Por qué las mentes más brillantes de Wall Street se van a Silicon Valley

Los expertos de Wall Street suelen enfrentarse a estrictos acuerdos de no competencia que pueden mantenerlos al margen durante dos años. Cada vez son más los que se marchan a las empresas de Silicon Valley en lugar de quedarse de brazos cruzados.

iStock; Tetra Images/Getty; Gueholl/Getty; Anthony Redpath/Getty; Savanna Durr/Insider

En marzo nació un unicornio de las criptomonedas.

Gauntlet, fundada hace apenas cuatro años, alcanzó el hito de los mil millones de dólares de valoración al ofrecer herramientas de gestión de riesgos y pruebas de estrés para operaciones de criptopréstamo, herramientas que se han convertido en un producto de moda en medio del auge de los activos digitales.

Pero la empresa también debe agradecer su crecimiento acelerado a una peculiaridad del mundo paranoico e hipercompetitivo de la negociación cuantificada de Wall Street.

En 2018, su cofundador Tarun Chitra trabajaba a tiempo completo como investigador y desarrollador de quant en la firma de comercio de alta frecuencia Vatic Labs y pluriempleo como consultor para las startups de cripto.

Cuando la demanda de su trabajo en criptografía se disparó, Chitra dio un salto calculado: dejó de trabajar como consultor a tiempo completo y empezó a crear su propia empresa.

Abandonar el mundo del comercio cuantitativo, en el que los salarios de seis cifras no son más que un aperitivo de los bonos que acuñan millonarios con una regularidad aburrida, fue una apuesta.

Pero Chitra tenía acceso a una inusual red de seguridad endémica del mundo de los brillantes inversores cuantitativos: un largo acuerdo de no competencia que le pagaría por desaparecer de la industria.

Dado que Vatic seguiría cubriendo su salario base durante dos años, Chitra se sintió envalentonado para apostar por ideas inciertas y emprendedoras lejos de un parqué, tratando la no competencia como una póliza de seguro.

"Pensaba que, de todos modos, estaría en situación de no competencia, así que ¿a quién le importa?", ha dicho Chitra a Business Insider a la salida de una heladería no muy lejos de su sede en Brooklyn. 

La apuesta le salió redonda a Chitra, que luce unas elegantes gafas Theo y un pequeño toque de verde en su larga melena castaña.

¿Qué significan los acuerdos de no competencia para Wall Street?

Los acuerdos de no competencia que impiden a los empleados marcharse a sus rivales son comunes en las finanzas y las empresas de Estados Unidos: los imponen los bancos, las empresas tecnológicas e incluso las tiendas de sándwiches como Jimmy John's.

Pero pocos sectores tienen cláusulas tan restrictivas y onerosas como el de la negociación cuantitativa, en el que miles de millones de beneficios dependen de la tecnología, la investigación patentada y los algoritmos exclusivos de negociación.

Prohibir a los operadores, investigadores y tecnólogos trabajar para cualquier competidor imaginable durante un periodo de hasta dos años es cada vez más la norma en los fondos de cobertura quant y en las empresas de negociación por cuenta propia, según fuentes del sector.

Dan Franco, socio de la empresa de contratación Durlston Partners, que se dedica a la colocación de científicos de datos en empresas de comercio cuantílico, ha dicho a Business Insider: "La mayoría de las empresas y fondos de comercio cuantílico tienen una duración de dos años".

Para los empleados que se marchan, el golpe de una estancia prolongada en el banquillo se suaviza con el frío dinero en efectivo. La cantidad varía en función de la empresa y el puesto, pero una suma de seis cifras es habitual. Es una cantidad considerable para la mayoría de los estándares, aunque palidece en comparación con el poder de ganancia habitual de los expertos de Wall Street.

Mientras se mantengan alejados de cualquier rival, se les permite hacer casi cualquier otra cosa. Y la proliferación de esta práctica ha abierto la puerta a que los quants experimenten y desplieguen sus dotes matemáticas en proyectos fuera de los confines de Wall Street.

Chitra forma parte del creciente número de especialistas en comercio sistemático que abandonan Wall Street y se dedican a construir unicornios en Silicon Valley. En lugar de permanecer inactivos hasta dos años, estos profesionales prueban cada vez más las aguas en las startups, trabajando en la compra algorítmica de viviendas, el software de conducción autónoma, los espinosos problemas médicos o incluso los coches voladores.

Tarun Chitra dejó el comercio de cuantía y construyó Gauntlet, una startup de criptografía que recientemente se convirtió en unicornio.

