ha adelantado la cadena estadounidense NBC.

De confirmarse, sería la prueba de que el virus estuvo propagándose en Europa dos meses antes de que Francia declarara sus primeros casos el 24 de enero y mucho antes de que el COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, se hubiera detectado oficialmente en China.

"Solo podemos gestionar el futuro si entendemos el pasado", explica el doctor Schmitt. "Hoy, claramente no entendemos este brote". 

Además de los dos casos sospechosos identificados a mediados de noviembre, su equipo también ha detectado otras dos radiografías compatibles con el COVID-19 realizadas el 12 de diciembre y el 16 de enero. A partir de ese momento, los casos compatibles con el coronavirus aumentan rápidamente. 

"Esto podría cambiar por completo la estrategia de gestión del Gobierno", apunta Schmitt. 

Leer más: Las 'tormentas de citoquinas' que provocan que el cuerpo se ataque a sí mismo podrían ser un factor clave en los casos mortales del coronavirus

Mientras tanto, Vincent Breton, directo de investigación del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS), ha lanzado una encuesta para tratar de obtener más información al margen de los datos médicos. "Para comprender la pandemia necesitamos comentarios de los ciudadanos, porque sabemos muy poco acerca de este virus", explica. 

El objetivo de Breton es cruzar estos datos con los datos médicos para lograr identificar la ruta del virus y que así los Gobiernos "puedan tomar decisiones más inteligentes" sobre qué reabrir y cuándo. 

LEER TAMBIÉN: 3 pistas en la sangre de los contagiados con coronavirus podrían ayudar a los médicos a predecir su riesgo de muerte con 10 días de antelación, con una precisión del 90%

LEER TAMBIÉN: A qué destinos de Europa se podrá viajar este verano

LEER TAMBIÉN: Estas 19 fotos muestran cómo se está adaptando el mundo a las nuevas medidas de distanciamiento social

VER AHORA: Los 3 escenarios que maneja el grupo hotelero Palladium en 2021 tras la debacle turística por la pandemia

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Estudios
  3. Salud
  4. Top
  5. Trending