Pasar al contenido principal

La receta del sector privado para que las empresas cumplan con el Acuerdo de París, según expertos de la OCDE y Naciones Unidas

Cumbre clima publico
Flickr
  • El sector privado debe reforzar sus ambiciones en materia de sostenibilidad, según han apuntado los expertos de la OCDE y Naciones Unidas en la Cumbre del Clima.
  • Los representantes de ambas organizaciones coinciden en que son las empresas internacionales las que deben construir el camino hacia la sostenibilidad.
  • Medir las emisiones de carbono, establecer estándares internacionales, garantizar una cadena de suministro descarbonizada o trabajar por que se cumplan los derechos humanos son algunas de las medidas que las compañías deben tomar.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El sector privado está llamado a una transformación. Bajo la presión del cambio climático, la inacción se antoja un lujo que pocas empresas se pueden permitir. Y mientras el planeta se encamina a un aumento de temperatura de 3,2 grados centígrados hasta finales de siglo, frente a 1,5 grados del Acuerdo de París, el sector privado debe reforzar sus ambiciones en materia de sostenibilidad.

“Los gobiernos no pueden hacerlo solos, el sector privado tiene que hacer un esfuerzo”, apuntó Ovais Sarmad, secretario ejecutivo adjunto de UNFCCC en la mesa Acción climática global y conducta responsable de los negocios que tuvo lugar hoy durante la Cumbre del Clima con representantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. “La economía circular puede ser una herramienta para llegar a cero residuos. Las multinacionales de la OCDE deben desarrollar una conducta responsable”, apuntó Sarmad en su discurso de apertura.  

Más allá de hacer un llamamiento a la colaboración, la mesa redonda formada por representantes de la OCDE estuvo de acuerdo en que son las empresas internacionales las que deben construir el camino hacia la sostenibilidad, medir las emisiones de carbono, establecer estándares internacionales, dar información precisa a los consumidores y los inversores y trabajar por que se cumplan los derechos humanos. 

Leer más: 3 paradigmas en la transición hacia unas finanzas climáticas: por qué Francia es un ejemplo a seguir

El presidente y CEO del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, Peter Bakker, puso el foco, precisamente, en el precio del carbono y si en tres años consecutivos no se llegó un acuerdo sobre esta cuestión “está claro que la resistencia viene de los intereses económicos”, sostuvo este experto. 

Bakker aseguró que las soluciones basadas en los recursos naturales se articulan como un pilar fundamental para las empresas y, en paralelo, puso énfasis en que es obligatorio para todas las compañías fijar un precio del carbono. “Los gobiernos deben coordinar globalmente este aspecto para desarrollar medidas de forma más efectiva”, apuntó el experto. 

Como siempre, la reticencia a estas medidas se encuentra en el sector privado. El responsable de sostenibilidad de Puma, Stefan Seidel, apuntó que es una herramienta  que podría externalizar ese coste a la sociedad: “debemos pensar bien las medidas porque sino los productos serán más caros, no más baratos”. 

En este sentido, Michelle Lancaster, la directora de sostenibilidad de Microsoft, enfatizó que las empresas pueden hacer mucho por reducir las emisiones, “especialmente en Estados Unidos”, apuntó la responsable de Microsoft dejando entrever la laxa competitividad de Estados Unidos en materia climática.

Añadió Seidel, a su receta de acciones para que las empresas sean más sostenibles, las renovables. El directivo considera imprescindible que las empresas hagan su propia apuesta por las energías limpias. No solo invirtiendo en ellas sino que también “el proveedor energético sea de energía verde”.

Leer más: 51 ministros de finanzas impulsan una coalición para crear una economía del cambio climático, fijar el precio al CO2 y elaborar presupuestos con partidas medioambientales

Bakker señaló que los negocios avanzan mucho más rápido que los gobiernos y propone negar a las empresas que no desarrollen estrategias de descarbonización el acceso a la zona azul de la Cumbre del Clima.

Otra de las medidas que propuso este experto es la implementación de una estrategia integral a través de toda la cadena de valor para reducir las emisiones de carbono, tanto en suministro y de distribución. “Que las empresas sólo trabajen con compañías cero emisiones en su cadena de suministro. Este es el punto clave”, resaltó este experto.

Para muestra un botón. Y es que en este punto, el jefe de sostenibilidad corporativa de Puma, Stefan Seidel, expuso la dificultad de llevar estas prácticas a algunas pequeñas y medianas empresas. “Quieren hacer lo correcto pero no saben ni cuándo ni cómo hacerlo”, indicó. Hace un año, Puma lanzó la iniciativa Fashion Climate Action que suscribieron 120 empresas fabricantes del sector de la moda. 

Las firmas de inversión tienen mucho que decir a este respecto. Lo explicó el jefe de inversiones de Aviva Investors, David Cumming, que considera fundamental contar con recursos con experiencia climática y un porfolio financiero y energético que esté encaminado en la dirección correcta. Cumming consideró que los gobiernos deben pasar a la acción pero también las empresas deben dedicar capital en este sentido. 

Y como colofón, alertó, Bakker, sobre el riesgo de que las empresas confundan una estrategia medioambiental fuerte con acciones de responsabilidad social corporativa. “Las compañías deben incorporar la sostenibilidad en su estrategia corporativa para garantizar que su modelo de negocio sea verdaderamente sostenible”.

Todo lo que debes saber sobre la Cumbre del Clima 2019: COP25 en Madrid

Y además