Para los quants, la propuesta, aunque no está exenta de riesgos, es sencilla: Si el escarceo no funciona, siempre pueden volver a Wall Street una vez que su no competencia haya terminado.

"Incluso si todas tus opciones de compra de acciones no valen nada porque la empresa fracasó, puedes encontrar otro trabajo en finanzas", ha señalado Brandon Sim, un exinvestigador de quant en Citadel Securities que ahora es el co-CEO de ApolloMed, una empresa de tecnología de la salud.

Los unicornios en ciernes, como Gauntlet, y los gigantes tecnológicos, como Google y Microsoft, han aprovechado esta dinámica para atraer a los cerebros más codiciados de las finanzas, aunque sea temporalmente.

"Nuestras primeras contrataciones fueron, en realidad, de gente con no-competencia. Esa era nuestra red. También sabíamos, y ellos sabían, que estarían sin hacer nada durante ese periodo de tiempo", dice Chitra de sí mismo y de su cofundador, Rei Chiang, que también trabajaba en la negociación de alta frecuencia o sistemática. "Era una forma estupenda de poner en marcha una startup".

Las empresas tecnológicas tuvieron problemas para contratar a los operadores cuantitativos de Wall Street

Opendoor Technologies, que utiliza algoritmos para ayudar a las personas a fijar el precio y la compra de viviendas, ha registrado un rendimiento récord en los últimos trimestres. Mientras que los vientos de cola de la industria han ayudado, el negocio de la firma se benefició de la adición de algunas fuerzas de fuego de quant-trading senior.

A finales de 2020, Opendoor contrató a Daniel Morillo -que anteriormente supervisaba un equipo de más de 70 personas como jefe de investigación cuántica de renta variable en Citadel- como su primer director de inversiones.

Morillo dice que se unió al iBuyer porque ofrecía una oportunidad única de aplicar su experiencia en el comercio algorítmico a un mercado anticuado y fragmentado.

"Lo que me sacó de la cama y siempre lo hizo fue cómo la innovación en el modelado y la previsión puede tener un gran impacto", cuenta Morillo a Business Insider, añadiendo que la creación de mercado en la compra de viviendas es, a un alto nivel, no muy diferente a la inversión cuantitativa en los mercados financieros.

Otros le han seguido, como Michael Tucker, que pasó casi 12 años en la empresa de negociación de alta frecuencia Teza Technologies antes de unirse a Opendoor en octubre como vicepresidente de ingeniería de precios y datos.

Opendoor ha contratado a quants de alto nivel para hacer crecer su negocio.

Abandonar el trading por una empresa tecnológica de Silicon Valley no siempre ha sido fácil de vender para los matemáticos, ingenieros y científicos de datos más importantes de Wall Street, que están lujosamente compensados y -quizás en contra de la percepción pública- suelen ser bastante reacios al riesgo.

Uno de los problemas es que unirse a una startup generalmente significa menos compensación en efectivo a favor de opciones de capital más arriesgadas.

"Muy pocas startups pueden pagar lo que están acostumbrados a ganar", dice Franco sobre los quants de Wall Street. "Así que puede que acepten un recorte salarial del 50%".

"Si tienes éxito en el espacio quant, es difícil alejarse", ha apuntado Chase Lochmiller, que tuvo carreras exitosas en Getco y Jump Trading antes de perseguir los esfuerzos empresariales en cripto.

"No hay ningún trabajo que te pague tan bien. Tienes que abandonar tu mentalidad lógica e ignorar el valor esperado de quedarte frente al de irte a corto plazo", señala Lochmiller, cuya startup, Crusoe Energy, cosecha el exceso de metano de los campos de petróleo para alimentar la computación de alto consumo energético, como la minería de criptomonedas y la investigación de IA.

Otro problema es la ubicación. Las empresas de comercio electrónico están cerca de Nueva York y Chicago, mientras que las grandes empresas tecnológicas tienen su sede en California, un estado que prohíbe los acuerdos de no competencia.

"Históricamente, ha habido un éxito limitado a la hora de sacar el talento de las finanzas cuantitativas", asegura Brennan Hughes, fundador de la empresa de búsqueda Axiom Group, que colocó a Morillo y a otros altos cargos en Opendoor antes de la oferta pública inicial de la empresa a través de un vehículo de adquisición de propósito especial a finales de 2020.

Pero esto está cambiando según Hughes, que pasó una década reclutando en finanzas cuantitativas a partir de 2009, incluyendo un período de cuatro años en Vatic, que se ha expandido más allá de la negociación de alta frecuencia.

