Hay un deporte que te ayudará más que ninguno a dormir bien por la noche, según la ciencia

mujer despertándose contenta después de dormir bien
bruce mars/Unsplash

Si eres de los que usa el ejercicio para cansarse y poder dormir, cuidado. Pasarte con el horario o la intensidad no te llevarán irremediablemente a un mejor descanso, según ha encontrado una reciente revisión de estudios.

Un nuevo metanálisis publicado en la revista Sleep Medicine Reviews evaluó los datos de 15 estudios para ver cómo una sesión de ejercicio afecta a los adultos sanos jóvenes y de mediana edad en las horas previas a la hora de acostarse.

Para ello, los investigadores de la universidad Concordia (Canadá) combinaron los datos de todas las investigaciones previas, examinando variables como el momento del ejercicio o el tiempo restante antes de acostarse.

También se tuvieron en cuenta el nivel de condición física de los participantes (sedentarios o físicamente activos), el umbral de intensidad y los tipos de ejercicio practicados.

Aunque no hay 2 cuerpos iguales, los científicos encontraron que cierta combinación de factores podía mejorar los efectos del ejercicio sobre el sueño.

El componente más importante en términos de ejercitarse para una mejor calidad del sueño fue cuándo se realizó el entrenamiento. 

"En general, nuestro análisis mostró que cuando el ejercicio terminaba 2 horas antes de acostarse, había beneficios para dormir, incluida la promoción del inicio del sueño y una mayor duración de este", explica Emmanuel Frimpong, autor principal del estudio.

Mientras que cuando la sesión de ejercicio terminó en un periodo de tiempo más cercano al momento de irse a la cama, el descanso se vio afectado negativamente. "Los participantes tardaron más en conciliar el sueño y la duración del sueño disminuyó", añade.

El mejor deporte para dormir bien

Aunque el momento de hacer ejercicio fue fundamental para determinar la calidad del sueño, el tipo de entrenamiento también tuvo repercusiones.

El equipo de científicos encontró que los ejercicios de ciclismo fueron los que más ayudaron a dormir, tanto en términos de inicio como de sueño profundo.

Sin embargo, los entrenamientos intensos antes de acostarse no garantizaron una buena noche de descanso.

Aunque este tipo de ejercicios realizados horas previas al instante de acostarse también podía contribuir a quedarse dormido con más facilidad, mostraba algunos inconvenientes.

Sin importar el momento de hacerlo, el ejercicio de alta intensidad redujo la cantidad de sueño REM de los participantes. Esta fase se conoce como el momento de sueño profundo y está relacionada con los sueños o  la consolidación de la memoria.

Otros artículos interesantes:

Dormir bien puede ser más importante que comer o hacer ejercicio: los 5 consejos para dormir mejor por la noche

¿Madrugar para hacer deporte o respetar las horas de sueño?

Cuál es la mejor hora para hacer deporte y que te ayude a dormir mejor

Te recomendamos

Y además