¿Quieres empezar a tener éxito y que las cosas te vayan mejor? Empieza por desarrollar una mentalidad de abundancia

optimista, feliz, éxito
  • Tu forma de pensar es un componente esencial del éxito porque influye en las decisiones y lo que haces tanto en tu vida profesional como personal.
  • Al cambiar la mentalidad de escasez por la de abundancia, puedes empezar a encontrar oportunidades donde antes no las veías. 

Imagina que te planteas cambiar de profesión, de trabajo o emprender un proyecto nuevo. ¿Eres de los que piensa, "¿por qué no?, hay sitio para todos" o, como diría Fernando Pessoa, "hay tantos que piensan ser esas mismas cosas que no podemos ser tantos".

Si sueles llevarte por la versión pesimista o derrotista de las situaciones, cuidado. Tu forma de percibir el mundo puede influir en cómo actúas ante la vida, restándote oportunidades e incluso afectando a tu capacidad cognitiva.

Frente a la mentalidad de escasez se coloca la mentalidad de abundancia. La primera se basa enla "creencia de que la vida se extrae de un conjunto finito de recursos", explica enByrdie la doctora Judy Ho, neuropsicóloga clínica. Quienes se caracterizan por ella "creen que deben aferrarse a lo que tienen ahora porque puede que no lo tengan más adelante". 

En el otro lado están los que confían en que existe un sinfín de oportunidades, tiempo, recursos, dinero y amor que es posible tener. "Por lo tanto, la ganancia de otros no equivale a tu pérdida", añade la mentora Chrissy Papetti refiriéndose a aquellos que se dejan llevar por una mentalidad de abundancia.

Asumir que siempre hay forma de obtener lo que necesitas conlleva suculentas ventajas. "Encarnar una mentalidad de abundancia que confíe en que estarás a salvo en la incertidumbre es el secreto para vivir una vida de mayor gratitud, facilidad y satisfacción", apunta Papetti.

Tus preocupaciones pueden hacer caer en 13 puntos tu coeficiente intelectual

No solo eso, también puede ser un factor que puede influir en tu rendimiento cognitivo, como demostró en 2013 un estudio considerado ya clásico de la universidad de Princeton.

Tras diversos ensayos, se observó que la función cognitiva de una persona se ve disminuida por el esfuerzo constante y absorbente de los problemas — como era hacer frente a los efectos inmediatos de tener poco dinero, pensar cómo para pagar las facturas y reducir los gastos—. 

¿Cuál es el cociente intelectual más alto jamás registrado?

"Así, la persona se queda con menos "recursos mentales" para centrarse en asuntos complicados, indirectamente relacionados, como la educación, la formación laboral e incluso la gestión de su tiempo", subraya el informe.

Por término medio, una persona preocupada por los problemas de dinero mostraba un descenso de la función cognitiva similar a una caída de 13 puntos en el coeficiente intelectual, o a la pérdida de una noche entera de sueño.

Llegados a este punto no es cuestión de alarmarse. Si te has visto reflejado en la parte negativa de todo esto, desde Inc. proponen varias estrategias con las que conseguir una mentalidad de abundancia, y todas las cosas buenas que eso conlleva.

Cómo conseguir una mentalidad de abundancia

mujer feliz, trabajo, empleado feliz

Empieza a ver el lado bueno de las cosas

Cultivar la gratitud y la atención plena son ejercicios más que efectivos con los que empezar a cambiar tu mentalidad hacia una visión más positiva de las cosas.

La manera más rápida de ser consciente de ello, el consejo de Oprah: "Si te fijas en lo que tienes en la vida, siempre tendrás más. Si te fijas en lo que no tienes en la vida, nunca tendrás suficiente".

Rodéate de gente con mentalidad de abundancia 

No se puede subestimar el poder de la gente que está cerca de ti. De hecho, uno de los trucos de Elon Musk para sobresalir en todo es rodearse de gente brillante.

"Si la gente que te rodea no deja de advertirte de la fatalidad y de decirte todas las razones por las que vas a fracasar, es bastante difícil que veas el mundo como algo lleno de posibilidades", recalcan desde Inc. Mientras que lo contrario te llenará de entusiasmo y ganas

 

Amplía tu enfoque

Como explica el medio estadounidense, al preocuparte sueles quedarte atrapado en bucles mentales estrechos e improductivos. El objetivo es, por tanto, encontrar cualquier práctica que te permita observar y soñar de nuevo. 

Una buena idea para ello es la propuesta por la coach Caroline Castrillon a través de Forbes: "Pregúntate si tuvieras todo el tiempo y el dinero del mundo y supieras que no puedes fallar, ¿qué harías? Preguntas como esa te ayudarán a abrir tu mente a lo que es posible".

Desarrolla una mentalidad de crecimiento 

"En una mentalidad de crecimiento, las personas creen que sus habilidades más básicas pueden desarrollarse a través de la dedicación y el trabajo duro —el cerebro y el talento son sólo el punto de partida—. Este punto de vista crea un amor por el aprendizaje y una resistencia que es esencial para alcanzar grandes logros", explica la psicóloga Carol Dweck, creadora del concepto. 

Así que deja de decirte a ti mismo que no puedes y empieza a motivarte con frases que te recuerden que es posible mejorar si te lo propones. 

Claro, es obvio que la abundancia material pone las cosas más fáciles. Y que por mucho que quieras pensar en positivo la realidad es que no todos parten en las mismas condiciones para encarar reveses inesperados. Pero cambiar tu mentalidad por una más positiva y abundante es algo que está de tu mano y que no te va a restar.


Otros artículos interesantes:

Las 5 'soft skills' que Harvard les pide a sus estudiantes para que sean personas de éxito

Cómo gestionar la ansiedad producida por tener poco dinero: 3 estrategias contra el estrés financiero

La habilidad blanda que predice el éxito de los niños más que el coeficiente intelectual: así puedes inculcar perseverancia en tus hijos

Te recomendamos