El aumento de las valoraciones de las empresas tecnológicas ha hecho que los paquetes salariales cargados de acciones de la empresa sean más atractivos, al igual que las culturas de trabajo más acogedoras y el atractivo de los nuevos retos, más afines, más allá de los mercados.

La pandemia del COVID-19 también ha influido, eliminando los viajes -una de las actividades de no competencia más populares- y aumentando la prevalencia del trabajo a distancia. En los últimos dos años, esto ha contribuido a neutralizar la división entre Wall Street y las grandes empresas tecnológicas.

Un análisis de Revelio Labs ha descubierto que Alphabet, Amazon, Facebook y Microsoft eran los destinos más comunes para los ingenieros, científicos de datos e investigadores que salían de las principales empresas de comercio cuántico.

Revelio Labs, que utiliza los registros de empleo disponibles públicamente para identificar las tendencias de la fuerza de trabajo y las perspectivas, ha examinado los flujos de empleo desde 2008 para los roles técnicos en casi 20 creadores de mercado y fondos de cobertura quant en colaboración con Business Insider.

Daniel Morillo se incorporó a Opendoor desde Citadel en 2020.

El análisis descubre que, si bien los fondos rivales y las empresas de trading eran destinos frecuentes, en varias empresas -como Akuna Capital, D. E. Shaw, DRW, Jane Street, Jump Trading, Two Sigma y Tower Research- los gigantes de Silicon Valley eran el destino número 1 para los empleados que se marchaban.

Denis Dancanet, presidente de Cubist, la operación de trading sistemático de Point72, dice que ha notado que bastantes quants dan el salto a empresas como Facebook y Google.

"Los modelos de previsión y subasta de anuncios no son muy diferentes de los de las finanzas cuánticas", señala Dancanet, que pasó varios años en empresas emergentes entre sus funciones en PDT y Cubist.

Sin duda, muchas de estas empresas de comercio también contratan a las mayores empresas tecnológicas, y algunos de los empleados que se marchan son bumeranes que regresan a Silicon Valley.

Pero, cada vez más, las empresas emergentes están entrando en acción y apostando por los largos no-compromisos de los quants para ayudar a sobrealimentar el crecimiento.

Los quants son los empleados ideales para las nuevas empresas tecnológicas, incluso si se trata de alquileres a corto plazo.

OpenStore, una plataforma de rápido crecimiento que adquiere los negocios de los comerciantes de Shopify, ha dotado de personal a puestos clave con antiguos magos de las matemáticas de Wall Street procedentes de Citadel y Two Sigma. La similitud con Opendoor en la convención de nombres -y la estrategia de contratación- no es una coincidencia: Keith Rabois, socio general de la empresa de capital riesgo Founders Fund, es cofundador de ambas empresas.

Cuando se le ha preguntado por su afición a contratar quants, Rabois se ha mostrado reticente y ha dicho en un correo electrónico: "No estoy seguro de querer revelar mis secretos sobre por qué este es el mejor grupo para contratar".

Aunque algunos quants tienen la intención explícita de volver a invertir cuando se les acabe la no competencia, un alquiler a corto plazo puede ser provechoso para ambas partes.

"Esa persona no está preocupada por el crecimiento de su carrera ni por la política; sólo quiere trabajar en problemas interesantes para mantenerse ocupada. Eso lo convierte en un gran empleado", afirma Peter Friedman, fundador de Integra Advisors y que ha trabajado como cazatalentos y consultor de empresas de comercio de cuantía desde principios de la década de 2000.

Para las empresas de nueva creación, la capacidad de desplegar este nivel de talento en proyectos incluso tan cortos como de seis a nueve meses puede ser una ventaja significativa.

"Sí, estas personas se auto-seleccionaron para entrar en el comercio", dice Hughes. "Pero tienen la capacidad de ir a resolver casi cualquier problema que se propongan".

Dicho de otro modo: Las personas que se han pasado la vida exprimiendo al máximo su capacidad cerebral y compitiendo en los niveles académicos más selectos no están preparadas para quedarse quietas.

"¿Realmente crees que estas personas que han pasado 20 años en cosas académicas van a sentarse de repente sobre sus pulgares e ir a Cabo y sentarse en la playa? De ninguna manera", apunta Chitra, refiriéndose al enclave turístico de México. "Eso es un malentendido de la naturaleza humana".

Más recientemente, los quants han encontrado irresistibles los cantos de sirena de empresas de criptomonedas como Gauntlet.

