Por qué las medidas de los bancos centrales no han aliviado a las bolsas y qué es lo que sí puede hacerlo realmente

Christine Lagarde, directora del BCE.
Christine Lagarde, directora del BCE.
Reuters
  • La pandemia del coronavirus ha provocado que los mercados entren en el terreno de lo desconocido. Tanto, que los bancos centrales tomaron la decisión de tomar acciones coordinadas por primera vez en la historia.
  • Dicho plan contempla una reducción del coste de los swaps o líneas de crédito en dólares en un intento por canalizar mejor toda esa liquidez que el mercado necesita.
  • Los expertos opinan por qué estas medidas no han tranquilizado a los inversores y qué se necesita para que el escenario actual cambie.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La pandemia del coronavirus ha provocado que los mercados entren en el terreno de lo desconocido. Tanto, que los bancos centrales tomaron la decisión de tomar acciones coordinadas por primera vez en la historia.

La Reserva Federal, el Banco del Canadá, el Banco de Inglaterra, el Banco del Japón, el Banco Nacional de Suiza y el Banco Central Europeo anunciaron un plan para facilitar liquidez en dólares.

Dicho plan contempla una reducción del coste de los swaps o líneas de crédito en dólares en un intento por canalizar mejor toda esa liquidez que el mercado necesita. Además, cabe destacar que el Banco Central Europeo (BCE) lanzó una batería de inyecciones de liquidez y amplió los estímulos monetarios en 120.000 millones.

Pero esta serie de medidas aplicadas no han servido, por lo pronto, para que las bolsas mundiales se recuperen del revés provocado por la epidemia que el mundo esta viviendo de manera masiva.

¿Por qué los inversores no han reaccionado positivamente y qué puede hacer cambiar el sesgo? Según Rafael Ojeda, analista macro de Fortage Funds, las medidas que están tomando los bancos centrales en principio no pueden funcionar “por la sencilla razón de que llega un punto en el que estas herramientas pierden su efectividad”. Y es que, a su modo de ver, el problema está en que “cuanto más veces realizas el esfuerzo de contener las situaciones extraordinarias, menos impacto tiene en las bolsas”. 

No es el único experto que se mueve en torno a ese análisis. José Luis Cárpatos, director de inversiones de Gloversia Eafi, afirma que las medidas de los bancos centrales no ayudan en estos momentos porque los grandes operadores “no consiguen quitarse el miedo de encima y se han refugiado en la liquidez”. 

Esta teoría de los grandes temores no es nueva. Ya se ha visto en otras ocasiones. Es lo que distorsiona los precios de las acciones. Los inversores permanecen impasible ante la respuesta de los grandes bancos centrales. Sin embargo, en el medio y largo plazo estas herramientas “sí tendrán efecto, pero creo que hay un pánico instalado a nivel mundial y especialmente bursátil que lo que ha hecho es corroborar lo grave que es la situación”, describe Sara Carbonell, directora de CMC Markets. 

Leer más: 4 ETF que muestran seguridad ante mercados que se vuelven peligrosos

A su modo de ver el mercado viendo que la Fed cambia radicalmente de método y hace una bajada de tipos, “todavía tiene más miedo”. Es un “tema de pánico”, añade la experta.

La semana pasada los fondos monetarios de Estados Unidos pusieron 136.000 millones de de dólares encima de la mesa. Algo nunca visto en la historia. 
Con todo, para Cárpatos las medidas son buenas, pero “hay mucho miedo”, porque nadie tiene ni idea del daño económico que “el parón de la economía por el virus puede causar”, durante los próximos meses.

Tal y como analiza José Luis Herrera, analista independiente, habrá 3 o 4 meses de bajada de la actividad y un trimestre de crecimiento negativo, pero “va a depender de si Estados Unidos cierre el país también o de si no se producen brotes nuevos”. Ahora mismo se descuenta en las bolsas “un escenario de recesión severa y que no tiene por qué producirse”.

Qué puede hacer reaccionar a los mercados

En esta línea, uno de los interrogantes es qué se puede hacer por parte de las instituciones para que la caída de los mercados se frene y la tendencia se vaya suavizando progresivamente. En opinión de Carbonell, para tranquilizar a las bolsas “hay pocas medidas” y es mejor dejar que se digiera la situación actual para “volver a comprar”, porque es un tema “de pánico y confianza”.

Tal y como analiza Cárpatos actualmente se ha hecho una buena parte “de todo lo que se podía hacer”. Las QEs pueden ser “la solución”, aunque “habrá que tener paciencia”, además de no descartar que si la histeria sigue “se opte por el cierre de las bolsas, aunque solo se hará en un caso extremo”. 

Por su parte, Ojeda pone el foco de la recuperación bursátil directamente en la epidemia: “Para que las bolsas empiecen a despuntar lo que tiene que suceder es que lleguemos a un punto tal en el cual el coronavirus se dé por controlado”. 

Especialmente, que la epidemia “no entre con fuerza en África, puesto que con sus sistemas sanitarios sí que pueden morir cientos de miles de personas”, asevera. 
 

Otros artículos interesantes:

Flexibilizar los despidos temporales o nuevas ayudas para los autónomos: estas son algunas de las nuevas medidas económicas que puede aprobar el Gobierno para suavizar el impacto del coronavirus

25 cosas que tocas a diario y podrían ser portadores del coronavirus

Cómo distinguir los síntomas de coronavirus, gripe, resfriado o alergia