Pasar al contenido principal

El melón es considerado un auténtico lujo en Japón, y están dispuestos a pagar hasta 22.500 dólares por pieza

  • En Japón es muy normal utilizar la fruta como un artículo de lujo que se regala cuando haces una visita o es un cumpleaños. Y entre lo más caro de su mercado está el melón. 
  • Los melones Yubari King son los más famosos de todos, dos de los cuales establecieron un nuevo precio récord en 2019 cuando fueron subastados por 45.000 dólares.
  • Los melones corona, cultivados en la prefectura de Shizuoka, pueden llegar a costar alrededor de 200 dólares cada uno.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo. 

Narrador: Este melón costó 200 dólares. Pero eso no es nada comparado con el precio que algunos pueden llegar a alcanzar. Y en mayo de 2019, dos melones de Hokkaido se vendieron en subasta por 5 millones de yenes. Eso es poco más de 45.000 dólares. Entonces, ¿qué es lo que hace que esta fruta sea tan cara?

Desde el Yubari Rey hasta el Andes, al melón verde clase Higo, entre otros muchos, los melones se cultivan por todo Japón, y son un negocio muy serio. La fruta no es, tradicionalmente, algo que se tome como el típico snack en Japón, se trata de un lujo que a menudo juega un papel importante dentro de la cultura de japonesa de los regalos. 

Y no solo son admirados por su sabor, también lo son por su aspecto. El melón corona es una de las variedades más conocidas. Si entras en una frutería de alto nivel en Tokio, es probable que veas esta firma en las pegatinas.

Los melones solo se cultivan en la prefectura de Shizouka, en el centro de Japón, y pueden llegar a costar más de 200 dólares cada uno.  A diferencia de los melones producidos en masa de 5 dólares que es más que probable que te los encuentres en un supermercado occidental, los melones corona requieren ciertos cuidados y atenciones constantes durante su crecimiento. La familia de Fumiyoshi Chujyo lleva 60 años cultivando estos melones en su granja cerca de Fukuroi.

Fimuyoshi Chujyo: Una característica del melón de aquí, de Shizouka, es que lo cultivamos mediante el suelo elevado. Es importante mantenerlos separados del terreno, lo hacemos de esta manera para poder cosechar durante todo el año y tener el mismo buen sabor tanto en invierno como en verano.

Los agricultores prestan mucha atención y cuidado constante a los melones. Cada melón tarda 100 días en crecer, y la fruta se cultiva durante todo el año. Existen 20 variedades ligeramente diferentes de semillas de melón corona, dependiendo de la estación del año. El suelo permite a los agricultores controlar exactamente la cantidad de agua que recibe cada planta, y el aire acondicionado y la calefacción mantienen las temperaturas constantes durante todo el año. 

Leer más: Estas fotos de hombres japoneses de 90 años jugando al rugby son toda la motivación que necesitas para hacer deporte

Los melones corona son de cuatro tipos: fuji, yama, shiro y yuki. Cualquier melón con algún defecto, incluso menor, se marca como yuki, y los tres primeros tipos se marcan según su contenido en azúcar y la perfección de su aspecto. El 55% de los melones son de tipo shiro, la tercera categoría; el 25% son yama, y el 0,1%, o sea, uno de cada 1.000 melones cosechados, se clasifican como fuji, el grado más alto posible. Después de unos 50 días, las plantas comienzan a florecer y empiezan a aparecer los pequeños frutos. Pero el trabajo duro no ha hecho más que empezar.

Fimuyoshi Chujyo: Al dar el fruto, dejamos dos o tres buenas piezas y cortamos todo lo demás. Después de una semana, de las tres piezas, nos quedamos con el melón con la mejor forma que no tenga ningún defecto. Solo uno. Cosechamos solo el mejor melón de cada tres, creo que esta es nuestra característica más distintiva.

Todo este trabajo se hace totalmente manual, y no se trata solo de conseguir el sabor perfecto, sino también de perfeccionar la apariencia. A medida que los frutos crecen en cada planta, se envuelven cuidadosamente en papel blanco para protegerlos. 

Chujyo: En el típico melón, el patrón de red aparece de forma natural, pero aquí, lo hacemos con un método como este, haciendo artificialmente el melón más grande para obtener el patrón de red. Los japoneses deciden el precio en función de la belleza de este patrón de red. El rápido cambio en el clima causa grandes grietas o incluso ninguna, y lo más difícil es controlarlo vertiendo agua sobre cada melón a mano. Esta es la parte más difícil y más dura en el cultivo de este melón Shizouka, pero también es lo que lo hace caro. Es un melón, pero es casi como una pieza de arte. 

Una vez que se ha desarrollado, se masajea y se pule cada melón a mano. Luego se cubre para protegerlo del sol durante su último periodo de crecimiento. Los agricultores pueden usar múltiples pares de guantes blancos para pulir estos melones. 

Leer más: El bonsái es un arte milenario que podría estar desapareciendo: estas son las razones por las que es tan caro

Yosuki Suzuki: Sí, tenemos razones que justifiquen porqué el melón es tan caro. Cada agricultor tiene que hacer determinados cuidados. Incluso un error en la cantidad de agua un día puede hacer que el melón se deteriore. Tienen que cuidarlos todos los días, hacer un seguimiento del clima, comprobar la temperatura, y suelen hablar con cada árbol, saben cómo son y qué aspecto tienen cada día. Han cultivado los melones como si fueran sus hijos o hijas. 

Pero el trabajo de las cooperativas agrícolas también mantiene los precios altos. La empresa Shizouka Crown Melon supervisa la distribución y el control de los melones de más de 200 agricultores distintos.

Se aseguran de que la calidad siga siendo alta y que los precios no bajen demasiado. El sabor resultante es innegablemente increíble. Cada fruta tiene un complejo equilibrio de sabores y es perfectamente jugosa y dulce, pero tendrás que decidirlo por ti mismo si el alto precio vale la pena por el sabor. 

A pesar del precio, hay un gran mercado para estas frutas en todo Japón. Los consumidores están dispuestos a pagar para asegurarse de que su regalo es perfecto, especialmente sabiendo el trabajo que hay detrás para producirlos.

Los melones se venden a menudo en cajas de presentación individuales, posados sobre seda o heno, o atados con una cinta. Y a la hora de elegir el regalo perfecto, el alto precio es a menudo visto como un símbolo de calidad. 

¿Y qué hay de esos melones de 45.000 dólares? Al comienzo de la temporada, las primeras y más perfectas frutas se subastan y a menudo se buscan como un trofeo para que las empresas locales pujen por ellas. Un nuevo récord se establece con la venta de estas frutas casi todos los años, y no parece que su precio vaya a bajar en un futuro próximo.

Y además