Varias empresas que trabajan en la tecnología de vehículos de auto-conducción, como Ghost Locomotion, también han encontrado en los quants de Wall Street un ajuste natural para sus necesidades de modelado predictivo. Crusoe Energy, de Lochmiller, ha contratado a especialistas en negociación de alta frecuencia para construir su red, que utiliza cables de fibra óptica y torres de microondas para conectar los 86 centros de datos móviles que ha desplegado en campos petrolíferos remotos.

"Para la gente que está sentada fuera, es simplemente un gran positivo", dice Matt Moye, el fundador de la firma de búsqueda boutique Monochrome y un veterano de casi 20 años de reclutamiento quant.

"Pueden ir allí y trabajar en algo interesante y obtener equidad", agrega Moye, y añade que ha visto que los mandatos para clientes de fintech como Rift Finance, una compañía de blockchain de serie A que trabaja con contratos inteligentes, aumentan en los últimos tres años.

Aunque las empresas tecnológicas ofrecen ventajas atractivas, la cláusula de no competencia no es un factor de reclutamiento trivial.

"Todos los tipos que hemos podido reclutar, han sido la gente de la no competencia", dice Friedman, cuya firma en los últimos años ha añadido mandatos para firmas de VC y startups tecnológicas a su repertorio. "Cuando no tienen no-competencias, es un reto".

Operadores tanto de Citadel (arriba) como de Citadel Securities se han ido a trabajar a startups.

Un buffet de alfa: El atractivo de las industrias de la vieja escuela y los problemas tangibles

Tras pasar cuatro años en Citadel Securities, Brandon Sim lo dejó en 2019 sin un plan de juego. Esperaba encontrar un trabajo que fuera más significativo personalmente, y la no competencia pagada de dos años le proporcionó una vía libre de estrés para experimentar y descubrirlo.

Sim, de 28 años, acabó como director de proyectos en Apollo Medical, una empresa que ofrece servicios de digitalización y apoyo a las consultas de atención primaria -lo describió como algo parecido a Shopify para los médicos independientes-.

La empresa, que también adquiere y ayuda a escalar las prácticas médicas independientes, le pagó 55.400 euros al año para empezar.

Al hablar con Business Insider, Sim alaba a Citadel Securities, de la que dice que tenía una cultura de contratación de la "gente más inteligente, mejor y más motivada". Pero la competencia en el comercio sistemático es tan feroz que se pueden pasar semanas o meses para descubrir incluso una pequeña ventaja. Por cada 10 ideas, tal vez una pueda producir un alfa significativo.

En ApolloMed ocurría lo contrario: Había alfa por todas partes. Se puso a trabajar con los datos y la tecnología para mejorar los servicios y añadir eficiencia, incluida la automatización de su sistema de reclamaciones.

"Para mí fue casi un sueño hecho realidad", dice Sim, cuyos esfuerzos de automatización le catapultaron a codirector general y aumentaron sustancialmente los ingresos y el precio de las acciones de la empresa. "Me atiborré de verdad, después de haber estado hambriento de bocados de alfa durante años".

También ha dado sus frutos en el plano personal, ya que Sim obtuvo un aumento de sueldo con su ascenso a la dirección de la empresa. El año pasado cobró casi 9 millones de euros, consistentes principalmente en acciones de la empresa restringidas a largo plazo -que reconocen el rendimiento a partir de 2020 y 2021-, pero también casi un millón de euros en efectivo, según los archivos de la empresa con la Comisión de Valores y Bolsa.

Al igual que Sim, Morillo se sintió atraído por un sector de la vieja escuela con problemas tangibles que resolver.

Los mercados proporcionan información rápida y concreta, pero pueden parecer abstractos. Los compradores o vendedores de viviendas suelen verse impulsados por cambios vitales significativos: empezar un nuevo trabajo, tener un bebé o reducir su tamaño después de que los hijos dejen el hogar.

Las reuniones de Opendoor comienzan y terminan destacando las experiencias de clientes reales, algo que resonó en Morillo "después de 20 años de un sentido muy abstracto del impacto", dice.

"Esa parte ha sido increíblemente gratificante para mí", explica Morillo.

La tendencia a que los consultores se marchen para dedicarse a tareas más empresariales podría seguir acelerándose. No hay indicios de que haya una distensión entre las empresas de comercio de cuanta que esgrimen acuerdos de no competencia, y es probable que los gigantes tecnológicos y las empresas emergentes sigan cortejando a estos talentos.

Pero no es un hecho.

