Pasar al contenido principal

Cómo va a afectar a los autónomos el Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en la sesión de investidura.
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en la sesión de investidura. Reuters

Ocho meses después de las primeras elecciones, España ya tiene Gobierno y unas líneas maestras de lo que será su programa de acción.

El Gobierno de coalición propone cambios en el ámbito laboral, económico y fiscal. Muchas de sus medidas afectarán directamente a los autónomos y emprendedores. 

Cotización en función de los ingresos reales

El ejercicio 2020 amaneció con una subida de la base de cotización de los autónomos por cuestiones técnicas, pese a anunciarse que permanecería inmóvil. El nuevo ejecutivo tiene previsto realizar más cambios para lograr “unas cuotas más justas para los trabajadores y trabajadoras autónomas”, como reza su acuerdo.

El texto precisa que “se establecerá un sistema de cotización por ingresos reales, sobre la base de la información fiscal” y añade que esto aumentará su protección social por desempleo (una de las más difíciles de acceder como autónomo), enfermedad o jubilación.

Sin embargo, no se da ninguna pista sobre los plazos de implantación ni el sistema concreto que se seguirá para calcular esa cuota, como tampoco cada cuánto se calculará.

Un informe de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) analiza el impacto de la medida y la dificultad para ponerla en marcha. Y es que el problema de usar los datos fiscales es que, ni son completos (no podrían determinarse de forma precisa los rendimientos netos de aproximadamente 1.937.121 autónomos), ni son fáciles de contabilizar, ni son del todo justos, ya que toman como punto de partida ingresos pasados y no futuros.

Leer más: La diferencia entre la pensión media de un autónomo y la de un asalariado

Lo que sí propone el informe y que está en línea con los acuerdos anteriores entre PSOE y Unidas Podemos, es una tarifa reducida para los autónomos con ingresos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional, que capitalizan el debate sobre si es necesario ser autónomo para facturar.

Subida del Salario Mínimo Interprofesional

El SMI ya fue uno de los grandes caballos de batalla económicos durante las elecciones por parte de PSOE y Unidas Podemos. Ahora ambos lo recuperan para su programa de Gobierno. En concreto, se pretende aumentar el SMI de forma progresiva hasta alcanzar el 60% del salario medio en España, situado en 23.646,50 euros.

El primer paso será que suba hasta los 1.000 euros o 1.200 euros en 2020. Este movimiento afectará a los autónomos y a sus cotizaciones.

Cambios en el criterio de caja en el IVA

El nuevo Gobierno de coalición evaluará el actual régimen especial del criterio de IVA en caja, que se aprobó en 2014 como una de las medidas más demandadas por los autónomos pero que no ha terminado de asentarse tras su implantación.

Este régimen especial permite a los autónomos y empresas que facturen menos de dos millones de euros anuales no tener que adelantar el IVA facturado, pero no cobrado a Hacienda.

El objetivo ahora es “hacerlo atractivo para autónomos y pequeñas empresas”.

Estas son las tres medidas que afectan de forma más directa a los autónomos, aunque también hay otras que influirán de una u otra forma en sus decisiones. De todas ellas la más relevantes la derogación de la reforma laboral de 2012, que incluye el fin del despido por absentismo continuado o volver a recuperar el protagonismo de los convenios colectivos.

A efectos prácticos, esto supone la vuelta de la ultractividad de los convenios (su extensión cuando dejaban de estar vigentes) o que el convenio sectorial vuelva a prevalecer sobre el convenio empresarial, entre otras cosas.

También está entre los planes del ejecutivo “simplificar y reordenar el menú de contratos de trabajo” o “reforzar el control de la contratación a tiempo parcial”. El principal problema de todas estas medidas es que no dejan de ser intenciones no concretas que no cuentan con una hoja de ruta definida.

No ocurre lo mismo con la subida de la renta con un cambio en las tablas de IRPF 2020 para añadir dos nuevos tramos fiscales o con la rebaja del impuesto sobre sociedades para las pymes que facturen menos de un millón de euros.

Y además