Pasar al contenido principal

Un adolescente de 16 años gana 3 millones de dólares en el Mundial de Fortnite

Bugha gana el Mundial de Fornite
Dennis Schneidler/ Reuters
  • El Mundial de Fortnite acaba de llegar a su fin y se han repartido 30 millones de dólares en premios. 
  • El ganador de la competición en solitario es un adolescente de 16 años que se ha llevado 3 millones de dólares. 
  • Bugha y los demás jóvenes ganadores representan a una generación que ha convertido su pasión por los videojuegos en un negocio. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Epic Games ha organizado uno de los mayores eventos relacionados con su juego más popular: el Mundial de Fortnite. La cita, que empezó el día 26 de julio y terminó el 28, ha reunido en el Estadio Arthur Ashe de Nueva York a jugadores de todo el mundo que han competido por un premio de 30 millones de dólares que se repartía entre las distintas modalidades. 

Mientras que el sábado compitieron los equipos por parejas, el domingo se batieron el premio los jugadores en solitario y el ganador de toda la competición fue Kyle Giersdorf (Bugha), un adolescente de 16 años que se lleva a casa el premio de 3 millones de dólares y el título del mejor jugador de Fortnite del Mundo. 

El joven recogió el premio visiblemente emocionado con su victoria y recibió el apoyo de su familia en el escenario.

Más joven incluso que Bugha es Thiago Lapp (King), un argentino de 13 años se ha convertido en el quinto mejor jugador y ha ganado un premio de 900.000 dólares.

Leer más: Así están utilizando Fortnite los criminales para blanquear dinero

El premio de la competición por parejas también es de 3 millones de dólares, pero tiene que ser dividido entre los dos concursantes ganadores, también dos adolescentes de 16 y 17 años ( Nyhrox y Aqua) que dieron la sorpresa al llevarse la victoria, según la CNN. 

Mundial de Fornite
La familia de Aqua y Nyhrox celebra su victoria. Dennis Schneidler/Reuters

Los cuatro primeros premios de la competición por parejas eran millonarios. En cualquier caso, nadie se iba a casa con las manos vacías, todo el mundo que compitió ganaba 50.000 dólares solo por haber llegado a la final. 

Estos adolescentes son los abanderados de una nueva generación que ha convertido su pasión por los videojuegos en un negocio lucrativo apoyado por grandes organizaciones que patrocinan a los jugadores y a sus equipos. 

Y además