Por un lado, los profesionales de la cuantificación y los reclutadores dicen que algunas empresas están ampliando las compañías que ven como competidoras para incluir más empresas tecnológicas, especialmente criptomonedas. Jump Trading, por ejemplo, era un recién llegado a la criptografía en 2017, pero eso no le impidió demandar a Lochmiller, alegando que violó su acuerdo de no competencia al unirse a Polychain Capital, entonces una pequeña startup de criptoinversión. (El caso se resolvió fuera de los tribunales; Lochmiller no ha querido hacer comentarios al respecto).

La pandemia ha ayudado a amplificar la tendencia, y aunque es probable que el trabajo a distancia siga siendo un fuerte incentivo, viajar por el mundo volverá a ser una forma atractiva de pasar los períodos de no competencia.

También puede resultar difícil mantener a los mejores quants alejados indefinidamente de Wall Street, donde los mercados presentan un desafío irresistible y altamente lucrativo.

"En la tecnología no existe la misma retroalimentación que ofrecen los mercados", afirma Franco. "La mayoría de la gente que se dedica a la tecnología está deseando volver a las finanzas".

Dancanet, uno de los quants más destacados que se marchó a una startup, ya está de vuelta en Wall Street con Point72.

"No estaba rascando ningún picor cuántico allí. Lo eché de menos después de un tiempo", asegura Dancanet, que se unió a Theorem, una empresa que aplica la ciencia de datos a la suscripción e inversión en préstamos al consumo, como su jefe de investigación después de dejar PDT en 2016. También cofundó Jetoptera, una startup que trabaja en vehículos voladores con propulsión a chorro.

Señala que sus responsabilidades incluían el desarrollo de negocios de alto nivel y que echaba de menos los problemas rápidos y siempre cambiantes de los mercados.

Sin embargo, el obstáculo más difícil de superar podría ser el psicológico: La aversión al riesgo es endémica en el sector.

Muchos quants, especialmente los que se centran en estrategias ultrarrápidas de alta frecuencia, no están abiertos a la incertidumbre y la volatilidad inherente a las empresas tecnológicas. Su trabajo diario consiste en obsesionarse con la volatilidad y maximizar su ratio de Sharpe, la medida de cuánto dinero ganan en las operaciones en comparación con el riesgo que asumen.

"No están dispuestos a hacer algo con un riesgo mínimo", dice Chitra. "Eso está integrado en la mentalidad de la gente".

Chitra, que ahora tiene una empresa de mil millones de dólares en sus manos, cree que los quants se beneficiarían si aprendieran a vivir un poco y a hacer una apuesta profesional calculada de vez en cuando.

"La vida es demasiado corta para estar siempre centrado en eso", señala Chitra.

Chase Lochmiller fundó Crusoe Energy después de haber trabajado con éxito en Getco y Jump Trading.

Lochmiller también puede dar fe de ello. Este nativo de Colorado, de 36 años, ha pasado periodos de no competencia intentando completar las llamadas Siete Cumbres, escalando la montaña más alta de cada continente. Escaló el monte Vinson, en la Antártida, en 2013, tras dejar Getco. Un intento de ascenso al Monte Everest en 2014 se vio truncado tras el accidente más mortífero de la historia de la montaña.

En 2018, tras dejar Polychain, volvió a intentarlo y escaló el Everest. Fue durante sus dos meses en Nepal, sin un trabajo alineado y sin nada en qué pensar, que formuló algunas de las ideas que finalmente llevaron a Crusoe Energy.

"Lo más bonito de todo es que me dio tiempo y espacio libre para pensar en lo que quería hacer", dice Lochmiller.

"Al fin y al cabo, lo que estás construyendo es un motor de optimización para ganar dinero", apunta Lochmiller sobre las empresas de comercio cuántico. "En algún momento pensé, si miro hacia atrás en mi carrera dentro de 20 años y sólo hice esto, creo que me decepcionaría con el impacto que tuve en el mundo".

Lochmiller afirma que la actual flota de centros de datos de Crusoe Energy puede reutilizar hasta 650.00 toneladas métricas de gas quemado al año, el equivalente a 140.000 coches a gas.

El mes pasado, la empresa -que tiene proyectos en marcha con Exxon Mobil en Dakota del Norte- recaudó otros 332 millones de euros de financiación con una valoración de 1.660 millones, convirtiéndose en el último unicornio nacido de un quant de Wall Street.

Otros artículos interesantes:

El metaverso de Silicon Valley absorberá la realidad en el mundo virtual y condenará al ostracismo a los que no estén conectados

Los grandes bancos de Wall Street reducen sus beneficios a casi la mitad, en parte, por la guerra en Ucrania

Inversores de élite de Wall Street especulan sobre un posible cataclismo en la bolsa al que muchos no sobrevivirán

Te recomendamos